El precio al consumidor del queso costeño lo fijan en Medellín

Por: 
CONtexto Ganadero
14 de Octubre 2016
compartir
queso, queso costeño, precio del queso costeño, precio del queso costeño en medellín, Ganadería, ganadería colombia, precio de los quesos, informalidad, acopio informal de leche, transformación de la leche en queso, CONtexto ganadero, Ganaderos de Sucre, ganaderos de Magdalena, Ganaderos de Córdoba
Los transformadores informales manipulan el precio de la leche, lo que afecta el valor final del queso. Foto: quesonet.edu.co - CONtexto ganadero.
Parece ilógico que la capital antioqueña incida en el valor de una materia prima que no produce. La razón para que esto suceda obedece a la informalidad que golpea a algunos ganaderos de Sucre, Magdalena y parte de Córdoba.
 
El fenómeno no es nuevo y es muy conocido en esa zona del Caribe colombiano. Los ganaderos lamentan que en sus departamentos no haya industrias suficientes para comprar su leche a pesar de las buenas condiciones del lácteo en materia de grasa y sólidos, por lo que la solución es vendérsela a los acopiadores informales que posteriormente la transforman en queso costeño. (Lea: ¿Cómo está el consumo de quesos en Colombia?)
 
En ese momento empieza su drama, ya que el precio que les pagan por el lácteo no es cercano a lo que estipula la norma, por lo que esa producción es usada para elaborar el derivado que posteriormente es enviado a Medellín desde donde fijan los precios de dicho alimento, el cual está regido por la oferta o la demanda.
 
Jairo de Jesús Hernández, presidente de la Federación de Ganaderos de Sincé, Fegasincé, en Sucre, dijo de forma tajante que desde la capital de Antioquia siempre han establecido el precio del queso que se produce en la sabana y parte del Magdalena, ya que al no tener acceso a empresas formales que les compren la leche, la única opción de aprovechar el lácteo es producir el derivado de lo contrario les tocaría botar la producción.
 
Agregó que esa situación solo se presenta en esa zona del Caribe, ya que Atlántico, Bolívar o Cesar elaboran su propio queso, por lo que no dependen de la informalidad para comercializar la leche que extraen diariamente. (Lea: Colombianos compran quesos de imitación muy caros)
 
El viernes o sábado vienen a cargar queso aquí y se lo llevan para Medellín sin precio, a la semana liquidan eso y los pagan de acuerdo a lo que se estipule allá en la plaza”, expuso Hernández, quien agregó que cuando hay sobreproducción de leche por cuenta de unas buenas condiciones climáticas es cuando más cae el valor tanto del lácteo como del derivado.
 
Escuche las explicaciones del dirigente sucreño.
Por su parte, Wigberto Villamizar Sánchez, vicepresidente de la Asociación de Ganaderos de Santa Ana, Asogans, en Magdalena, aseveró que en el país hay 4 frentes que se encargan de regular el precio del queso que son Cali, Medellín, Barranquilla y Valledupar. Explicó que al menos 3 de esos 4 mercados se ponen de acuerdo para subir o bajar el valor del producto.
 
Agregó que actualmente algunas empresas pagan la leche a $900 o $950, mientras que el quesero compra el litro de leche a $780 u $830. Por esta razón calificó de “curioso” que a pesar de que la producción en comparación con años anteriores se encuentra en un 60 o 70 % por cuenta del el fenómeno de El Niño, los precios sigan bajos porque no hay muchas vacas pariendo ni grandes cantidades de animales en los predios. (Lea: Ganaderos requieren planta para dar toque industrial a queso Cerro Azul)
 
Si nace un nuevo quesero, ellos le reducen el mercado para que le vaya mal, esa es una mafia que existe, o sea, no hay regulación por parte del Estado frente al tema del precio. Lo otro es que tampoco tenemos con quien quejarnos porque ningún senador defiende el gremio ganadero”, lamentó Villamizar Sánchez.
 
Mientras que José Rafael García, ganadero ubicado en Plato, Magdalena, aseveró que cuando a la capital de Antioquia empieza a llegar queso salado del Caquetá, que se parece mucho al costeño, el valor de la materia prima producida en el Caribe cae considerablemente. A eso se le suman las condiciones climáticas, pues en temporada de invierno la tarifa se reduce mientras que en verano aumenta.
 
En años normales cuando el invierno empieza en mayo, el precio del queso baja de inmediato, pero en los meses de octubre que hay verano, el valor va incrementando por cuenta de la escasez de leche, así ocurre siempre”, añadió García. (Lea: Industria solo acopio 50 % de la producción láctea en Colombia)
 
Los productores piden la presencia de industrias formales en esas zonas de la región para combatir la informalidad y la manipulación de los precios tanto de la leche como del queso costeño.