En Atlántico, el verano empieza a secar el río Magdalena

Por: 
CONtexto ganadero
10 de Enero 2013
compartir
Dragado Río Magdalena.
La solución para las embarcaciones es dragar el río Magdalena en Sabanagrande. Foto: Gobernación del Magdalena.
La temporada seca que ya se siente con toda su fuerza en el departamento, está perjudicando a los atlanticenses que habitan las zonas ribereñas, pues el río registra alarmantes disminuciones en su caudal.

La situación climática que vive Colombia ha dejado fuertes estragos; incendios forestales, pastos quemados, racionamiento de agua y en Atlántico, el nivel del río Magdalena cada vez es más bajo, situación que afecta a los habitantes que viven de la navegabilidad de esta importante cuenca. (Del elevado calor al intenso frío, Colombia afronta temperaturas extremas)

En Sabanagrande es donde se encuentran más alarmados los atlanticenses, ya que la baja del Río, según los conductores de lanchas, es la peor en 4 años. Razón por la cual las embarcaciones entran y salen forzadas, esto conlleva a que los motores y los botes que navegan por el Magdalena se averíen constantemente.
 
Según Yenery Marenco, secretaria de Planeación de Sabanagrande, el alcalde del municipio ya conoce la situación y la solución que ha propuesto es dragar el río Magdalena en esta zona del Atlántico.

Los ganaderos también están alarmados
 
El tiempo seco y la baja en los niveles de los ríos y cuencas está perjudicando gravemente a quienes tienen cabezas de ganado en el departamento. Según Édison Palma, subsecretario de Prevención y Atención de Desastres del Atlántico, “son múltiples los impactos negativos del tiempo seco que se están empezando a sentir en la región. Sectores como el agropecuario, energético, agua potable y la salud se encuentra en alerta amarilla”. (Ganaderos de Santander en alerta por fuerte verano)

Sin embargo José de Silvestre, presidente de Asoganorte, aseguró que aunque el verano es muy intenso y los pastos empiezan a escasear, los ganaderos de la Costa se prepararon desde finales de noviembre para soportar la sequía.

“Nosotros hablamos con los dueños de las fincas y ellos tienen silos y henos suficientes para llegar hasta el final del verano sin que las vacas sufran tanto, además gracias al programa de bodegas que abrió Fedegán aquí, los pequeños ganaderos tienen la posibilidad de adquirir productos a bajos precios, por si el tiempo seco se extiende y se les acaban las reservas”, aseguró de Silvestre. (El cambio climático reduce la producción láctea y cárnica en Cesar)

En el Atlántico esperan que el fenómeno del Niño se extienda hasta mediados de abril que es cuando deben empezar a llegar las lluvias.