En Boyacá, precio de la leche bajó entre $50 y $130

Por: 
CONtexto ganadero
04 de Agosto 2020
compartir
Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero, Boyacá, leche boyacá, precio de la leche en boyacá, ganadería boyacá, fabegan boyacá, Gobernación de Boyacá
En la región lamentan las importaciones, especialmente en un momento en el que las condiciones climáticas son favorables. Foto: Selvanegra

Así lo aseguró Víctor Manuel Fajardo, presidente de Fabegán, quien indicó que los más afectados por esa determinación son los pequeños lecheros.  

 

La crisis que viven los lecheros del país no es ajena en Boyacá. En la región el precio del lácteo cayó entre $50 y $130, reducción que fue más notoria entre los pequeños productores, ya que la caída tuvo que ver con factores como del tipo de producción, la zona y las dificultades que tengan para la comercialización y acopio de la leche. (Lea: Espaldarazo del Gobierno a productores de leche)

 

Este tema ha ido sumando otro tipo de elementos, así lo explicó Víctor Manuel Fajardo, presidente de Febegán, quien indicó que en el caso de los productores de queso también tienen dificultades en la comercialización, eso ha generado que algunos transformadores hayan disminuido sus compras y los ganaderos queden expuestos a otro tipo de compradores que normalmente castigan al lechero.

 

“En términos generales se ha seguido acopiando la leche, no hemos visto condicionantes por parte de la industria, al menos no en nuestra región. Sin embargo, las bonificaciones voluntarias en el marco de la Resolución 17, yo diría que en su mayoría fueron suspendidas por lo que la norma funciona bajo el esquema básico, donde la industria hace los pagos por los ítems que son de orden obligatorio, pero al haber quitado las bonificaciones voluntarias que hacen lechería más especializada hubo afectación porque los precios están en a la baja”, detalló.

 

Por su parte, Luis Gerardo Arias, secretario de Agricultura de Boyacá, en diálogo con W Radio, rechazó que se esté importando leche cuando hay una alta producción láctea, especialmente en la región, que tras superar las heladas del inicio de año, se logró estabilizar el volumen de leche. (Lea: Recolección formal de leche también subió en mayo a pesar de la pandemia)

 

Agregó que se han prendido alarmas en el departamento y se está haciendo una valoración con las distintas asociaciones, con Fabegán, como vocero del gremio de lecheros del departamento, pero estiman que pueda haber una afectación, especialmente, a nivel de pequeños ganaderos que como están al final de la cadena, tienen el riesgo de la compra de su producto por cuenta de los intermediarios que abastecen a la industria.

 

“Estamos atentos a las repercusiones de estas importaciones que no son nuevas para el país, es un tema cíclico que ya en otros años se ha dado y en otras temporadas. Lo que sorprende en este momento es que no lo ha hecho el país o la industria cuando verdaderamente hubo momentos de escasez del producto, como ocurrió en Boyacá cuando se perdieron más de 40 000 hectáreas de pasto y en otros escenarios de sequía, pero sí se hace cuando la producción se normalizó y hay un abastecimiento importante, lo cual puede afectar claramente al departamento”, criticó el funcionario.

 

COVID-19, otro factor a tener en cuenta

 

Para Fajardo, hay situaciones naturales que tiene que ver con la pandemia, por lo que le preocupa al gremio es que hay un efecto que tiene que ver con la situación económica que viven las familias, no solo en Boyacá sino también en Bogotá, que para los lecheros boyacenses resulta fundamental porque el 80 % de lo que se produce en la región sale para la capital del país. (Lea: Casi 150 mil litros de leche se están dejando de recoger en Cundinamarca)

 

“El tema de consumo está absolutamente ligado a nuestras realidades económicas, y en la medida que vayan pasando semanas, sentimos que naturalmente el consumo –si no hay ingresos para las familias– tendría que disminuir. En principio, la leche demostró en esta pandemia que es un alimento que está en el corazón de las familias, es insustituible y de constante uso, incluso el consumo subió de manera importante, pero esto se estrella con el panorama de las familias de bajos ingresos, ya que si en un hogar se consumía 7 litros a la semana, esté pasando a 4 o 3. Lo que atenta contra el mercado de nuestro producto”, finalizó el presidente de Fabegán.