Expendedores de carne construirían planta de sacrificio en Caquetá

Por: 
CONtexto ganadero
22 de Febrero 2013
compartir
Carne sin tratamiento sanitario.jpg
El cierre de esta planta genera la aparición de mataderos clandestinos, afectando la economía en el sector. Foto: CONtexto ganadero.
En 2009, el Invima cerró el matadero único matadero legal en San Vicente del Caguán, pues no cumplía con la normatividad sanitaria para su adecuado funcionamiento. Hoy, los expendedores, que han sido los más afectados, ya toman sus propias medidas. Por su parte, la Cámara de Comercio de Caquetá prestará apoyo para permitir las prácticas en torno a sacrificio de ganado.
 
El Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos, Invima, cerró la planta de sacrifico que se ubicaba en el municipio de San Vicente del Caguán, en Caquetá, debido a que no cumplía con la normatividad requerida por la institución, para su correcto funcionamiento. La clausura de este establecimiento y la proliferación de mataderos clandestinos, ha afectado económicamente a los vendedores de la región.
 
En vista de la situación, el gremio solicitó ayuda al presidente de  Cámara de Comercio de Caquetá, CCC, Eduardo Moya, con el fin de que interceda para lograr un acuerdo con la administración local y darle solución tanto al cierre y apertura de lugares clandestinos. (Lea ‘Plantas de sacrificio en Quindío cumplen condiciones de salubridad e inocuidad’)
 
Tratando de hacer la diferencia
Sin embargo, con recursos propios, los expendedores de carne se están encargando de la construcción de una planta de sacrificio, debido al surgimiento de mataderos clandestinos. Una vez se produjo el cierre de esta planta, para sacrificar el ganado, los carniceros tuvieron que desplazarse al municipio de El Doncello, pero con el incremento en los gastos y la pérdida de ganancias por sacrificios ilegales a bajo costo, surgió la idea de construir un establecimiento propio. (Lea ‘Denuncian mal estado en plantas de sacrificio en Atlántico’)
 
El único apoyo que hemos tenido es el de Dios y la Virgen, porque el Alcalde está empeñado en financiar el proyecto de Frigocaguán, para lo que se destinaron casi $34.000 millones y eso es algo que los sanvicentunos nunca vamos a ver, entonces con las uñas 28 carniceros más, de manera legal, estamos llevando a cabo la construcción de esta planta con todas las de la ley, esperamos tener un poco de apoyo y asesoría”, cuenta Yesid Espinoza, comercializador de carne en Caquetá. (Lea ‘Minagricultura revisará estudios de la planta de sacrificio en Casanare’)
 
 
Por otra parte, desde el gremio y la CCC solicitarán una reunión con el alcalde de San Vicente del Caguán, Domingo Emilio Pérez, con el fin de que se tenga prevista la construcción de una nueva planta que cumpla con las especificaciones reglamentadas por el Invima.
 
 
Igualmente, Moya explicó, en entrevista con el diario caqueteño ‘El Líder’, que en el tema sanitario se están haciendo inversiones que en lugar de mejorar la situación, la hace más caótica a nivel sanitario, ambiental y nutricional, razón por la cual están llevando a cabo gestiones con la Alcaldía Municipal, a fin de que los tres frentes se mejoren.