La ceba debe ser un negocio de precisión e información

Por: 
CONtexto Ganadero
01 de Noviembre 2017
compartir
Ceba, manejo, esquema de ceba, difícil la alimentación, descargar finca final del invierno, cargar finca al comenzar invierno, información de indicadores, precisión de cada evento, manejo de comida, Puerto Boyacá, CONtexto Ganadero, noticias de ganadería colombiana.
“El mercado no reconoce las inversiones en mejoramiento genético, solamente compra por el kilo y no contemplan la calidad”, Rosi Quevedo. Foto: jairoserrano.com
Se debe manejar en forma planeada y tener claras las necesidades. Es necesario tener precisión en el tema de la alimentación y proyectar lo que se requiere para salir adelante. Si uno tiene sus cuentas, tiene claro como alimentar a los animales en el verano.
 
Mucho se ha hablado sobre la mejor forma de manejar el negocio de la ceba en ganadería bovina en los esquemas de doble propósito. Algunos ganaderos tienen como estrategia descargar la finca y volverla a cargar cuando haya pasado el verano, otros, manejan información y basados en ella, toman las decisiones en los momentos en los que genere mayor rentabilidad.
 
Pablo Domínguez, tiene su unidad productiva en el municipio de Puerto Boyacá en el departamento de Boyacá y aplica el doble propósito. Como muchos productores en esta actividad, produce leche, pero se concentra más en la producción de carne a través de la Ceba de ganado.
 
Su estrategia es que previo al verano descarga la finca, es decir, que en junio y en diciembre, disminuye la cantidad de ganado, lo que le permite descansar potreros y abastecerse de pastos.  (Lea: Condiciones para el montaje de un proyecto de ceba de ganado de carne)
 
Esto en otras palabras, significa que programa la venta de ganado gordo para esas dos fechas y no repone estos ejemplares de manera inmediata, sino cuando comienza el invierno. “Se venden los animales que han logrado obtener mayor peso”, agregó.
 
“Cebamos hembras y machos. Al hacer un análisis observamos que donde más tenemos ganancia es al final de la ceba. En machos obtenemos 500 gramos al día y en hembras 400. El primero lo vendemos en 480 kilos en finca y la hembra en 360 kilos”, replicó.
 
Reconoce que el tema es de alimentación y por eso aplica la mencionada estrategia. “Hemos intentado conseguir comida, pero resulta que esta no siempre es de buena calidad”, añadió. (Lea: Calidad y manejo de la dieta del ganado de engorde)
 
Su predio tiene una parte seca y otra húmeda.  En la primera maneja pastos Brachiaria Decumbens y en la segunda, Braquipara. “También tenemos una parte con Angleton Climacuna”, informó.
 
Domínguez, maneja información a través de software ganadero, pero no se encuentra actualizado. Registra todos los eventos en cuadernos. “El propósito es actualizar el software y basarme en la información para ser eficiente”, explicó.
 
Sin información no hay nada
 
Eduardo Gaitán y Rosi Quevedo, son esposos y ganaderos también de Puerto Boyacá y manejan el 70% de su ganadería en cría y ceba. Realiza el monitoreo de cada uno de sus animales desde que nace hasta que sale de la finca. “Si no hay información no hay nada”, manifestaron.
 
Para ellos lo importante es hacer seguimiento año a año de los indicadores. “Todo tiene su explicación, pero si se tiene como base, la información”, explicaron. (Lea: 3 factores a tener en cuenta en la ganadería de ceba antes del sacrificio)
 
El negocio debe ser integral y lo más importante es tener siempre liquidez. “Hay que tener claro el presupuesto forrajero”, señaló.
 
Trabajan cruces de brahman y cebú y con ello mejoran cada vez más su genética. “No obstante, el mercado no reconoce las inversiones en mejoramiento genético, solamente compra por el kilo y no contemplan la calidad”, manifestó.
 
Asegura que la ceba es rentable, pero se debe manejar en forma planeada y tener claras las necesidades. “Es necesario tener precisión en el tema de la alimentación y proyectar lo que se requiere para salir adelante. Si uno tiene sus cuentas, tiene claro como alimentar a los animales en el verano. Algunos cebadores aplican estrategias diferentes porque la naturaleza los obliga a eso”, puntualizó.
 
“Hay situaciones que uno tiene que prever. Sin embargo, la naturaleza lo obliga a cambiar las cosas cuando hay inundaciones o exceso de lluvias. De todas maneras uno debe conocer cuál es su cupo, que categorías tiene y cuáles escalas tiene. Además saber en qué momento se debe vender porque o sino pierde rentabilidad”, aseguró.