La ganadería pierde a Ricardo Botero Maya

Por: 
CONtexto ganadero
25 de Noviembre 2014
compartir
ricardo botero maya
A Botero Maya se debe la creación de la Cooperativa de Mercadeo de Cárnicos del Sur. Foto: CONtexto ganadero.
Falleció Ricardo Botero Maya, hijo de Ricardo Botero Restrepo quien con sus hermanos Luis José y José Joaquín fueron pioneros de la ganadería de avanzada en la Depresión Momposina, con la Ganadería 3HB que marcó un hito a principios de la segunda mitad del siglo XX.
 
Botero Maya realizó sus estudios profesionales en la Escuela Agrícola Panamericana El Zamorano en Honduras, donde obtuvo su título como Agrónomo en 1969, para continuar en la Universidad de Florida en Gainsville – EE.UU., donde se graduó como BSc en Agricultura en 1971 y el MSc en Ciencias Animales en 1972.  Inició sus estudios de Doctorado pero la familia lo jaló a estas tierras, donde realizó ininterrumpidamente toda una labor técnica, pedagógica, investigadora y formadora de generaciones de profesionales durante 42 años.
 
A él se debe la creación de la Cooperativa de Mercadeo de Cárnicos del Sur, Comercasur, agremiación ejecutora de los programas de la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán-FNG, en la que se desempeñó como gerente en la época durante 8 años, etapa en la cual un grupo de profesionales de la región, liderados por él y con el patrocinio de Comercasur, crearon las Escuelas de Mayordomía en 1995, con todo un diseño pedagógico y 11 módulos, que posteriormente acogió el gremio como uno de sus pilares de capacitación, montándose un alto número de Escuelas desde 1996 y que siguen hasta hoy en todo el territorio nacional.
 
De igual forma, fue fundador de la Corporación Tecnoagropecuaria Magangué, TAM, que ha realizado una labor investigativa muy importante sobre la identificación y uso de recursos disponibles en alimentación animal, en una forma sostenible, eficiente y rentable, además de la implementación de los Índices, que constituyen un parámetro de medición indispensable cuando se quiere evaluar una ganadería de doble propósito y que ha sido extrapolado a otros sistemas de producción en una forma exitosa.
 
Con Pronatta, del Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, desarrollaron un programa de fomento a la mujer rural en Pinillos, Bolívar.
 
En la parte ambiental, tuvo también un papel protagónico como fundador de la Fundación Ecológica Amigos del Manatí que durante muchos años y en el predio Villa Luz, de su propiedad en ese momento y con recursos propios, sostuvo 20 manatíes, desde 1987 hasta 2000.
 
En la parte filantrópica, Botero Maya tuvo también una participación loable al fundar con otros ganaderos familiares la Fundación Manos Unidas que durante más de 20 años favoreció a un número significativo de magangueleños en estado de alta pobreza, con programas de microcrédito y salud, además de un programa educativo, que financiaba escuelas en el área rural, en cercanías a haciendas de propiedad de los asociados. 
 
Igualmente, fue Miembro fundador y Director Técnico, desde 1991 de la Asociación de Criadores de Ganado en Doble Propósito, Asodoble, en la cual fue coautor del sistema de selección y clasificación de ganado en sistema de doble propósito, que fue unificado con Ganadoble de Venezuela; fue defensor y propulsor a nivel nacional e internacional de las razas criollas colombianas, como elemento fundamental en el mejoramiento genético y coautor del libro Génesis y consolidación del sistema vacuno en doble propósito, donde abordó los temas de mejoramiento genético, manejo de registros, alimentación y manejo de animales bajo este sistema. 
 
Fue también pionero en la implementación de sistemas agrosilvopastoriles en las sabanas de Bolívar y el Magdalena, desde 1988 hasta este 2014, años en los cuales se les ha dado trabajo a pequeños productores de la región, a quienes se les permite sembrar agricultura de pancoger en las calles, durante los 2 primeros años de establecimiento de las plantas maderables y forrajeras, y además reciben jornales por control manual de malezas y mantenimiento del cultivo, pues no se utilizaba ningún químico, constituyéndose en un sistema social y ambientalmente sostenible.
 
Otro de sus grandes méritos fue revivir la Feria Agropecuaria, Equina y Artesanal de Magangué, de la cual fue su presidente y director en varias oportunidades. Gracias a su gestión a alto nivel se logró la consecución de recursos para la construcción y operación del Coliseo de Ferias y Subastas Ricardo Botero Restrepo, en el cual se llevan a cabo las ferias agropecuarias, equinas y artesanales de la región.
 
Contrajo matrimonio con doña Bibiana Carrera de Botero de cuya unión nacieron Ricardo Andrés, Ingeniero Agropecuario Zamorano con MSc en Nutrición Animal de la Universidad de Minas Gerais – Brasil; Juan Pablo, Ingeniero Agropecuario Zamorano con MSc en Genética de la Universidad Federal de Vicosa – Brasil; y María Bibiana, abogada y politóloga con MBA de la Universidad de los Andes. Actualmente, sus dos hijos varones administran la empresa familiar que dejó su padre, y están bastante avanzados en la creación de una nueva raza de doble propósito a partir de las razas Red Sindi, Senepol, Nelore y Romo.
 
El ganadero fue distinguido con la Orden de Honor de la Ganadería Colombiana y Gran Cruz al Mérito Ganadero “Hernán Vallejo Mejía”, durante el 31° Congreso Ganadero Nacional realizado en la ciudad de Cartagena de Indias, el 27 de noviembre de 2008.
 
La ganadería pierde a uno de sus mejores hombres, paz en su tumba.