La verdadera historia de la protesta pacífica de ganaderos y agricultores en Plato, Magdalena

Por: 
CONtexto ganadero
22 de Septiembre 2022
compartir
Protesta pacífica de ganaderos y agricultores en Plato, Magdalena
Ganaderos y agricultores en Plato, Magdalena, unidos para defender la propiedad privada. Foto: Cortesia

Muchas son las suposiciones que la prensa regional y nacional se ha hecho en torno al plantón de empresarios del agro y la ganadería en la vereda ‘Los Chivos’, donde hay información sobre futuras invasiones y mafias que están instigando este tipo de acciones ilegales, cuando sólo tres medios de comunicación cubrieron el evento.

 

Después de más de 20 días de estar llamando la atención de los gobiernos Departamental y Nacional sin que ninguno de los dos escuchara sus denuncias, ganaderos y agricultores de Plato (Magdalena) y la subregión centro del departamento llevaran a cabo un plantón en la vía de Los Contenedores que incluyó, como muestra de solidaridad con los afectados, un acompañamiento pacífico a las autoridades hasta el sitio donde se están señalando predios con aerosol y delimitando parcelas.

 

Los ganaderos y agricultores, como se vio en un video que circuló en redes sociales, se apostaron a lado y lado de la carretera donde de manera controlada extendían un pendón que decía: ¡No te dejes engañar: estas tierras tienen dueño! Ser invasor es un delito.

 

Rafael Saúl Jaraba, uno de los ganaderos afectados, dejó ver su preocupación por la situación que el gobierno departamental ha querido desestimar, no solo porque es uno de los propietarios con más terrenos en peligro, sino también porque en el pasado él y su familia han sido víctimas del secuestro y el boleteo por parte de grupos armados ilegales.

 

“Estamos preocupados porque de todas maneras nuestras familias han sido golpeadas por la violencia desde hace mucho tiempo, por la guerrilla, por paramilitares. Yo fui secuestrado por el frente 37 de las Farc, tengo un hermano desaparecido que fue secuestrado al frente de esta finca y aún no aparece. Es decir, hemos sido víctimas de todas las bandas criminales con robo de ganado y todo y ahora el complemento de esto es la invasión de tierras, que sería lo último”, explicó Rafael Saúl Jaraba.

 

El alcalde de Plato, Jaime Peña Peñaranda confirmó no solo la versión de Jaraba, sino que dio más detalles de lo que parece ser una red bien organizada de estafadores que a cambio de unos pocos pesos ofrecen parcelas y millonarias subvenciones mensuales. Además, dejó ver lo importante que es esta actividad para las finanzas del municipio y la región, saliendo al paso a comentarios malintencionados proferidos por el gobernador del Magdalena Carlos Caicedo y varios medios de comunicación afines.

 

“Acudimos ante el llamado de los ganaderos y agricultores, porque tuvimos noticias que personas ajenas a la población estaban cobrando 60.000 pesos para repartir parcelas en la vereda Los Chivos y un bono mensual de 5 millones de pesos. Imagínate la gravedad de la información y no salir nosotros a respaldar a los ganaderos de Plato que significan más del 20% del ingreso predial del municipio”, dijo Jaime Peña Peñaranda.

 

 

No son baldíos ni latifundios improductivos

 

Todos los asistentes al plantón pacífico, de una forma u otra, coinciden en que a pesar de los estragos que en el pasado ha causado la violencia en el ámbito familiar y económico de algunos, nunca han pensado dejar el trabajo del campo, no solo porque es lo único que siempre han hecho, sino también por es lo que ahora hacen sus hijos.

 

En ese sentido, rechazan las versiones de algunas de las personas que supuestamente han estado pagando a abogados para recibir parcelas y millonarios subsidios, en el sentido de que las tierras que se encuentran de la vereda Los Chivos hacia dentro son terrenos baldíos y latifundios improductivos. Contrario a eso, aseguran que en la zona en particular y toda la Sub Región Centro, se produce desde siempre maíz, yuca, ajonjolí, palma, africana y también una gran industria ganadera.

 

“Éstos son terrenos con escritura y tradición de muchísimo tiempo. Por eso hoy un grupo grande de ganaderos y agricultores vino a hacer acto de presencia y decir que no son baldíos, que son predios con escritura y tradición, que se han dedicado a la vocación ganadera y agrícola desde hace muchísimos años”, dijo Sebastián Botero, una de las cabezas visibles de este movimiento en defensa de la propiedad privada.

 

El joven ganadero fue más allá y dio datos concretos de la importancia de los terrenos que pretenden invadirse para las dinámicas comerciales, laborales e impositivas del municipio de Plato y la Sub Región Centro del Magdalena. “Toda esta tierra es productiva: leche, quesos, terneros para levante, también todo tipo de productos agrícolas de muy buena calidad. Las tierras que querían invadir, que son 4000 hectáreas generan dos empleos por cada 100 hectáreas, un total de 80 empleos directos en promedio, más todos los empleos que se ven beneficiados en el acopio de leche, los trasportadores, ruteros, queseros, muchos ingresos vía impuestos al municipio y lo que se destina para consumo”, detalló Sebastián Botero.

 

Otro de los que ha encabezado desde el primer atisbo de ocupación esta brigada nacional para que desde el Gobierno Central se le preste más atención a esta situación es Yefri Molina. Apostado sobre la carretera con su anciano tío José Molina, aseguró que ante el nulo acompañamiento de las autoridades departamentales y nacionales para evitar que los rumores de invasión se concreten, seguirán llevando a cabo brigadas de acompañamiento solidario a los ganaderos y agricultores afectados, priorizando siempre la acción de las autoridades legítimamente instituidas.

 

“La idea es permanecer con este frente unido de ganaderos y agricultores, privilegiando y sirviendo de garantes y testigos de la acción de las autoridades como hasta ahora. Le quiero agradecer a Fedegán por su acompañamiento y por hacernos caer en la cuenta que al afectar a uno pueden afectar a muchos, es algo bueno que ha dejado todo esto malo que está sucediendo.”

 

Molina aseguró que los predios de su tío José que son lo que han demarcado y señalizado con aerosol no solo afectarían a su familia, sino a todos los que con su actividad se benefician. “De llegar a invadir las tierras no solo me están afectando a mí, sino a todas las familias que trabajan en las aproximadamente 32 hectáreas de maíz; 14 de yuca y 4 de ajonjolí y los trabajadores de las fincas ganaderas vecinas que sustentamos a nuestras familias con este trabajo”, expuso Yefri Molina.

 

 

Las invasiones no son nuevas

 

Luego de casi un mes de silencio y el llamamiento a pronunciarse de parte de Fedegán y de los alcaldes de varios municipios, el gobernador del Magdalena, Carlos Caicedo Omar, se refirió al tema no de la forma que se esperaba, sino todo lo contrario, rechazando de plano el plantón pacífico en la Vía de los Contenedores y tildando de paramilitares a todos los que de la manifestación participaron. No se salvó ni el alcalde de Plato, que desde el primer día que le solicitaron ayuda ha estado al frente del asunto.

 

“Alcalde de Plato convocó Ejército y Policía a respaldar ganaderos en caravanas para intimidar supuestos invasores; imágenes y vídeos recuerdan a autodefensas y ningún participante desmiente impulso a iniciativa de @jflafaurie de retomar las Convivir. Haremos consejo de seguridad”, trinó Caicedo Omar desde su cuenta de Twitter.

 

Mientras el gobernador desestima las denuncias de amenazas de invasión, varios de los ganaderos y agricultores llevan más de 20 días alertando que personas extrañas se pasean por la zona en motocicletas y que han estado hostigando a trabajadores de las fincas, señalizando con aerosol algunos predios, incluso en algunos ya tienen delimitadas as que serían las parcelas a ocupar ilegalmente.

 

Evidencias de esto hay en todos los medios de comunicación nacionales y algunos internacionales, contrario a lo también dicho por Caicedo Omar que la noticia solo ha circulado por Caracol Radio Santa Marta.

 

“Esto no se había observado antes. Hace aproximadamente un mes, hay versiones de varios vecinos de cantidades de motos que circulaban por el sector transportando personas desconocidas para todos, un vecino confirmó que habías más de 32 motos reunidas en un colegio que está aquí vecino de esta finca. Había mujeres embarazadas, mujeres con niños lactantes incluso, y el señor pasó y los saludó y extrañamente nadie le contestó, si había 30 motos, cada una con su parrillero, por lo menos había 64 personas”, narro Heriberto Visbal, otro propietario de la zona que participó del plantón pacífico.

 

José Molina, a quien le han dejado marcas en sus predios y delimitaciones de parcelas, también se hizo presente en el lugar del plantón pacífico a pesar de los estragos de los años y varias enfermedades que los aquejan. Con la voz cansada, pero con la fuerza suficiente para salir a defender la propiedad privada, relata cómo se enteró que su terreno estaba en la supuesta lista de baldíos que serían entregados a campesinos y migrantes.

 

“Nos damos cuenta porque donde otro vecino llegó una persona de los que supuestamente habían marcado las tierras y le comentó que en la región de Apure iban a entregar unas tierras y que ellos estaban marcándolas. Cuando el señor le dijo que tenía un amigo en esta zona que tenía unas palmas, el tipo le reafirmó y le dijo que esas tierras también caían y que sorpresa que al otro día encuentro arboles marcados cada 200 o 300 metros en la finca”, dijo con bastante preocupación el anciano campesino.

 

Desde el momento mismo de que tuvieron conocimiento de estas acciones abiertamente ilegales y que han desestabilizado la calma en el sector, la Alcaldía de Plato en cabeza de Jaime Peña Peñaranda llevó a cabo, primero, un Consejo de Seguridad para conocer de primera mano la situación y luego en conjunto con entidades administrativas, militares y de policía acordaron un plan de trabajo de 11 puntos, que incluye, entre otros, la presencia permanente y acompañamiento de efectivos del Ejército Nacional en la zona.

 

Jaime Peña Peñaranda aprovechó un consejo de seguridad el día lunes 19 de septiembre para recordarle al gobernador Caicedo que las invasiones no son un problema exclusivo de la subregión centro, pues, a pocos kilómetros de Santa Marta, en Tucurinca, una hacienda dedicada a la ganadería está invadida hace más de 15 días sin que las autoridades hayan podido desalojar a los invasores.

 

También terció en la polémica Jairo Pacheco, personero de Ciénaga, Magdalena, quien confirmó a varias emisoras locales que en las estribaciones de la Sierra Nevada que pertenecen a ese municipio desde hace varios días se vienen presentando ocupaciones ilegales en las zonas rurales, con el agravante de los combates frecuentes entre grupos neoparamilitares que impiden muchas veces la efectiva acción del Estado.

 

“Lo que está ocurriendo en Plato, ya pasó en Tucurinca, en Curumaní, en Dagua, quiere decir que hay un movimiento nacional propiciando estos eventos, hay una interpretación errada de un tema que fue colocado en el debate presidencial y que parece avivarse con comentarios equivocados como éste y el silencio del Gobierno Nacional”, explicó Jaime Peña Peñaranda y además, lamentó que el Consejo de Seguridad al que fue convocado casi a las patadas fuera más que eso, un debate político contra personas que no le agradan al gobernador del Magdalena y que no se encontraban en el lugar.

 

 

Cierran filas en defensa de la propiedad privada

 

Heriberto Visbal, ganadero y agricultor de la zona, fue enfático en que contrario a las informaciones que han circulado en redes sociales y medios de comunicación, la solidaridad que se ha despertado entre todos los propietarios esta situación lo motiva a seguir movilizándose en defensa de la propiedad privada, privilegiando, como ha solicitado Fedegán el agotamiento de los procedimientos administrativos y de Policía tendientes al desalojo de eventuales ocupaciones ilegales y respaldo jurídico a los afectados.

 

“Estamos unidos y vamos a permanecer unidos, porque no podemos permitir que nos quiten lo que con tanto trabajo hemos conseguido que son nuestras tierras. Actuamos en el marco de la legalidad y esperamos que esto no se repita en otra parte del departamento ni en ninguna otra parte del país, porque es una situación que incomoda, preocupa y llena a las familias de zozobra”, arguyó Heriberto Visbal.

 

Los ganaderos y agricultores también destacan la labor que las autoridades administrativas, militares y de policía del municipio de Plato han hecho para encontrar el origen de estas supuestas mafias y prevenir que las ocupaciones se ejecuten. “Hemos tenido respaldo de todas las instituciones de la alcaldía, el Ejército, la Policía Nacional. Tenemos la seguridad de que esta situación se va a resolver por eso estamos reunidos todos los ganaderos y agricultores de la región de Plato Magdalena. Tienen que respetar la propiedad privada; estos son predios de tradición ganadera y agricultora y tampoco es justo que vengan personas a querer adueñarse de algo que no han trabajado”, enfatizó Sebastián Botero.

 

En conversación con el periodista Víctor Polo Rodríguez, Jaime Peña envió un mensaje de confianza a los ganaderos y agricultores que se siente afectados por esta situación y ven amenazados sus predios. “Desde la Alcaldía de Plato seguiremos trabajando en todas las acciones administrativas y operacionales para proteger la propiedad privada y evitar que el asunto derive en problemas de seguridad y orden público, por eso seguirán presentes en la zona efectivos del Ejército y la Policía Nacional como hasta ahora”, Afirmó Jaime Peña Peñaranda.

 

Este parte de tranquilidad fue secundado por el teniente coronel Walter Augusto Zuleta Builes, comandante del Batallón de Infantería Mecanizado No 5, quien aseguró que durante el tiempo que sea necesario ejecutarán todas las acciones tendientes no solo a evitar las invasiones sino a determinar el origen de las amenazas.

 

“Estamos en el lugar donde se han presentado las denuncias de hostigamiento. Estamos aquí haciendo acompañamiento con el Alcalde, verificando las informaciones que se han difundido sobre lo que pasa en este sector. Haremos puestos de control, acompañamiento a la autoridad municipal y por supuesto a los ganaderos y toda la comunidad que requiera de la Fuerza Pública”, precisó el teniente coronel Walter Zuleta.

 

Finalmente, José Molina solicitó más atención de las entidades competentes a nivel nacional para complementar y respaldar las acciones implementadas por la Alcaldía de Plato antes que sobrepase su capacidad institucional. “El mensaje es sobre todo para las autoridades nacionales para que tomen cartas en el asunto, esto se está convirtiendo un problema, con la inacción y silencio están dando cabida a que se multipliquen este tipo de acciones ilegales que atentan contra la propiedad privada” puntualizó.