Las heladas amenazan la ganadería en el Altiplano Cundiboyacense

Por: 
CONtexto Ganadero
08 de Enero 2015
compartir
heladas en Altiplano colombia
Fotografía de una helada registrada en zona de Ubaté, Cundinamarca. Foto: Leonardo Páez Cabra.
Se reporta la sexta helada consecutiva en el altiplano cundiboyacense, lo que ha provocado la destrucción de los forrajes. La situación ha puesto en aprietos a los ganaderos, en especial, a aquellos que no disponen de suplemento alimenticio.
 
Habitualmente, las heladas en Cundinamarca y Boyacá se sienten con mayor intensidad desde mediadios de diciembre y se extienden hasta febrero. Esta situación lleva a que algunos ganaderos preparen ensilaje para los animales al verse reducidos los pastos.
 
En lo que va de 2015 se han reportado 6 heladas consecutivas, situación que no solía presentarse y que ha derivado en la pérdida de más pasturas y la baja producción de leche. (Lea: Heladas en Cundinamarca amenazan producción láctea)
 
“La gente no pensaba que fueran tan graves (las heladas) y aunque se presentan en esta época es raro que haya 6 seguidas, siempre son 2”, afirmó Nelson Ramiro Vargas, profesional de gestión productiva y salud animal de la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, en Paipa, Boyacá.
 
Vargas señaló que los productores no tienen la cultura de preparar alimento para amortiguar tiempos difíciles y extremos como los que acontecen en la actualidad, y por eso, algunos ganaderos en Boyacá dieron a conocer la disminución en la producción del lácteo, siendo el 90 % de ellos pequeños productores.
 
José Félix Lafaurie, presidente ejecutivo de Fedegán, informó que las heladas han provocado una disminución del 20 % en la producción lechera en la Sabana de Bogotá, donde se acopian 2 millones de litros del alimento; es decir, se están dejando de recoger 400 mil. 
 
Rafael Castro, ganadero en Sotaquirá, Boyacá, afectado con las actuales heladas, espera que el panorama climático se normalice en poco tiempo, ya que de lo contrario la producción seguirá siendo baja.
 
Esteban de Jesús García, profesional de gestión productiva y salud animal de Fedegán en Zipaquirá, Cundinamarca, señaló que en la región la situación de las heladas se ha intensificado desde el 2 de enero pasado, especialmente en la zona norte donde solicitan la reactivación de las bodegas ganaderas. (Lea: Pastos amarillos, sinónimo de estrés o envejecimiento)
 
García manifestó que las heladas se suelen extender hasta febrero y pese al llamado que se hace a los productores por su aparición en esta época del año, son pocos los que almacenan o preparan suplemento alimenticio, por lo que la vocación en producción láctea que caracteriza a esta zona se afecta. 
 
"El 28 de diciembre hubo una helada, el 2 enero otra, y ayer (miércoles) una fuertísima. Los ganaderos han empezado a preguntar si hay bodega de alimentos", resaltó el profesional de Fedegán en Cundinamarca.  
 
Las heladas se extenderán hasta principios de febrero. Foto: Leonardo Páez Cabra.
 
¿Qué es una helada?
 
Es un fenómeno que va acompañado de bajas temperaturas con congelamiento del agua o vapor que está en el aire. Aparece en la madrugada y desaparece en un par de horas para luego dar paso a un sol intenso. Las plantas se queman o descomponen.
 
El profesional de Fedegán en Cundinamarca aseguró que la única solución para disponer de pastos verdes es esperar a que pasen las heladas. Otra opción a la que acuden algunos ganaderos para evitar sumar pérdidas en el negocio es comercializar un número considerable de sus reses.
 
Las heladas se extenderán hasta principios de febrero. Foto: Leonardo Páez Cabra.