No para de llover en algunas regiones del país

Por: 
CONtexto Ganadero
05 de Agosto 2013
compartir
Ola invernal y lluvias en Colombia
Las inundaciones en el municipio de Arauquita han dejado cientos de damnificados en las últimas 2 semanas. Foto: Gobernación de Arauca
Mientras en Sucre y Arauca las lluvias han dejado miles de damnificados y pérdidas materiales, en Putumayo las autoridades declararon el estado de calamidad pública pues la cifra de afectados ya supera los 30 mil.
 
Desde la Oficina de Pronósticos y Alertas del Ideam se advirtió el pasado 4 de agosto que durante la segunda y tercera semana del mes podrían presentarse lluvias moderadas y fuertes en Santander, Boyacá, Norte de Santander y Bogotá. Esta alerta busca, de manera preventiva, informar a los habitantes sobre el riesgo de desbordamientos, inundaciones y derrumbes como los que tienen azotadas a otras zonas de Colombia.
 
En Putumayo, por ejemplo, el gobernador Jimmy Díaz Burbano declaró desde la semana pasada la situación de calamidad pública en el departamento. La decisión fue tomada frente a los recientes hechos de inundaciones y desbordamientos de algunos ríos, que ya dejan más de 30 mil damnificados, representados en cerca de 9.700 familias de 10 municipios.
 
De igual manera, la gobernación comunicó que cientos de familias deberán ser reubicadas ante las continuas amenazas de desastres naturales que pueden ocasionar las fuertes precipitaciones que ya completan 2 semanas en los municipios de San Francisco y Puerto Leguízamo principalmente. (Lea: El invierno deja víctimas y damnificados en Putumayo)
 
Las inundaciones siguen presentes en Arauca
 
El invierno que arreció desde hace un par de semanas en el departamento ha llevado a que el caudal de los ríos que circulan por las regiones de Sarare y la cordillera Oriental aumente considerablemente, a tal punto que el río Arauca se ha desbordado en áreas rurales de  los municipios de Arauca y Arauquita.
 
“El río Róyota ha incrementado su caudal y el paso por el único puente que lo atraviesa, está cerrado. En Cedeño, el tráfico vehicular es intermitente debido a los continuos derrumbes, a su vez, los pobladores de Cubará y Saravena están preocupados por el mal estado de las vías”, afirmó el alcalde de Cubará, Jhon Jairo Alonso Rincón.
 
Por su parte, José Moisés Rincón, jefe operativo de la Defensa Civil de Savarena, señaló que los fuertes aguaceros persisten y otros ríos de menor extensión en el departamento están muy caudalosos, por lo cual las poblaciones ribereñas del río Arauca deben desalojar. “Los derrumbes han hecho que el servicio de transporte se haya tenido que suspender en Sarare, Saravena y Arauquita”, explica Rincón. (Lea: El invierno tiene en apuros a varias regiones del país)
 
Jarillones a punto de colapsar en Sucre
 
Por su parte, en la región Caribe, los habitantes de La Mojana están temerosos porque las aguas del río Cauca han ido socavando un tramo importante del jarillón denominado “Punto G”, el la zona conocida como Boca del Cura. La alcaldía de Majagual, en cabeza de Álvaro Vanegas, viene gestionando recursos con la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo para reparar pronto el mencionado tramo. 
 
El alcalde Vanegas le dijo al Meridiano de Sucre recientemente que de no efectuarse una labor inmediata y de buena calidad, será imposible contener las aguas y las inundaciones no se harán esperar.
 
Mientras esto sucede en varios rincones de la geografía colombiana, este 5 de agosto se han sentado a la mesa funcionarios de la Contraloría General de la Nación y miembros del instituto Nacional de Vías, Invías, para dar a conocer la situación de algunas obras de infraestructura vial tras las recientes temporadas de invierno.
 
Esto, debido a que la entidad de control, a través de su dependencia de Participación Ciudadana, identificó que de las 36 obras que se debían ejecutar, 13 lucen en estado crítico debido a suspensiones prolongadas, retrasos en ejecución financiera y también física.