Orinoquía decreta calamidad por invierno, Amazonía incomunicada

Por: 
CONtexto Ganadero
22 de Julio 2014
compartir
Invierno en Colombia
Las diversas vías del Caquetá han resultado afectadas por cuenta del invierno. Foto: CONtexto Ganadero.
El fuerte invierno que azota al sur del país ha dejado serias consecuencias en departamentos como Caquetá y Vichada, en donde los ríos se desbordaron causando colapsos a nivel vial y obligando incluso a tomar medidas extraordinarias que permitan solventar la crisis.
 
“Con el agua hasta el cuello”, como dice el adagio popular, están viviendo los colombianos ubicados en la región de la Amazonía, ya que el fuerte invierno que azota a la región ha provocado inundaciones, desbordamientos y derrumbes, ocasionando que departamentos como Caquetá y Guaviare estén viviendo un colapso en materia vial. En Vichada la situación es tan dramática fue necesario decretar la calamidad pública. (Lea: Inundado y muerto de sed, el país se divide por cuenta del clima)
 
Los caqueteños están viviendo su propio calvario por cuenta de las lluvias. A la altura del kilómetro 53 de la vía que comunica a Florencia con el centro del país, se presentó un gigantesco deslizamiento de tierra, lo que ha ocasionado un taponamiento en esta parte de la carretera, impidiendo la entrada y salida del departamento.
 
Desde que se presentó la emergencia, funcionarios del Instituto Nacional de Vías, Invías, han hecho presencia en el lugar con 4 máquinas, 8 volquetas y 15 operarios que buscan remover el alud, pero el trabajo se ha hecho más complejo debido a que las lluvias no cesan, generando una caída permanente de roca desde la parte alta de la montaña. (Lea: Ganadero: aprenda a enfrentar el verano y el invierno)
 
Según explicó Óscar Manrique, director seccional del Invías, mientras en esta carretera se adelanta la remoción del alud que la mantiene bloqueada, los viajeros pueden hacer uso de la vía Florencia–Gabinete–Guadalupe, la cual aunque no está totalmente pavimentada, permite la salida de vehículos pequeños desde la capital del Caquetá.
 
“Ese es un acceso que sirve solo para vehículos livianos ya que la carretera es muy angosta y puede resultar peligrosa para otra clase de automóviles. Además, como allí también está lloviendo les pedimos a los conductores que transiten con precaución”, sostuvo el funcionario. (Lea: Crisis vial: Calamar completa 2 meses incomunicado)
 
Mientras el principal acceso al Caquetá está bloqueado, los pobladores de San Vicente del Caguán siguen afectados en materia vial, ya que el puente temporal con el que la población iba a tener comunicación con El Doncello, no ha sido terminado y luego de 20 días la situación es cada vez más compleja para sacar los productos agropecuarios desde esa zona del departamento.
 
Óscar Orozco, presidente del Comité de Ganaderos del municipio, aseguró que ante el fuerte invierno que se vive en la zona, los transportadores de carga y conductores de vehículos pequeños han apelado a usar la vía a Balsillas que los lleva al departamento del Huila, para que el ganado y queso logre llegar al centro del país y así evitar que las pérdidas aumenten. (Lea: Putumayo solicita permiso para comprar alimento bovino en Ecuador)
 
“Estamos muy preocupados, porque los conductores estaban atravesando el río y saliendo por la carretera principal, pero con el aumento de las precipitaciones, ya no pueden hacer eso, lo que nos obliga a usar la otra vía que no está en buen estado, por lo que esperamos que pongan en funcionamiento el puente  lo más pronto posible”, expresó Orozco.
 
Este diario se quiso comunicar con William Fajardo, director del Invías en Caquetá, para preguntarle sobre la situación vial del departamento y desde cuándo estaría disponible otra vez la estructura pero no atendió nuestros llamados. (Lea: El invierno tiene en apuros a varias regiones del país)
 
Puerto Carreño está bajo la calamidad pública
 
Las elevadas precipitaciones que vienen cayendo en el departamento causaron el desbordamiento de los ríos Orinoco y Meta, lo que originó una inundación en la capital del Vichada, lo que obligó a José Ardila Guerrero, alcalde (e). de la población decretar el estado de calamidad pública, para poder destinar los recursos necesarios de forma urgente y proceder a atender la emergencia.
 
Estos hechos dejaron 173 familias damnificadas, ya que se inundaron los barrios La Plazuela, Gaitán, Santa Teresita, Punta de Laja y el Estadio Bajo, además del muelle fluvial que atiende a Puerto Carreño.