Producción láctea en el sur del Cesar se redujo cerca de un 60%

Por: 
CONtexto Ganadero
14 de Enero 2016
compartir
Verano, disminución, producción láctea, ganaderos, ganaderías, falta comida, pastos, suplementos, trashumancia, Cesar
En el sur del Cesar se ha presentado una reducción no solo en la producción de leche sino también en la natalidad. Foto: CONtexto Ganadero.
Debido al fuerte verano que se viene presentando en los municipios del sur del Cesar, la producción láctea se ha reducido considerablemente. Esta situación se ha originado por la poca oferta de forraje, alimento y la escasez de agua.
 
La baja producción de leche ha obligado a pequeños y medianos ganaderos a sacrificar o vender su ganado a bajo precio, e incluso algunos han recurrido a la trashumancia hacia zonas bajas donde aún se encuentra agua.
 
Hernán Araujo Castro, presidente del Fondo Ganadero del Cesar aseguró que efectivamente ha habido una reducción en la producción de leche y también en la natalidad, consecuencia directa al estado corporal del deterioro de la condición corporal de los animales por la falta de comida. (Lea: Sur del Cesar en crisis: no hay pastos ni suplementos bovinos)
 
Se viene hablando de una disminución del 60 % de la producción y en los últimos días donde el verano ha azotado con más inclemencia y rigurosidad de hasta un 70 %. Uno de los problemas que atraviesa el sector es la falta de disponibilidad de suplementos o alguna comida alternativa”, aseveró el dirigente gremial.
 
Agregó además que “que habría que explorar otras alternativas de suplementos, como por ejemplo lo que están haciendo los ganaderos de Boyacá, en donde han empezado a hacer silos de papa y otros subproductos con muy buenos resultados”.
 
El presidente del Fondo Ganadero del Cesar manifestó que el gremio está al tanto del anuncio que hizo el Gobierno en el que habló de la entrega de 60 mil toneladas de suplementos a través del Fondo Nacional del Ganado, FNG, y que aspiran a beneficiar al Cesar y a La Guajira, que son de los departamentos más afectados por el verano”. (Lea: Productores siguen a la espera de apertura de bodegas ganaderas)
 
Araujo invitó a los productores de su departamento a tener una visión un poco más amplia a la que normalmente se ha tenido con relación a los suplementos y empezar a utilizar otros recursos que aún se puedan conseguir en la región.
 
De acuerdo con Oscar Ortiz Agudelo, profesional de Gestión Productiva y Salud Animal del FNG, en San Alberto, Cesar, para nadie es un secreto la situación que se está viviendo en todo el territorio nacional y más específicamente en el sur del Cesar.
 
“Las inclemencias por cuenta del fenómeno de El Niño han ocasionado que en fincas ganaderas de la región no haya ningún tipo de oferta forrajera y que los potreros se encuentren totalmente desérticos. Adicionalmente se encuentra el tema del agua, que según los productores, las pocas reservas o fuentes del líquido se están secando, lo que por supuesto hace que la producción haya disminuido tanto”, indicó el profesional del FNG. (Lea: Ganaderos pueden desafiar el verano con bloques nutricionales)
 
Ortiz comentó que durante esta época también se presenta el fenómeno de trashumancia, durante el cual los ganados de las zonas altas y medias son trasladados hacia las zonas planas que limitan con el río Magdalena, a pesar de que el caudal de este, en el municipio de Gamarra, presente niveles tan bajos que nunca se habían visto antes.
 
Según el censo ganadero, solo en el municipio de Gamarra hay un promedio de 350 fincas, de las cuales cerca de un 80 % se dedican a la producción doble propósito y a la extracción de leche diaria. Son alrededor de 250 familias de esta región las que basan su economía en la venta del lácteo y que se están viendo afectadas por esta situación.
 
Jorge Gallego, ganadero del sur del Cesar, confirmó que la situación en la región está muy complicada y que por cuenta del verano le ha tocado mandar la mayoría de su ganado a un playón ubicado en Puerto Lebrija. (Lea: 673 mil 28 bovinos se han desplazado por sequía en 2015)
 
En mis finca se producían cerca de 7 canecas de leche diarias, hoy en día apenas y se alcanza a recoger una sola. Yo tenía más de 400 animales entre hembras, machos y terneros, me ha tocado salir más de la mitad y los terneros enviarlos con las madres porque de lo contario morirían por deshidratación”, lamentó el ganadero.