Sur del Cesar en crisis: no hay pastos ni suplementos bovinos

Por: 
CONtexto ganadero
19 de Agosto 2015
compartir
vacas flacas Colombia
La escasez de agua, pasturas y suplementos bovinos ha provocado el desplazamiento de más de 69 mil reses en el sur del Cesar. Foto: CONtexto ganadero.
Productores pecuarios de los municipios al sur del Cesar padecen por la escasez de pasturas, agua y suplementos para el ganado bovino. Hasta el pasado 11 de agosto, el verano había cobrado la vida a 2.810 bovinos y provocado el desplazamiento de 69 mil 944.
 
Con carrotanques contratados se han hidratado animales en los municipios de Aguachica, Río de Oro, Gamarra, San Alberto, en Cesar; y en Socorro, Santander; donde los pozos profundos se han secado, debido a la caída de lluvias esporádicas en 2014 y el primer semestre de 2015. (Lea: Productores siguen a la espera de apertura de bodegas ganaderas)
 
Los suelos de los predios ganaderos en estas zonas del país se han secado y con ello los forrajes que nutren a los rumiantes. Ante la ausencia de pastos, los ganaderos han optado por suministrar suplementos, pero en la región el Ministerio de Agricultura no ha aprobado la apertura de la bodega ganadera y los fabricantes de ensilajes y henolajes, que por tradición comercializan este alimento, se han quedado sin mercancía por la alta demanda que ha tenido y porque algunos decidieron no sembrar ante el riesgo de perder los cultivos por la falta de agua para su crecimiento.
 
Óscar Ortiz Agudelo, profesional en San Alberto de Gestión Productiva y Salud Animal del Fondo Nacional del Ganado, FNG, administrado por Fedegán, indicó que la ausencia de comida para los ejemplares ha provocado la disminución en la producción láctea y la pérdida de peso, lo que ha disminuido el inventario animal.
 
Los ganaderos se han visto obligados a vender parte de sus hatos para asegurar el mantenimiento del resto de animales y a precios inferiores debido a la gran oferta de bovinos en la región”, afirmó Ortiz Agudelo.
 
Añadió que la situación actual “es poco controlable”. Solo queda esperar, sostuvo, a que el Gobierno Nacional reaccione con la apertura de la bodega ganadera, de lo contrario, más animales morirán. (Lea: El país debe tener una política para enfrentar el cambio climático)
 
“Se ha hecho la gestión para que se tenga la bodega porque las fincas que vendían silo y heno no tienen. Se cuenta con el espacio para almacenar una buena cantidad de silo como se hizo el año pasado. Estamos a la espera”, confesó el profesional del Fondo.
 
Hellmun Parra, miembro del Comité de Ganaderos de la Olla del Río Suárez, expuso: “Nos han dicho que no han aprobado ni aprobarán para este año bodega ganadera para San Alberto, Aguachica y Socorro y el verano continúa. Los programas del Ministerio de Agricultura no han surtido efecto”.
 
Así lo aseveró el representante de los productores al sur del Cesar, al considerar que el Gobierno ha promovido la adaptación del cambio climático pero no ha contribuido con hechos para que el sector bovino tenga alimento a bajo costo y se reduzcan los gastos que por alimentación representa la subsistencia del negocio de carne y leche.
 
“Pedimos al Ministerio de Agricultura que haya continuidad en los programas, en especial en el proyecto de alimentación animal porque un año ayudan y otro no y en estos momentos críticos que nos dicen que no hay dinero es cuando más necesitamos comida”, manifestó Parra.
 
El miembro del Comité, que estuvo en la Feria Nacional Cebú en Valledupar, expresó que los padecimientos de los ganaderos son los mismos: carencia de comida, agua, trashumancia, pérdidas económicas, baja producción y ausentismo del Gobierno Nacional.
 
“Los animales se están muriendo”, describió Parra.
 
Jesús Emilio Herrera, presidente de la Asociación de Empresarios Agropecuariaos del sur del Cesar, señaló que las consecuencias de la carencia de agua y pastos se resume en la disminución del hato bovino de cría y por ello mismo en reses de levante, con lo que se pone en juego la estabilidad del sector.
 
Dijo que la sequía inició en 2014 y 2015 arrancó con la misma situación, sin que se vean reverdecer los pastos para el ganado y los cultivos de alimentos para el consumo humano.
 
Herrera fue enfático en solicitar suplementos para los rumiantes a bajo costo y la reducción del impuesto predial a las familias de agricultores y ganaderos afectados por la ola de verano.
 
Es necesario que Fedegán y el Fondo Nacional del Ganado auxilien con insumos”, dijo el productor, que espera que el Ministerio dé apertura a la bodega de alimento animal que administra la Federación Colombiana de Ganaderos.
 
Al sur del Cesar los bovinos se suplementan con silo de maíz, palmiste y concentrados preparados. En la actualidad, estos productos no se encuentran disponibles y quienes los ofrecen han subido de forma exagerada los precios.