Temporada seca afecta transporte de productos por el río Magdalena

Por: 
CONtexto Ganadero
28 de Enero 2014
compartir
Río Magdalena
La intensidad del verano impide que las embarcaciones puedan movilizarse por el río Magdalena. Foto: Cortesía - El Universal/Cartagena.
La principal cuenca fluvial del país registra un progresivo descenso en su caudal que ha llevado a paralizar la actividad transportadora de productos y combustible por el Magdalena Medio. Las pérdidas económicas no se han hecho esperar.
 
Canaletal es un caserío enclavado en el departamento de Bolívar. El sustento económico de sus 2.000 pobladores se basa en el transporte de bienes y productos por el río Magdalena. Pero desde hace algunos días es habitual ver en sus orillas una decena de embarcaciones paradas aguardando que los niveles del afluente asciendan para llegar a diferentes puntos de la región.
 
El intenso verano que azota al Magdalena Medio y a gran parte del país ha venido afectando la navegación de grandes embarcaciones a tal punto que ciertas labores se han tenido que suspender. Pero además de Canaletal, Barrancabermeja, Puerto Wilches y Gamarra, en Santander, se han hecho intransitables. (Lea: Hace un año el verano casi seca el río Magdalena)
 
Por cuenta de este descenso en el caudal, por la región han dejado de transitar 300 mil barriles de combustible, lo que equivale al 50% del comercio de estos productos por el río. “El canal se ha perdido en estas zonas. Podemos decir que ya este verano, que ha provocado la disminución de los niveles del río, está incidiendo en la movilidad de embarcaciones mayores”, advirtió en una entrevista con el diario Vanguardia Liberal, Raúl Muñoz, gerente de Operaciones de la Naviera Fluvial Colombiana.
 
El funcionario expresó además que si el verano se recrudece, puede llegar a paralizar del todo la navegación. “Por ahora podemos navegar de manera restringida”.
 
Por su parte, los ganaderos de Atlántico y Magdalena han empezado a sentir los efectos del verano debido a que las pasturas han dejado de crecer al ritmo esperado y el alimento para el los bovinos escasea. “Las cuencas hídricas han perdido caudal y eso que no hemos llegado al punto más alto del verano. Pero nos preocupa que en marzo, cuando las temperaturas no bajan de 30 grados, se paralicen varias actividades”, le dijo a CONtexto ganadero Robinson Parada, profesional en Gestión Productiva y Salida Animal de la Federación Colombiana de Ganaderos en la región. (Galería: Las impactantes consecuencias que deja el verano y la sequía en Colombia)
 
Por su parte, en Sucre y Bolívar, la situación es poco alentadora ya que varios municipios se han quedado incomunicados. “El tema es muy crítico en estos momentos, La Mojana está prácticamente incomunicada, así como Majagual con Magangué pues las rutas fluviales son fundamentales en estos casos”, señala Jesús Marceliano Zapata, coordinador de la URDG de Fedegán.
 
Asimismo, los costos operativos de la producción de leche y queso se han incrementado, por lo cual, los ganaderos han reducido su comercialización. “Una libra de queso ha bajado hasta $1.500 en algunos municipios como Majagual, por eso le pedimos al Ministerio de Agricultura que reactive las bodegas ganaderas que son de gran ayuda”, puntualiza Zapata.
 
Por lo pronto, a las embarcaciones les toca fraccionar las cargas y pasar bote a bote por los puntos críticos. El nivel del río el 23 de enero era de 1.45 metros, el viernes 24 marcó cerca de 1.80 metros; teniendo en cuenta que el nivel mínimo para la navegabilidad es de 2.60 metros, según reportaron desde la Agencia Fluvial Colombiana.
    
Con todo esto, más de 500 personas que viven de la comercialización de productos por vías fluviales en el Magdalena Medio se han visto afectadas con la situación ya que los ingresos se han reducido en un 50%. (Lea: Arranca proyecto para la recuperación del río Magdalena)
 
En condiciones normales, el cuerpo de agua más importante les genera ganancias diarias de hasta $80 mil, pero cuando se reduce drásticamente el nivel no alcanzan a recaudar ni $20 mil.