Trazabilidad bovina, tarea urgente para la zona de comercio

Por: 
CONtexto ganadero
10 de Julio 2020
compartir
trazabilidad bovina, Identifica, ICA, trazabilidad Colombia, estatus sanitario Colombia, trazabilidad bovina Identifica 2020, zona comercio, avances trazabilidad bovina, MinAgricultura trazabilidad, avances de trazabilidad, trazabilidad bovina colombia, trazabilidad bovina noticias, trazabilidad bovina ica colombia, trazabilidad bovina fedegán, trazabilidad bovina ica avances, coronavirus, coronavirus Colombia, COVID-19, cuarentena, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas, noticias ganaderas
La trazabilidad bovina implica la identificación por parte del consumidor en un corte de carne vacuna, el origen y la identificación del animal. Foto: Fedegán

Ahora que está habilitada la zona de comercio para impulsar las exportaciones, los ganaderos han pedido acelerar la identificación del inventario bovino para llegar a mercados de alto valor como Estados Unidos, pues por ahora no ven avances significativos en la tarea.

 

Los ganaderos recibieron con beneplácito la recién creada zona de comercio, una de las cuatro zonas en las que el Ministerio de Agricultura y el ICA dividieron al país para evitar que todo el territorio pierda el estatus sanitario ante un brote de fiebre aftosa u otra enfermedad.

 

Para Carlos Botero, propietario de la empresa Agropecuaria Patio Rico La Ceiba en la zona del Urabá antioqueño, esta propuesta es “excelente” según sus propias palabras y ayudará a las exportaciones de ganado. (Informe: Colombia ya está zonificada, ¿ahora qué sigue?)

 

La zonificación nos ayuda mucho porque antes nos perjudicaban los brotes que ocurrían en otras regiones. Aunque yo sigo soñando que algún día aquí en el Urabá logremos ser zona libre de aftosa sin vacunación para llegar a otros mercados”, manifestó el productor.

 

La segunda petición de Botero es fortalecer el programa de trazabilidad, que como reveló arrancó muy bien en su hato, pero el impulso se perdió con el correr de los años y ahora siente que falta una mayor iniciativa institucional para seguir identificando el inventario bovino.

 

Yo alcancé a chapetear un poco de animales, fueron y me chapetearon el ganado, pero después esas chapetas se botaban cuando los animales iban al matadero”, relató el empresario. (Lea: Cerca de 4,8 millones de bovinos han sido incluidos en 'IdentifICA')

 

Para el propietario de Patio Rico La Ceiba, estas dos prioridades deben ser las primeras, siendo consciente que tanto lograr una zona libre de fiebre aftosa sin vacunación como trazar todo el inventario de esta zona son proyectos de largo plazo que requieren grandes esfuerzos.

 

Aun así, la aprobación de la OIE para certificar las cuatro zonas, entre esas la zona de comercio, hace más imperiosa la necesidad de reforzar la identificación del ganado vacuno, al menos dentro de esta misma región, lo que permitiría la apertura de países que tienen esta exigencia.

 

Todavía tenemos ganados chapeteados pero no hay ninguna trazabilidad, porque hace más de dos años no nos chapetean. La trazabilidad está perdida en este momento”, indicó. (Lea: La mitad de departamentos concentran el 90 % del ganado identificado)

 

Y agregó: “Nosotros poníamos los dispositivos pero da tristeza que la chapeta se quedara en el matadero, eso era botar la platica. Por eso es tan importante organizar la trazabilidad, para llegar a mercados internacionales muchísimo más atractivos”.

 

Desde el Ministerio de Agricultura y el ICA se ha venido barajando la posibilidad de tercerizar esta tarea, que comenzó la Federación Colombiana de Ganaderos (Fedegán) después de la promulgación de la Ley 914 de 2004 que creó el sistema nacional de identificación e información del ganado bovino (Sinigán).

 

Sin embargo, a finales de 2012 el Gobierno de ese entonces le quitó la tarea a Fedegán, que diseñó y estructuró todo el sistema, aun antes de poder echarlo a andar. Por esta razón, los productores han insistido en que el sector privado recupere esta labor para avanzar en la trazabilidad, pues en el ritmo actual todavía faltan décadas para identificar el inventario nacional.