Tunja no tiene planta de sacrificio y la carne que recibe es ilegal

Por: 
CONtexto ganadero
10 de Diciembre 2018
compartir
Tunja no tiene planta de sacrificio, carne de res en Tunja, carne de dudosa procedencia, sacrificio clandestino, costos de bovinos, frena el desarrollo, iniciativas de construcción, CONtexto ganadero, noticias de ganadería colombiana.
“La construcción y puesta en marcha de la planta de beneficio bovino es deber de la administración Municipal”, dijo Carlos Andrés Amaya. Foto: EL DIARIO
Preocupación de los ganaderos debido a que Tunja no tiene en donde sacrificar los bovinos que necesita para cubrir la demanda de carne. Sostienen que la ilegalidad e informalidad en el sacrificio de bovinos impacta el consumo de carne. Manifiestan además que se han generado iniciativas para construir la planta, pero no han tenido el respaldo político.
 
Debido a que en la ciudad de Tunja, la capital del Departamento de Boyacá, cerraron la planta de sacrificio bovino y la demolieron, más del 50 por ciento de la carne consumida diariamente es de dudosa procedencia y se percibe que procede de sacrificios clandestinos e informales.
 
Así lo manifestó Víctor Manuel Fajardo, presidente de la Federación de Ganaderos de Boyacá, Fabegan, quien al mismo tiempo informó que, “actualmente la ciudad consume 100 reses al día y menos de la mitad proceden del sacrificio formal”.
 
Según el dirigente, los animales se sacrifican en mataderos distantes, es decir, en los municipios de Duitama, Sogamoso y Villapinzón, principalmente. (Lea: Preocupación por aumento del sacrificio ilegal en Duitama)
 
Cabe anotar que la sumatoria de estos tres municipios difícilmente llega a los 50 animales diarios.
 
“Tunja por el volumen de habitantes se calcula que consume 100 animales al día, es decir, 3.000 mensuales”, resaltó el líder gremial del mencionado territorio del país.
 
Esto significa en la práctica que el sacrificio clandestino y en sitios inadecuados e informales debe estar superando el 50 por ciento de los animales que van para su consumo.
 
La planta de sacrificio fue demolida hace varios meses lo cual ha generado un freno en el desarrollo de la actividad pecuario bovina y simultáneamente promovió el sacrificio sin el cumplimiento de las medidas sanitarias respectivas. (Lea: ¿Por qué está estancado el sacrificio formal de ganado bovino?)
 
De acuerdo con Fajardo, “el hecho que Tunja no tenga una planta de sacrificio bovino es un problema serio y es una limitante que no debería tener una de las principales capitales del territorio colombiano”.
 
Esto genera unos frenos e impedimentos que finalmente hace que el consumo de carne se vea abatido de una manera importante.
 
Conlleva además a que los productores registren pérdidas porque todos los costos adicionales que surgen alrededor de esta problemática, terminan por impactar el precio de los animales con destino al sacrificio para esta región central del Departamento.
 
“Se han generado algunas iniciativas tendientes a tratar de construir una planta para la zona pero estas gestiones se han estrellado con algunas limitantes como la falta de voluntad política por parte del municipio”, recalcó.
 
Surgieron dos iniciativas de grupos de ganaderos y de personas dedicadas a la actividad, pero se encontraron con limitantes como liderazgos que no correspondieron.
 
“Igualmente se enfrentaron a la falta de recursos, a las licencias de tipo ambiental y otras que no ha sido fácil conseguir y pues también en división y puntos de vista encontrados que hacen que no se pueda avanzar unánimemente en procura de lograr este objetivo que es fundamental para el sector ganadero boyacense”, concluyó Fajardo.
 
Potestad del municipio
 
En opinión del Gobernador de Boyacá, Carlos Andrés Amaya, se han dado varias modificaciones a la legislación relacionada con el tema.
 
“El Departamento a través del Decreto 0814 de 2010 adoptó el Plan de Racionalización de Plantas de Beneficio Animal y esta legislación fue modificada dos veces durante varios años”. (Lea: Estatus de las plantas en el primer año de vigencia del Decreto 1500)
 
Posteriormente mediante el Decreto 697 de 2016 se ratificó al municipio de Tunja como planta de categoría nacional y le otorgó el aval departamental para su funcionamiento.
 
“Sin embargo su construcción y puesta en marcha es deber de la administración Municipal”, informó Amaya.
 
CONtexto ganadero, trató de contactar al alcalde de Tunja, Pablo Cepeda Novoa, para preguntarle sobre el tema, pero no fue posible obtener su declaración.