Vaca maniquí ayuda a la formación de aprendices en Buga

Por: 
CONtexto Ganadero
19 de Abril 2013
compartir
Vaca maniquí en Buga
El tema reproductivo también es abordado con la vaca maniquí, con lo que los aprendices podrán determinar cuál es la funcionalidad de los ovarios y los diferentes tipos de partos y la realización de cesáreas. Foto: Sena.
El Centro Agropecuario de Buga del Servicio Nacional de Aprendizaje, Sena, con una inversión de $29 millones, espera ayudar a los estudiantes con este muñeco para que tengan más seguridad cuando se enfrenten a un bovino real.
 
Buscando reducir el nivel de estrés al que se someten las animales dispuestos para la formación de aprendices de los programas de ganadería, el Centro Agropecuario de Buga del Sistema Nacional de Aprendizaje, Sena, adquirió una vaca maniquí: un modelo de tamaño natural fabricado en fibra de vidrio con el que los estudiantes pueden adelantar sus prácticas como si fuera un ejemplar real.
 
Jacinto Álvarez Ramírez, instructor de la Unidad Pecuaria, en diálogo con CONtexto Ganadero explicó los beneficios que tiene esta adquisición para los estudiantes agropecuarios del Centro.
 
El maniquí tiene para inyectología, implante hormonal, parto distócico y para practicar una cesárea. Además, tiene una ubre para aprender a ordeñar y para determinar la mastitis en el animal, y cuenta con 19 óvulos diferentes para determinar problemas reproductivos a nivel del sistema reproductor de la hembra. Como si fuera poco, también se puede estudiar la inseminación artificial”. (Valor de las biotecnologías en el ciclo productivo). 
 
La inversión que realizó el Sena para adquirir este objeto que ayuda a la formación de nuevos aprendices del campo en el departamento del Valle del Cauca, fue de $29 millones. La empresa Embriovinos, ubicada en el departamento de Córdoba, fue la encargada de la elaboración del maniquí. “Cartago, Buga, Bogotá, Santander y Antioquía son los lugares donde están las únicas vacas maniquís en Colombia. Todos los departamentos deberían adquirir uno, pues con este se logra un avance ostensible en la educación bovina”, agregó Álvarez Ramírez.
 
Por su parte, Juan David Morales Márquez, profesional en Gestión Productiva y Salud Animal de la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, explicó que “con este maniquí se optimizará la seguridad del aprendiz para que comience, desde el Instituto, a conocer la fisionomía del animal y tener más confianza cuando se enfrente al bovino real en alguna zona”. (Las carreras agropecuarias no son tan apetecidas en las universidades). 
 
Hasta el momento, más de 100 aprendices se han beneficiado con la vaca maniquí en este centro ubicado en Buga. Se espera que las clases, tanto teóricas como prácticas, sean impartidas en mayor número para que más estudiantes se integren con la actividad ganadera en el departamento del Valle del Cauca.