Así se gestó el proyecto para proteger el Amazonas vendiendo los jugos de sus superfrutos

Por: 
Pedro Fonseca
29 de Marzo 2021
compartir
Bio Amayu, Bio Amayu reportaje, movimiento Amarumayu, superfrutos, superfrutos Amazonas, moriche, camu camu, aguaje, arándano, movimientos para frenar la deforestación ele Amazonas, frenar deforestación en Amazonas, deforestación Amazonas 2021, proyecto sostenible Amazonas, ganaderos, ganaderos colombia, ganado, vacas, vacas Colombia, bovinos, ganado bovino, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero, contextoganadero
Los jugos Bio Amayu nacieron de una iniciativa que lleva más de cinco años trabajando con las comunidades del Amazonas para que produzcan los superfrutos con los cuales se elaboran los jugos. Foto: Cortesía

CONtexto ganadero entrevistó a Jorge López-Dóriga, director global de Sostenibilidad y Comunicación del Grupo AJE, para conocer más sobre el origen de los jugos Bio Amayu, que busca poner de relieve los superfrutos del Amazonas y, al mismo tiempo, proteger este gran ecosistema.

 

López-Dóriga reveló que el proyecto nació hace más de cinco años en una hacienda de las montañas de Perú, donde sus dueños vieron la necesidad de ejecutar una idea para recuperar y salvar al Amazonas. Entonces, contactaron al Ministerio de Ambiente para buscar soluciones.

 

“Ellos nos dijeron que hay un espacio de 5 millones de hectáreas donde están los mayores humedales, el 40 % carbono retenido del Perú y una de las mayores biodiversidades del mundo y allí crecen estos superfrutos”, contó el director de Sostenibilidad y Comunicación.

 

Y agregó: “Si vosotros hacéis bebidas de estos superfrutos, entonces las comunidades que viven ahí pueden conseguir ingresos recolectando estos superfrutos. Eso va a permitir que nadie vaya a entrar a cortarles su selva, porque esa selva tiene valor”.

 

En ese momento, la empresa inició un largo proceso de I+D (investigación y desarrollo) para producir estas bebidas, que según López-Dóriga no nació “para satisfacer las necesidades del consumidor”, sino para “verdaderamente satisfacer las necesidades de la Madre Tierra”.

 

El experto señaló que la Amazonía tiene un nivel de deforestación del 17 %; si llega al 20 %, ya no habrá marcha atrás y se convertirá en una sabana. Por este motivo, manifestó que hay que detenerla de inmediato. (Lea: Región amazónica busca reactivarse con negocios verdes)

 

 

¿Cuáles son los superfrutos y por qué reciben este nombre?

 

Las frutas que ostentan este título se llaman camu camu y aguaje, también conocido como moriche. De acuerdo con López-Dóriga, el prefijo “súper” hace referencia a su alto contenido nutricional, superior al de frutas más conocidas y que consumimos todos los días.

 

“Tienen ingredientes que ningún fruto fuera de la Amazonía tiene. Por ejemplo, el jugo más consumido en el mundo es el de naranja, y eso es porque tiene vitamina C. Bueno, el camu camu tiene 50 veces más vitamina C que una naranja y 60 veces más que un limón”, indicó.

 

En cuanto al aguaje o moriche, 100 g de esta fruta tienen más vitamina A que 2 kilos y medio de zanahoria u 11 kg de melón. Ambas frutas también tiene vitamina D, hierro, potasio, calcio, hierro y omegas 3, 6 y 9, nutrientes que son altamente apreciados por los consumidores.

 

En esta nueva revolución natural, ya no tenemos consumidores, sino una nueva generación de usuarios conscientes que quieren productos que sean buenos para su salud, porque saben que para cuidarse contra las pandemias, etc., deben levantar sus defensas a través de una buena alimentación”, precisó.

 

Además, argumentó que estos nuevos consumidores buscan adquirir productos que sean buenos para el medio ambiente y para la sociedad, algo que consideran el triángulo perfecto. (Lea: Los jugos Bio Amayu, hechos de superfrutos del Amazonas, llegan a Colombia)

 

 

Perú, Estados Unidos y ahora Colombia

 

Si bien llevan más de cinco años en este proyecto, el primer producto que salió al mercado fue hace año y medio en Perú, y unos meses iniciaron la comercialización en Estados Unidos. Ahora buscan conquistar el mercado de Colombia, comenzando por Bogotá, Medellín y Cali.

 

“Llegamos con los jugos de camu camu y moriche, así como también el Bio Amayu de arándano, que aunque no viene de la selva sino de la costa, es también un superfruto por su contenido de antioxidantes. Son 100 % jugo, sin colorantes ni saborizantes artificiales ni azúcar añadido”, explicó.

 

Además de innovar con el uso de estos superfrutos, Bio Amayu también innovó con la forma de producción y comercialización, pues compran la materia prima directamente a más de 30 comunidades amazónicas que habitan en áreas protegidas.

 

Además, lo llevan directamente al usuario por medio del e-commerce o comercio electrónico, lo que quiere decir que no están en grandes superficies o tiendas físicas, sino que ofrecen el producto en su página web y lo entregan directamente a la casa del usuario.

 

 

La misión: la defensa de la Amazonía

 

El funcionario argumentó que aun cuando el proyecto nació en Perú, no se debe pensar en la Amazonía como un territorio que está dividido por fronteras de países que fueron creados hace 200 años, sino que es un organismo vivo que lleva más de cinco millones de años.

 

La Amazonía no conoce fronteras, es un solo organismo. Da igual dónde lo protejas, igual hay que protegerlo. Da igual que el 17 % de la deforestación ocurra en Colombia, Brasil, Perú, Ecuador o Bolivia, pues si llega al 20 %, se colapsa el sistema”, advirtió.

 

Además de que se trata de un organismo interconectado, aclaró que en Colombia también hay moriche y camu camu, por lo cual han pensado extender la relación con comunidades en este país. (Crónica: Indígenas del Amazonas colombiano, al rescate de su cultura y territorio)

 

El equipo está integrado por personas de distintos países de Iberoamérica, incluida España, de donde López-Dóriga es originario. Según él, así como la Revolución Industrial nació en Europa y Estados Unidos, la Revolución Natural debe nacer de los países biodiversos, los latinoamericanos.

 

En la actualidad, trabajan con las comunidades Shipiba ubicada en el departamento de Ucayali, y la Cocama Cucamilla en el departamento de Loreto (Perú). También están trabajando con la ONG Saving the Amazon para generar más vínculos con comunidades en Colombia.

 

Empezamos con 9 comunidades dentro de la reserva nacional Pacaya-Samiria, que son dos millones y medio de hectáreas. (…) A ellas les compramos a ellos el producto, el moriche, el camu camu, y se convierten en los guardianes de la reserva porque no van a permitir que nadie entre a cortar los árboles, que son los que le dan el sustento”, relató.

 

Luego, por medio de un acuerdo con el programa Partnerships for Forests del gobierno de Reino Unido, han cerrado un convenio donde ellos les ayudan para extender esta relación a otras 22 comunidades para enseñarles a crear una empresa, cómo vender, y se conviertan en lo que llaman “emprendedores del oro verde”.

 

 

En busca de los consumidores conscientes

 

En Colombia, iniciaron la venta en tres ciudades principales, pero ya distribuyen a todo Perú y Estados Unidos. En el primero también ofrecen los jugos en tiendas físicas, pero en el gigante norteamericano solo hacen ventas a través de Amazon.

 

A diferencia del consumo tradicional, que a mayor demanda de los consumidores, más espacio se requiere para satisfacerla, la apuesta del grupo AJE y los jugos Bio Amayu es por un consumo donde una mayor demanda garantiza la conservación de la Amazonía.

 

“Cuanto más vendamos, más vamos a proteger. Mientras más producto demande el usuario, vamos a requerir más producto, lo que significa que más comunidades se van a adherir a este proyecto y más territorio va a ser protegido contra la depredación”, argumentó. 

 

El director de Sostenibilidad de AJE reveló que las ventas en Perú se han triplicado en el último año y esperan que Colombia represente el 20 % del negocio para este 2021. No obstante, aclaró que no buscan el crecimiento por sí mismo, sino uno sostenible, que sea haga de manera paulatina para integrarse poco a poco con la cadena productiva en nuestro país.

 

“(En las 3 ciudades de Colombia) está condensada la mayoría de usuarios conscientes, que están preocupados por este triángulo: bueno para mí, bueno para las comunidades y bueno para la Amazonía. En Colombia hay una gran conciencia de la importancia de proteger la Amazonía y luchar contra el cambio climático”, remató.

 

Conozca más del proyecto Bio Amayu en este video: