Avances y participación de la mujer rural en Colombia

Por: 
CONtexto ganadero
17 de Junio 2019
compartir
Mujer ganadera, mujer rural, mujeres, ley, decreto, Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, beneficios, fortalecer, empoderamiento, participación importante, capacitación, participación laboral, género, términos sociales, culturales, CONtexto ganadero, ganaderos Colombia, noticias ganaderas Colombia
Las mujeres han demostrado tener la capacidad de asumir roles que antes solo podían ejercer los hombres, manifestó la funcionaria. Foto: Cortesia

La directora de Mujer Rural del Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, Ana Virginia Mujica, habló con CONtexto ganadero sobre los trabajos que se vienen adelantando para fortalecer el rol de la mujer rural en Colombia.

 

Mujica es economista de la Universidad de Los Andes, con maestrías en Economía de la misma universidad y en Desarrollo Internacional de la Universidad de Oxford en el Reino Unido. Cuenta con más de 7 años de experiencia en temas de política social y equidad en América Latina y África.

 

Sobre la mujer rural, detalló sobre algunos avances y trabajos realizados que se vienen adelantando desde la dirección y reveló cómo participan las productoras como eje central de este programa.

 

CONtexto Ganadero (CG): ¿Cuál es el trabajo que realiza el Ministerio de Agricultura con las mujeres rurales?

 

Ana Virginia Mujica (AVM): Lo primero que hay que mencionar es que esta dirección se creó en el Plan Nacional de Desarrollo del Gobierno anterior  2014-2018, en donde se contempla la creación de la dirección y todo lo que tiene que ver con políticas públicas para las mujeres rurales. Aparte de toda la coordinación y gestión que se debemos realizar con las entidades adscritas y vinculadas al sector con el Ministerio o con otros sectores, nos encargamos principalmente como dirección del trabajo de políticas públicas o lineamientos de políticas paras las mujeres, esa es la principal función de la dirección. Estas políticas, lineamientos, programas o iniciativas siempre las realizamos basados en la evidencia. (Lea: La Mujer Palmera Campesina 2019 es de Cúcuta, Norte de Santander)

 

 

CG: ¿Qué trabajos importantes se han adelantado con las mujeres rurales hasta el momento?

 

AVM: En alguna de la oferta que sale del Ministerio de sus entidades adscritas y vinculadas, existe una priorización o unas medidas afirmativas para las mujeres rurales. Por ejemplo, el programa de Vivienda e Interés Social Rural ya tiene decreto reglamentario. Las mujeres cuentan con una priorización en la asignación del subsidio, reciben un puntaje adicional por ser mujeres y madres cabeza de hogar. Desde la dirección se está revisando la Ley 1900 de 2018 con el fin de realizar el ajuste que haya que hacer en su momento, esto con el fin de brindar protección a las mujeres en la asignación del subsidio.

 

Contamos con una meta bimensual con todos los enlaces del género del sector, mediante la cual se mira cual es la oferta institucional y donde hay priorización. Vale la pena resaltar que se va a reglamentar todo lo que tiene que ver con el subsidio para las mujeres rurales, para la prestación del servicio de extensión agropecuario.

 

 

CG: ¿Qué se ha trabajado con la Ley 731 de 2002?

 

AVM: Se están realizando revisiones con organizaciones de mujeres y representantes de las mismas a nivel nacional para definir hacia dónde se tiene que ir en materia de reglamentación de la ley. Hay unas cosas que tienen que ver con las cajas de compensación, que si eventualmente habría que modificarse, pero más por un tema de cambio de institucionalidad que hoy no se refleja. Pero si se mira más desde una óptica como la problemática histórica que han tenido las mujeres rurales, en ese sentido sigue siendo vigente. Hay que aclarar que esta ley abarca otras entidades del Gobierno Nacional.

 

En lo que concierne a nosotros, en financiamiento, hoy contamos con la línea especial de crédito para mujeres rurales de bajos ingresos y la priorización de los subsidios especiales; se está evaluando el tema del Fondo de Fomento para las Mujeres Rurales (Fommur) para determinar cómo debe orientarse para que vuelva a operar como tiene que operar, siendo autosostenible. Lo que refiere a tierras, la ley contempla una titulación conjunta o a nombre de conyugue o compañero permanente. Se está trabajando sobre la reglamentación, la cual también se establece en el Decreto 902 del 2017 y donde se indica que se tiene que hacer titulación conjunta para predios baldíos. Y en vivienda hay una priorización para mujeres, por lo que ya se está cumpliendo.

 

 

CG: ¿Cómo ha visto la participación de las mujeres en el sector rural?

 

AVM: Las mujeres, en cada uno de los temas que manejamos desde el sector, tienen una participación importante, con potencial a mejora, sobre todo con lo que tiene que ver con generación de ingresos. Las mujeres tienen un gran potencial de contribución hacia toda la generación de ingresos y superación de la pobreza en zonas rurales. (Lea: Primera mujer asume la presidencia de Asosubastas)

 

Desde el sector específicamente las capacitaciones se han hecho enfocadas hacia el fortalecimiento asociativo, algún tipo de asistencia técnica y educación económica y financiera para permitir inclusión en el sistema financiero del sector agropecuario. Las mujeres más que capacitaciones quieren ser apoyadas para el desarrollo de sus actividades productivas.

 

En cifras, la participación laboral de las mujeres rurales es del 40 %, el resto son rurales pero se dedican a otras labores, de ellas 1 de cada de cada 10 mujeres rurales se encuentra hoy en día desempleada. En comparación con los hombres, tienen una menor participación en el mercado laboral y además de eso están enfrentando una tasa de desempleo cercana al 10 %, que es muchísimo más alta que la de los hombres, que es aproximadamente del 3 %. Hay una desventaja importante.

 

Finalmente, es importante mencionar que todavía hay un trabajo importante por hacer en términos de cambio sociales y culturales que se permitan que esos roles de género tradicionales cambien, remató.