La productividad, clave para mejorar los márgenes de utilidad en lechería

Por: 
CONtexto ganadero
03 de Octubre 2022
compartir
Producción de leche
La cadena láctea tiene entre sus grandes retos mejorar la productividad para elevar sus niveles de rentabilidad. Foto: agritotal.com

La cadena láctea muestra un resultado favorable en el primer semestre del año aunque en el caso de la ganadería de leche, las diferencias en productividad explican en buena medida las variaciones en utilidad.

 

Así lo plantea un trabajo del grupo de investigaciones económicas de Bancolombia que muestra que en los departamentos analizados (Antioquia, Cundinamarca y Valle) la productividad ha decrecido desde 2020, y es muy posible que se asocie a un menor uso de alimento balanceado en la medida en que se ha encarecido. Pero también puede verse que, para un mismo año, mientras mayor es la productividad mayor es la utilidad del negocio.

 

Por eso, señala que más que ser grande, se trata de ser eficiente. El principal reto es cómo ser rentable en un sector tan sensible a cambios en el precio de las materias primas. La respuesta parece venir de la mano de la productividad. 

 

Los datos en campo no parecen mostrar una relación entre el tamaño del hato per se y la utilidad por área al mes, mientras que cuando aumenta la productividad (producción de leche por hectárea) la utilidad por hectárea crece de manera exponencial. La productividad parece ser la mejor manera de blindar la finca ante los cambios del mercado.

 

El reto es ayudar a construir, entre todos, un sector competitivo. La dispersión geográfica y la diversidad de tipos de productor lechero en el país es muy amplia y, por ende, no existen soluciones únicas desde lo técnico por lo que se hace necesario construir información a nivel de predio, con un alto nivel de detalle. (Lea: Exportaciones de lácteos cayeron en comparación con enero de 2021)

 

De acuerdo con el informe, en 2021 el crecimiento de los costos afectó el margen bruto de la lechería especializada, que, según estimaciones a partir de cifras compartidas por la firma Finca S.A.S.-Contegral S.A.S, pasó del 18 % en 2020 a un promedio del 10 % en 2021. Con el crecimiento del precio este año el margen se ha recuperado pero, además, llama la atención el buen desempeño de la ganadería en Cundinamarca por su mayor eficiencia en costos donde, comparado con Antioquia, se evidencia una ventaja importante en el rubro de mantenimiento de potreros.

 

La agricultura de pastos es una oportunidad para mejorar la rentabilidad del negocio. El peso del costo por mantenimiento de potreros dentro del total pareciera ser superior para los productores de Antioquia, con un peso relativo que para lo que va de 2022 está alrededor del 28 %. Esta tendencia es causada por una menor fertilidad natural de los suelos antioqueños, que lleva a una mayor necesidad de fertilización.

 

Este factor podría ser aprovechado por los productores para buscar implementar prácticas de agricultura de pastos que les permita mejorar la productividad del pasto y diluir este costo, más cuando la suplementación alimenticia se encarezca.

 

Caída de exportaciones

 

De otro lado el informe señala que el conflicto ucraniano le pasó factura a las exportaciones lácteas colombianas ya que en 2021, aunque escasas, lograron duplicarse en valor, pero este año, a mayo, muestran una caída a la mitad, especialmente por cuenta de la leche en polvo que se venía enviando a Rusia.

 

Una de las estrategias de largo plazo del gremio procesador ha estado en poder desarrollar el mercado de exportación, aprovechando la certificación de país libre de aftosa con vacunación, para aprovechar la capacidad de pulverización y encontrar una salida en momentos de excedentes de producción. (Lea: El recorrido que ha hecho Colombia para restablecer la exportación de lácteos)

 

Sin embargo, desde hace algún tiempo se viene afectando la oferta de leche en las zonas especializadas del país. Esto se refleja, según Bancolombia, en el fuerte aumento en las bonificaciones voluntarias que ha venido pagando la industria; la caída en inventarios; y, un aumento del 37 % en el volumen de importaciones de leche y productos lácteos a mayo de este año, cuando precisamente los precios internacionales y la tasa de cambio estaban al alza.

 

Ante el mayor precio de la leche, los ganaderos responden con una mayor oferta para acopio. Sin embargo, los precios de los insumos en 2021 golpearon los márgenes del ganadero, lo cual llevó a una caída en el acopio formal (-7 %). El acopio este año se recupera con un crecimiento a mayo de casi 8 %, gracias a que los ganaderos se han visto incentivados a invertir en fertilización y cumplir con los programas de alimentación y, por el otro, hay un mayor incentivo a venderle a la industria formal ante el acelerado aumento del precio (48 % a mayo).

 

No obstante, los costos de producción siguen preocupando en 2022. De seguir creciendo la oferta es posible que la industria decida recortar sus bonificaciones voluntarias. En ese punto, preocupa que la caída en precio vuelva a afectar los márgenes del ganadero. 

 

Aunque los insumos en los mercados internacionales han corregido parcialmente a la baja, las dificultades logísticas y el nivel de la tasa de cambio no han permitido que esto se traduzca en ahorros significativos en los costos. Una caída en precios más veloz que el ajuste en costos generaría de nuevo una situación de inestabilidad en el sector.