Paneleros le ponen el 'pecho' a la crisis y venden silo a ganaderos

Por: 
Luisa Gómez Rodríguez
19 de Mayo 2015
compartir
producción silo caña panelera integral
Con esta iniciativa se generan 320 empleos directos. Foto: Martín Zambrano.
Para los paneleros el panorama actual revela que el costo de la producción resulta más elevado que la venta del producto, hasta el punto en que algunos señalan que no solo producen a pérdida, sino que van a desaparecer, por cuenta de varios aspectos como la dificultad para acceder a créditos y el pago de los mismos, la compra de maquinaria y el establecimiento de nuevas tecnologías que les permitan ser más competitivos.
 
Sin embargo, algunos se resisten a desaparecer y buscan alternativas que les ayuden no solo a mejorar sus condiciones de vida, sino a preservar la vida laboral de cientos de familias rurales y también contribuir con la alimentación del ganado bovino colombiano. (Lea: Gobierno y Fedegán adelantan entregas de 10 mil toneladas de silo de caña)
 
Es el caso de la empresa Inducaña, que a raíz de la sobreproducción de caña panelera y de panela, vio en el silo una salida para seguirle apostando a esta actividad rural. En diálogo con CONtexto ganadero Luis Fernando Paipilla, representante legal de la empresa, explicó que en la actualidad la entidad cuenta con 8 plantas de producción entre Santander y Boyacá, y que en ellas se generan 320 empleos directos.
 
Lo que hicimos fue parar en el tema de la producción con los trapiches, para iniciar el proceso de obtención del silo de caña. Para ello, rotamos los sitios de trabajo entre los productores de la Hoya del Río Suárez, que están Boyacá y Santander. La idea es que los pequeños productores también se vean involucrados en este tema para evitar que sigan produciendo panela y obtener el silo”, aseguró Paipilla
 
El vocero contó que los productores aliados a esta iniciativa se encuentran en municipios como Barbosa, San Benito y Suaita, y se espera que muy pronto se incluyan a los que están en Gámbita, Boyacá. Mientras que por el lado de Santander están San José de Pare, Santana, Chitaraque y también se vincularán a los agricultores de Togüí. (Lea: Inician las entregas de caña integral ensilada en La Guajira)
 
¿Cómo inició todo?
 
La idea nace de la crisis tan profunda que estamos viviendo los paneleros a nivel nacional. Un noche, en una conversación que teníamos con el ministro de Agricultura y Desarrollo Rural, Aurelio Iragorri Valencia, le comentamos qué podíamos hacer con la producción de caña panelera porque estamos ahogados con los precios tan bajos que recibimos. Entonces le dijimos que los ganaderos, tanto productores de carne, como de leche, tenían problemas de alimentación de sus animales y él habló con el presidente de Fedegán (José Félix Lafaurie Rivera) y se hizo el acuerdo”, manifestó el representante de Inducaña.
 
En la actualidad, dentro del proceso, están vinculadas 61 haciendas y su capacidad de producción en de 160 toneladas de silo al día, pero la empresa busca expandirse y llegarle a otros productores que no tienen la posibilidad de comercializar la caña.
 
Así se produce el silo de caña panelera integral
 
“Iniciamos con el arreglo de las tierras y la limpieza de las mismas, después viene el arado y seguimos con el rastrillado y zurcado. Para eso nos ayudamos con una máquina donde ponemos la caña o el cogollo para que nazca la plántula, que posteriormente le da origen a los cañadulzales. Luego hacemos unas correcciones de pH en los suelos, las fertilizaciones cuando la estación radicular de las plantas están grandes, para que puedan absorber los elementos nutritivos de los abonos. Después procedemos a hacer control de malezas y hacemos la pela de las hojas secas para que la planta se oxigene y la caña se desarrolle mejor”, precisó Paipilla. (Lea: Silos de caña de azúcar, mejores de lo que usted se imagina)
 
Posteriormente, a los 18 meses se hace el corte para la producción de panela, pero para el caso de la producción de silo se realiza a los 14 meses. Entonces se da inicio al corte manual, de acuerdo a la topografía de la zona; la labor está a cargo de un operario con un machete, quien luego pica la caña en trozos de un metro 20 centímetros, aproximadamente, y es llevado al sitio de trabajo con la ayuda de mulas (burros), y finalmente se da inicio a la parte industrial.
 
La construcción del silo se hace con la ayuda de una ensiladora de 12 cuchillas y va a un vagón autodescolgable, que lleva la caña a una máquina que se llama kilo-bolsa y de ahí se saca el producto con un peso de 50 kilos, aproximadamente. A esto se le adiciona la melaza y sal mineralizada. Posteriormente, se cierra con un nudo especial y por último se lleva al sitio de carga con unas volquetas”, añade el vocero de Inducaña.
 
 
De acuerdo con Fredy Ruiz, médico veterinario zootecnista del Fondo Nacional del Ganado, FNG, el cual es administrado por la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, este es un suplemento alimenticio en fresco que se le entrega a los productores bovinos, por ende, tiene un tiempo útil de vida de 2 meses una vez se empaca. (Lea: Dieta en bovinos, clave en el engranaje de la industria agropecuaria)
 
Ruiz señaló que está hecho con caña panelera y es altamente energético. Tiene buen contenido de almidones, alrededor del 48 %, proteína de 2,6 %, fibra detergente ácida con un 26 % y fibra de detergente neutra de 38 %, la materia seca varía entre el 32 % y el 36 % del producto y, por último, unos niveles de fósforo del 0,8 % y de calcio de 0,04 %.
 
Este suplemento se usa en estados de emergencia, en aras de mantener al ganado en óptimas condiciones. Cabe aclarar que este alimento no mejora ni potencia las condiciones del sistema animal. El silo debe tener un buen manejo, tanto en su almacenamiento, como en su administración a los animales”, afirmó Ruiz.
 
El médico veterinario dijo que el silo puede durar hasta 2 meses almacenado dentro de la bolsa, sin abrirla. Una vez se vaya a usar, los animales deben consumirlo en el menor tiempo posible, máximo una semana. Asimismo, comentó que la administración de este alimento a los semovientes debe ser máximo de 2 kilogramos por bovino al día, ya que si se suministra en cantidades altas le puede generar al animal acidosis.
 
Por ello, Paipilla profundizó al explicar que la empresa está preparada para despachar 160 toneladas al día durante 6 días a la semana, en aras de responder a la demanda de las 10 mil toneladas, según el acuerdo que Inducaña tiene con el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural. (Lea: No solo de pasto vive el ganado, tenga en cuenta otras opciones)
 
“Hay que señalar que una de las estrategias que nosotros tenemos para que el silo llegue en buenas condiciones a los predios es la bolsa de calibre 6. También están los amarres, que son una técnica especial para que los nudos no se corran; hay uno en particular, que le tienen varios nombres nacional, aquí le llamamos ‘El Ahorcado’ o ‘El Marrano’, que hace que el contenido se mantenga estable y que el cuello de la bolsa no se abra. Por último, está la agilidad y la experiencia que tengan los cargadores en el transporte interno y externo, por eso lo que más se exige es el cuidado”.
 
 
Una iniciativa social, con fines rentables
 
Para el representante legal de Inducaña, esta iniciativa no solamente involucra la economía del sector, por eso puntualizó: “siempre he pensado que la crisis trae pensamientos positivos y así nos llegó esta idea, teniendo en cuenta el panorama por el cual atravesamos en la actualidad. No teníamos otras opciones, porque algunos pueden venderle la caña a los ingenios para la producción de azúcar o etanol, nosotros no tenemos esas posibilidades, así que estamos obligados a generar panela”.
 
El costo de producción por panela está entre los $1.800 y $1.900 y cuando hay sobreproducción el pago que recibe el productor es de $1.000. “Producimos a pérdida, y a ello se suma el pago de la mano de obra. No podemos dejar a tantas familias por fuera del negocio”, describió el representante de Iducaña que está seguro que la iniciativa de comercializar silo fue una muy buena opción para ponerle el 'pecho' a la crisis.