Conozca cómo controlar los hormigueros en sus cultivos

Por: 
CONtexto ganadero
16 de Enero 2023
compartir
Control de hormigueros en cultivos
La clave del control de hormigas es contaminar el hongo de la hormiga en su propia casa. Foto: Sobre La Tierra

El control de los hormigueros en los cultivos es una acción que se debe realizar en los predios. Es recomendable que esta actividad se realice cuando el hormiguero tenga pocos días de ser creado. Conozca más detalles.

 

Jairo Restrepo Rivero, ingeniero agrónomo y conferencista técnico a nivel a nivel mundial, explica que es normal que debajo de los árboles se encuentren hongos desarrollados por las hormigas, que necesita para reproducirse. “La hormiga lleva las hojas más verdes, ricas en azucares, a sus galerías y allí lo inocula con otro hongo”, dice. (Lea: Control de la hormiga arriera en sistemas silvopastoriles

 

Este hongo le permite procesar una serie de carbohidratos para sobrevivir dentro del hormiguero, teniendo en cuenta que estos espacios son muy selectivos y limpios, ya que las hormigas no permiten que su hongo se contamine debido a que su vida depende de esa nutrición y reproducción que tiene dentro de su casa.

 

Por eso, “la pelea del productor es jugar a contaminar el hongo de la hormiga en su casa. Eso lo hacemos con el preparable”, dice Restrepo Rivero.

 

Para el profesional, los árboles que son atacables son de la agricultura química porque tienen descontroles debido a los fertilizantes químicos y nitrogenados, que hacen que, con la cantidad de aumento de las hojas, las hormigas detecten esta peculiaridad y decidan atacar. (Lea: Hormiga arriera, un nuevo dolor de cabeza para los ganaderos)

 

Este hongo penicillium es antagónico al hongo de la hormiga. Por eso hay que intentar localizarlo en el hormiguero.

 

Por eso, “siempre hay que estar atentos a hormigueros pequeños, haciendo el control biológico con penicillium o por medio del control mecánico. En el caso de ser un hormiguero pequeño, se va a localizar el hongo de la hormiga”.

 

Por lo general, el control cultural está dirigido a la destrucción de hormigueros nuevos, los cuales deben ser buscados al inicio de las lluvias, desenterrando a la reina y matándola. Otro método es utilizando cultivos trampa, cuyas hojas son llevadas por las hormigas hasta el hongo produciendo su intoxicación.

 

Cuando se habla de control físico o mecánico, se entiende por la destrucción mecánica de los hormigueros utilizando palas, picas, sondad o combustibles, para encontrar la reina y matarla. Se consiguen resultados en hormigueros nuevos o pequeños de fácil acceso y manejo.

 

También existe el control biológico que se presenta a través de preparadores, parásitos y microorganismos patogénicos, especialmente durante el vuelo nupcial y algunas horas después es importante para el manejo de la hormiga.

 

Finalmente, hay que tener claro que existe el control químico, pero que es mejor no usarlo para no contaminar la tierra y afectar la productividad del suelo en su predio.