Conozca cómo influye la fase lunar en la poda de sus árboles

Por: 
CONtexto ganadero
02 de Agosto 2022
compartir
Fases lunares para podar árboles
Las fases lunares influyen mucho en la poda de árboles para su crecimiento o para limpieza. Foto: cotilleando.com - madariaga.gob.ar

Las fases de la luna siempre han sido un aspecto importante para los productores que trabajan con la tierra, por eso, hasta la poda de los árboles, en muchas ocasiones, está basada en este tema. Conozca más detalles.

 

En el canal de Youtube de Campo y agricultura se expone que existe una fase lunar que es la más idónea para hacer podas en árboles y arbustos. Hay que tener en cuenta que todo dependerá del objetivo que tenga cada trabajador del campo con la poda, pues existen podas de formación para estimular, podas de limpieza, entre otras. (Lea: La luna y sus efectos reproductivos en las vacas)

 

El mundo vegetal se encuentra condicionado por las diversas variabilidades solares, como ocurre en el caso del fototropismo, la luna también es capaz de influir sobre el ciclo circular regular y biológico de los seres vegetales, basado en la movilización de su campo gravitatorio en general.

 

La gravedad lunar, al igual como ocurre en el caso de las mareas, es capaz de movilizar, dirigir y canalizar el sentido de circulación de la savia vegetal durante distintos momentos a lo largo del mes, como menciona el portal Poda de árboles.

 

Generalmente se asocia la fase con la posición descendente del satélite, de allí que el campo gravitatorio lunar empuje la savia vegetal de descenso, y exista por tanto una alta concentración de nutrientes en las raíces, y demás partes bajas de las plantas.

 

En el canal Campo y agricultura se menciona que, por ejemplo, si se tiene una cerca viva y lo que se quiere es que esta desarrolle mayor cantidad de forraje, el productor debería realizar la poda cuando esta sea mayormente estimulada que es en la fase llena, que hace referencia al momento cuando se esté acabando el cuarto creciente. (Lea: Conozca cómo debe ser el manejo de las cercas vivas)

 

Esta fase es la más indicada en arbustos o árboles para desarrollar o estimular su producción de biomasa, en donde tiene que incluir las fases de creciente, luna llena y menguante.

 

Para el caso en el que el productor quiera realizar podas para limpieza, tratando que el árbol no se vea afectado por los cortes, se necesita que no haya mucha savia en las ramas y tallos, que sucede cuando se tiene la mayor cantidad de savia en la raíz en las fases lunares en donde hay menor cantidad de luz, más específicamente en la mitad del menguante hasta cuarto creciente.

 

Las actividades de podas que se realicen en esta etapa deben tener como objetivo la eliminación de plantas invasoras, adventicias y malas hierbas. Existe poco o nulo crecimiento vegetal, por lo que el riego constante debe ser vigilado. De igual manera, la adición de nutrientes y tierra nueva deberá ser un hecho igualmente considerado.

 

En la fase de cuarto menguante, la poda debe realizarse con el objetivo de eliminar las hojas marchitas y diversas especies invasoras, siendo por tanto un tipo de poda de mantenimiento y adecuación.

 

En este orden de ideas, existe una notable influencia de las diversas fases de la luna sobre la poda de árboles, que no solamente constituye un hecho importante y notable, sino que además sigue siendo la aplicación utilitaria en diversas facetas agrarias de la actualidad.