Fedesarrollo desmiente tres mitos del agro en Colombia

Por: 
CONtexto Ganadero
17 de Octubre 2013
compartir
Tratado de Libre Comercio con EEU U
Los Tratados de Libre Comercio generan inconformidad del campesinado colombiano. Foto: CONtexto Ganadero.
La entidad presentó su informe mensual llamado ‘Tendencia económica’, en el que explica el impacto que tiene el acuerdo comercial suscrito con Estados Unidos sobre el gremio agropecuario de nuestro país.
 
La Fundación para la Educación Superior y el Desarrollo, Fedesarrollo, reveló el informe correspondiente al pasado mes de agosto, en el cual analizó el impacto que tienen en el sector agropecuario los diferentes Tratados de Libre Comercio, TLC, que ha suscrito el país, haciendo énfasis en el inconformismo del campesinado colombiano y la urgencia de atender las necesidades de dicho segmento de la población colombiana.
 
El análisis, titulado Tendencia económica, gira en torno a la entrada en vigencia del TLC con Estados Unidos, al explicar que este acuerdo comercial es el 'caballito de batalla' de muchos aquellos que protestan, así como de sus líderes.
 
La participación del sector agropecuario en el PIB mantuvo un comportamiento similar a lo que se registra en todo el mundo: en 1990, en Colombia era cercano al 17%, mientras que al cierre de 2012 fue de tan solo un 6,5%. Mientras que en el mundo, pasó de 6,2%, en 1990, a 3,1%, en 2010”, informa el documento.
 
La Fundación hace énfasis en la paradoja de que el inconformismo agrario de 2013 ha coincidido con una expansión de su producción, asegurando que este fenómeno ha estado sustentado no solo por el reconocido proceso de renovación cafetera, sino por el comportamiento de otros bienes agrícolas que, como la papa o las frutas, han mostrado crecimientos de dos dígitos en los primeros seis meses del año, consolidando el mejor desempeño del sector en la última década e incrementando, por primera vez en muchos años, la participación del sector en el PIB.
 
En este contexto, tanto los líderes de las protestas campesinas como algunos analistas económicos, han sugerido que el problema es de precios, asociado a la intensificación de la competencia internacional derivada de la suscripción de tratados de libre comercio, en especial con Estados Unidos”, asegura el informe. (Lea: Gremios revelan los impactos del TLC con Estados Unidos)
 
Los 3 mitos según el informe de Fedesarrollo
 
El análisis de Fedesarrollo habla de tres mitos e indica que las importaciones agregadas de productos agrícolas no se incrementaron con la implementación del acuerdo comercial con los Estados Unidos, pero sí hubo sustitución.
 
Es decir, se dejó de importar víveres de otros países para importar las mismas cantidades de estos desde los Estados Unidos, aprovechando las ventajas del Tratado de Libre Comercio”, añade.
 
Un segundo mito que la Fundación para la Educación Superior y el Desarrollo explica es que Colombia importó más productos agrícolas mediante los TLC que lo que exportó en total el sector, cuando la realidad es que el país tiene un superávit en este rubro aún después de entrar a funcionar el acuerdo con el país del norte. (Lea: Colombia importa más leche de la que exporta en relación comercial con Estados Unidos)
 
El tercer mito, que asegura que “la producción agrícola nacional disminuye a causa de la competencia con los bienes agrícolas importados”, es desmentido aseverando que ha pasado todo lo contrario desde que entró en vigencia el TLC con los Estados Unidos, haciendo hincapié que la agricultura jalonó el crecimiento de la economía colombiana en lo corrido de 2013, lo cual no ocurría desde el 2001.
 
En el estudio, Fedesarrollo concluye afirmando que la política pública de protección comercial implementada por el Gobierno, le hace más daño al país, ya que promueve la ineficiencia y traslada una presión de precios al consumidor sin solucionar el problema de fondo para los productores.
 
Los mitos sobre la incidencia negativa del TLC sobre el sector agrícola son infundados. Por un lado, las importaciones de productos agrícolas no se incrementaron tras la entrada en vigencia del tratado, aunque sí lo ha hecho la composición del origen de las importaciones”, culmina el estudio.