Los drones siguen ganando terreno en la agricultura mundial

Por: 
CONtexto Ganadero
17 de Diciembre 2013
compartir
Drones para el campo
Robert Blair, un agricultor de Idaho, EE.UU., acaba de construir su propio dron. Foto: Cortesía - La Tercera.
Los expertos coinciden en que esta tecnología es ideal para monitorear y proteger grandes superficies rurales y hacer más eficiente y rentable esta actividad en todo el planeta y los productores más temprano que tarde han decidido atender estas voces.
 
Hace apenas un par de semanas que Amazon, el gigante de las compras por internet, anunció que tiene planeado utilizar drones para entregar los productos que los usuarios compran a través de su plataforma. Este aviso además de generar un revuelo mediático de corta vigencia, demostró que las compañías están empezando a contemplar las tecnologías autónomas para el desarrollo de actividades cotidianas.
 
Una situación en la que el agro ya ha recorrido un camino importante. Robots autónomos que siembran y recogen la producción y drones para monitorear el comportamiento de los cultivos ya hacen parte de una gama de alternativas para que el sector agropecuario abra las puertas hacia una revolución. Robert Blair, un agricultor de Idaho, EE.UU., ha decidido tomarle la delantera al tema y acaba de construir su propio dron, un avión miniatura al que equipó con cámaras para monitorear las 600 hectáreas que posee. (Lea: Drones y radares apoyarán el proceso de restitución de tierras en Colombia)
 
La nave pesa menos de 5 kilos y mide aproximadamente 1,50 mts de largo. Con esto, le da una mirada detallada al ganado y los cultivos de trigo, guisantes, cebada y alfalfa. "Es una gran herramienta para recolectar información y tomar mejores decisiones, y eso que apenas estamos empezando a descubrir lo que puede hacer para los agricultores", le dijo Blair, quien vive en Kendrick, Idaho, al diario La Tercera.
 
A su vez, para algunos expertos en EE.UU., la agricultura es el mercado más prometedor para estas aeronaves teledirigidas, porque su tecnologí­a es perfecta para sobrevolar granjas de grandes dimensiones y amplias áreas rurales, donde la privacidad no es una preocupación.
No obstante, la Administración Federal de Aviación (FAA por sus siglas en inglés) no permite el uso comercial de estas aeronaves. Los investigadores y los productores como Blair solo pueden solicitar certificados experimentales para investigación y desarrollo, demostraciones de vuelo o entrenamiento de tripulaciones.
 
El año pasado, el Congreso de EE.UU. pidió a la FAA que para 2015 se pueda abrir el espacio aéreo de Estados Unidos. La FAA está en el proceso de desarrollar sus guías para el uso de drones, pero el proceso llevará más tiempo del sugerido por el Congreso.
 
Por su parte, investigadores de la Universidad de Oregon, quienes usaron drones para supervisar cultivos de papa durante este 2013 señalaron que: “esta tecnologí­a podrí­a revolucionar la agricultura, al aumentar la salud de los cultivos, mejorar el manejo de los campos, reducir costos y aumentar los rendimientos”. (Lea: La agricultura robotizada empezará a dar sus primeros pasos)
 
En países como Japón y Brasil, compañías multinacionales, ingenieros y agricultores ya han desarrollado aeronaves no tripuladas equipadas con cámaras y otros sensores para supervisar cultivos, comprobar que no haya plagas o esparcir pesticidas o fertilizantes con precisión. Tales aeronaves ya se utilizan en la agricultura en paí­ses como Japón y Brasil.
 
“Sabemos que las posibilidades son infinitas: dispositivos voladores que pueden ahuyentar pájaros de los campos, polinizar árboles, monitorear las capas de nieve para pronosticar mejor la disponibilidad de agua cuando se derrita, supervisar los sistemas de riego e incluso plantar o cosechar cultivos”, puntualizó Blair desde Idaho.
 
Drones contra la hierba improductiva
 
En España, un grupo de investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, CISC, en España, ha venido trabajando en un sistema que detecta el crecimiento de plantas improductivas o de mala germinación en cultivos extensivos mediante tecnologías de monitoreo aéreo, conocidas como drones.
 
Los resultados del trabajo fueron publicados el pasado mes de octubre en la revista estadounidense PLOS ONE, en la cual se menciona que a través de estos aparatos se podrá reducir sustancialmente el uso de herbicidas, debido a que el monitoreo aéreo y terrestre de los drones es detallado y permitirá aplicarlos de forma localizada reemplazando la práctica habitual que obliga a los campesinos a hacerlo en todo el cultivo. (Lea: Los drones ayudarán a eliminar la hierba improductiva)
 
Este nuevo sistema además aumentaría los beneficios económicos de los agricultores, evitaría la aplicación innecesaria de compuestos fitosanitarios (herbicidas y pesticidas) y reduciría el consumo de recursos hídricos en los campos. “Gracias a los drones hemos obtenido imágenes de altísima calidad que nos han permitido diferenciar las malas hierbas de las plantas de cultivo, que en fases tempranas de crecimiento tienen una apariencia muy similar. Y es en esos primeros estadios de crecimiento sabemos si es necesario aplicar herbicidas y agua o no”, le explicó la investigadora del CISC, Francisca López-Granados a un diario ibérico.