Palmicultores de Tumaco piden agilizar desembolso de créditos

Por: 
CONtexto ganadero
27 de Marzo 2014
compartir
Cultivo de palma de aceite Colombia
Hay 838 hectáreas que inician su etapa productiva, sin los apoyos se perderá el esfuerzo en el proceso de renovación de palma. Foto: Fedepalma.
De acuerdo con Jens Mesa Dishington, presidente de Fedepalma, para restablecer 34 mil hectáreas de palma, “es urgente un programa de Gobierno robusto, claro, orientado a generar empleo, ingresos para la región y a contrarrestar el narcotráfico”.
 
Julio Sevillano Rodríguez, gerente de Palmeros del Pacífico Sur, Palmasur SAT, le hizo un llamado al Gobierno nacional para que agilice el desembolso de un crédito adicional dirigido a un grupo de pequeños productores de palma de aceite en Tumaco, Nariño, que se vieron afectados con la pérdida de 34 mil hectáreas por la Pudrición de Cogollo, PC, entre 2004 y 2006.
 
Sevillano también indicó que actualmente hay 838 hectáreas que inician su etapa productiva y agregó hay campesinos que están pendientes de volver a sembrar palma “es imperativo que se entreguen los recursos, o de lo contrario se perderá todo el esfuerzo e impulso para continuar con el proceso de renovación”.
 
Cabe recordar que aspectos como el narcotráfico, la guerrilla, el paramilitarismo, las bacrim, los fenómenos naturales, como la avalancha del río Mira en 2009 y la PC, han contribuido a incrementar la inseguridad en la zona y a ahondar la extrema pobreza de un municipio con más de 180 mil habitantes, según la actualización del último censo. (Lea: 2012, un año para el olvido en el sector palmero)
 
De otro lado, más oportunidades de trabajo, seguridad, mayor pie de fuerza y presencia por parte del Estado, son los reclamos que los tumaqueños le hacen al Gobierno nacional.
 
“No mendigamos ni pedimos regalado, pero sí solicitamos ayuda para avanzar hacia la reactivación económica de Tumaco donde se han logrado renovar 17 mil hectáreas en palma de aceite entre grandes, medianos y pequeños cultivadores”, expuso el líder palmicultor, quien dijo que el caso es crítico porque necesitan llevar el sustento básico a sus familias, en un escenario donde la falta de educación es alarmante y la desnutrición crónica en los niños no tiene solución.          
 
Frente a este tema, Gabriel Martínez Peláez, director de Asuntos Institucionales de la Federación Nacional de Cultivadores de Palma, Fedepalma, explicó que cuando sobrevino la PC en la región, se perdieron más de 10 mil empleos directos e indirectos por la enfermedad, “ahora con las nuevas siembras en palma de aceite, el empleo formal vuelve a dinamizarse, toda vez que las empresas del sector palmicultor cumplen estrictamente con sus trabajadores en el pago de prestaciones sociales, seguridad social, ARP y parafiscales. Cabe anotar que, según el Dane, el desempleo en Tumaco superó el 72%, mientras en Colombia se ubicó en 10,8%”. (Lea: Se crea frente para atacar la Pudrición de Cogollo)
 
Por su parte, Carlos Alberto López, coordinador técnico de viveros de la Corporación para el Desarrollo Agroempresarial de Tumaco, Cordeagropaz, indicó que en la actualidad hay 3 proyectos que se pueden llevar a cabo en 1.000 hectáreas y que el objetivo era que mientras se desarrollaba el vivero, llegaban los recursos necesarios, lo cual no ocurrió porque 2013 terminó sin lograrlo.
 
“En 2009 se inició la renovación con material híbrido, impulsada por grandes, medianas y pequeñas empresas, con el apoyo de Fedepalma y Cenipalma, y del total de los créditos entregados en ese momento, se asignaban $7 millones 500 mil por hectárea para los pequeños palmicultores, cuando por cada una se requieren mínimo $12 millones 350 mil, dado que el proceso de polinización que demanda el nuevo cultivo precisa de esta inversión para conseguir resultados óptimos”, agregó López.
 
Martínez Peláez argumentó que las entidades crediticias han tardado en entender que Tumaco, por las condiciones particulares que tiene, de inseguridad y pobreza, requiere de un tratamiento más flexible con periodos de amortización diferente y tasas de interés más bajas, y que la expectativa es que las solicitudes de crédito que cursan actualmente se puedan resolver pronto y favorablemente, así lleguen los esperados recursos que faciliten el impulso de la actividad palmera y por ende generen más empleo, desarrollo y estabilidad. (Lea: "No vivimos días fáciles, apostamos por la competitividad”: Jens Mesa)
 
El reverdecer de la palma apoya el tema social
 
Eduardo Correa, representante legal de Oleaginosas Salamanca, contó cómo un grupo de inversionistas del Valle del Cauca, “enamorados de Tumaco”, decidieron sembrar palma de nuevo, luego de la muerte de toda su plantación. “Otros hubieran salido corriendo pero ellos no, decidieron apostarle al híbrido OxG y es así como en una extensión agrícola de 3.000 hectáreas, ya se han renovado 1.400, que representan el reverdecer de la palma y de lo social, porque en la medida en que tengamos trabajo para la gente, esa mano de obra estará lejos de las actividades al margen de la ley, que son un verdadero flagelo para la región”, dijo el directivo.
 
Correa también expuso que el proceso ha sido lento y actualmente hay 250 personas vinculadas a Salamanca, pero la meta es de 1.200 trabajadores.
 
“Urge un programa de Gobierno robusto, claro y orientado”, Fedepalma
 
En su más reciente visita a Tumaco, el presidente ejecutivo de Fedepalma, Jens Mesa Dishington, expresó: “somos amigos del Gobierno y de la institucionalidad, pero a veces uno siente que no se quieren dejar ayudar y es quizá porque las prioridades para esta zona no han estado donde deben estar, por ejemplo en los temas de seguridad, ya que con paños de agua tibia no se va a superar y hay que tener en cuenta que si la zona es irregular, todo lo productivo hay que ponerlo bajo un plan especial, económico y social excepcional, porque los niveles de riesgo de trabajo en la región son sumamente altos. Es urgente un programa de Gobierno robusto, claro, orientado a generar empleo, ingresos para la región y a contrarrestar el narcotráfico”. (Lea: “Tendremos cero tolerancia con la Pudrición del Cogollo”, Jens Mesa)
 
Aún faltan 17 mil hectáreas de palma de aceite por renovar en Tumaco y en su mayoría corresponden a medianos y pequeños palmicultores, según Fedepalma. El reto ahora es tener los recursos necesarios con los cuales avanzar en la reactivación económica de la zona.