Sin claridad sobre la propiedad de la tierra, Colombia no logrará explotar su potencial agrícola, Fedepalma

Por: 
CONtexto ganadero
07 de Septiembre 2020
compartir
palma de aceite, Fedepalma, peticiones, seguridad jurídica, seguridad física, biodiesel, propiedad de la tierra, empleo, formalización, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero.
A los palmicultores de Colombia les preocupan temas comunes al sector como la seguridad jurídica y física, la infraestructura y la propiedad de la tierra, entre otros, y que fueron expuestos al presidente Iván Duque. Foto: Cortesía

Una serie de peticiones hicieron los palmicultores del país durante el Congreso Nacional de Cultivadores de Palma de Aceite 2020, entre las que están la necesidad de contar con seguridad física y jurídica.

 

Según la presidenta de la Junta Directiva de Fedepalma María del Pilar Pedreira González, “sin claridad sobre la propiedad de la tierra, Colombia no logrará explotar su potencial agrícola, que requiere altas inversiones a gran escala para convertirse en un actor de talla mundial”.

 

Así mismo, planteó que se debe adelantar una reforma laboral que reconozca las diferencias del trabajo rural, flexibilice su régimen y promueva una acelerada formalización. (Lea: Palma y ganadería, una combinación ganadora)

 

También consideró que se deben desarrollar trabajos en materia de infraestructura como mayor inversión en vías terciarias y adecuación de tierras con riego y drenaje que impulsen la productividad.

 

Otras de las solicitudes que hizo y que también se aplican al sector agropecuario en general son las de ahondar en las compras públicas, disminuyendo el número de productos importados.

 

Planteó que se debe lograr que los compradores colombianos -los consumidores, la industria y el Estado también reconozcan y paguen las bondades del aceite de palma sostenible de Colombia.

 

Adicionalmente consideró importante fortalecer mercados internos para la reactivación económica y fomentar el empleo nacional, que haya una estabilización de las ventas en el mercado nacional, con reglas claras y justas para todos.

 

Por su parte, el Presidente Ejecutivo de Fedepalma, Jens Mesa, planteó que el sector palmero colombiano tiene la capacidad de suplir la demanda local y que la entrada de aceite de palma crudo de países vecinos es injustificada e innecesaria y genera graves distorsiones en el mercado nacional. (Lea: 5 cosas que no sabías del aceite de palma colombiano)

 

Esto es aún más importante en las actuales circunstancias, en la que todas las naciones están haciendo ingentes esfuerzos por fortalecer sus mercados y consumo nacional como reacción al fuerte choque económico causado por la pandemia, indicó el directivo.

 

Subrayó que el desempeño del sector está asociado al entorno en el cual se desarrollan los negocios y esto, a su vez, se relaciona estrechamente con el rol del Estado y con las políticas públicas.

 

Recordó que, en enero del año anterior, con el respaldo del presidente Iván Duque Márquez y los ministros afines al quehacer de la agroindustria, se definió una agenda sectorial a partir de los compromisos priorizados conjuntamente con el Primer Mandatario.

 

En la agenda se estableció el acompañamiento al despliegue de una estrategia de diplomacia comercial enfocada al posicionamiento internacional del aceite de palma colombiano y el impulso a las iniciativas sectoriales de sostenibilidad, apoyando acciones como el desarrollo de un sello diferenciador de sostenibilidad país. (Lea: Fedepalma defenderá producción de palma de aceite en Parlamento Europeo)

 

Adicionalmente manifestó que, por diversas razones, la agroindustria de la palma de aceite es uno de los subsectores de la agricultura mejor preparados para contribuir a la reactivación económica y la generación de empleo, tal y como se lo ha propuesto el gobierno nacional para los próximos meses.

 

Respuesta del gobierno

 

Por su parte el presidente Iván Duque, durante su intervención destacó el cumplimiento de la hoja de ruta trazada hace dos años, al iniciarse su administración, para impulsar el sector de la palma de aceite.

 

Señaló cuatro frentes en los cuales el Gobierno ha apoyado a los cultivadores de palma aceitera en los últimos dos años.

 

En primer lugar, se refirió a la mezcla de biocombustible de aceite de palma con diésel fósil del 12%, conocida como Mezcla B12, que no se venía cumpliendo, y anunció que volverá a más tardar en el primer trimestre del próximo año, luego de meses de utilizarse al 10%.

 

Igualmente, resaltó la supresión temporal de las importaciones de aceite, para que no hubiera sobreoferta, sobre todo en momentos de dificultad por la pandemia del covid-19. (Lea: Colombia tiene 16 millones de hectáreas aptas para palma de aceite)

 

En cuanto a apertura de mercados, dijo que a Colombia le interesa la incursión del aceite de palma en mercados de la región, como Perú, y aprovechar los desarrollos de la oleoquímica.

 

Igualmente, se refirió a la presentación del proyecto de ley de adhesión al Congreso de Países Productores de Aceite de Palma y los invitó a acompañar su trámite en el Congreso de la República.

 

Por otra parte, propuso definir la participación del sector palmicultor en las compras públicas, para darle impulsarlo adicional.

 

Así mismo, anunció que en las próximas semanas se expedirá un decreto reglamentario de las Zonas de Desarrollo Económico en el campo colombiano, lo que permitirá hacer inversiones de largo plazo, con estabilidad jurídica.