Butcher Girl Alison, la mujer que ha dedicado su vida al arte de cortar carne

Por: 
CONtexto ganadero
15 de Junio 2021
compartir
Alison Meagher, Butcher Girl Alison, carnicera famosa, Carniceros, arte de carnicería, carnicería Australia, carnicería Londres, C Lidgates, Cortes de carne, calidad de carne, arte, carnicería, mujeres dedicadas a la ganadería, mujeres ganadería, mujeres carne, ganado bovino, ganadería bovina, ganaderos, ganaderos colombia, ganado, vacas, vacas Colombia, bovinos, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero, contextoganadero
A lo largo de más de una década, Alison Meagher se ha convertido en una destacada representante del arte de la carnicería tanto en su país natal Australia como a nivel mundial. Foto: butchergirlalison.com

Alison Meagher, mejor conocida como “Butcher Girl Alison”, es una australiana que se ha convertido en embajadora del arte de la carnicería no solo en su país sino en el resto del mundo angloparlante. Aprendió a usar el cuchillo y demás instrumentos para obtener los mejores cortes.

 

Tal como lo escribe en su página web, Alison se considera como una “carnicera calificada y muy apasionada por la comida, en particular la carne”. Ella participó recientemente en la pasada edición de Beef Australia 2021, que se realizó a principios de mayo.

 

Durante el evento, afirmó que se siente más cómoda con un cuchillo afilado en una mano y un trozo de carne en la otra, e insistió en usar todas las partes de una canal, desde la nariz hasta la cola. (Reportaje: Todo lo que debe saber sobre el proceso de maduración de la carne)

 

“Disfruto del arte”, dijo la experta en un artículo para ABC Australia, donde agregó: “Diseñar recetas con cortes secundarios, utilizando todo el animal, la creatividad que lo acompaña, la artesanía. Hay mucha pasión en ello y por eso me encanta tanto”.

 

Su interés por la carne proviene de su infancia, tras haber crecido en la región de Victoria (Australia) en la ganadería donde su padre se dedica a la cría y ceba de bovinos. Además de trabajar en la industria cárnica en su país, trabajó en el extranjero en gastronomía.

 

“Trabajé en Londres en una pequeña carnicería y me intrigó bastante el arte de usar un cuchillo y la labor que lo acompaña. Así que decidí hacer mi aprendizaje como carnicero hace más de 10 años”, comentó. (Blog: Harvard derrotó al veganismo: ¿por qué la carne es esencial?)

 

Ha trabajado con varios carniceros prestigiosos en Melbourne y Londres, pero además de su amplia experiencia en la industria cárnica, obtuvo el Certificado III en Procesamiento de Carne - Carnicero Minorista a través del Instituto William Angliss en Melbourne.

 

También tiene una Licenciatura en Ciencias Aplicadas (Food Styling o estilismo culinario, el arte de hacer las cosas más apetecibles) de la Universidad Real Instituto de Tecnología de Melbourne y fue la primera estudiante al que se le ofreció un programa de intercambio en Estados Unidos.

 

“Fue mientras estaba en Londres, trabajando para Lidgates (un famoso expendio de carne), donde desarrollé una pasión por la carnicería, aquí vi a los carniceros trabajar y crear, crecí cada vez más ansioso y fascinado por el arte de la carnicería”, contó en su página web.

 

C Lidgates es una de las mejores carnicerías galardonadas de Londres, ubicada en Holland Park, en el centro de la capital inglesa, con una tradición de más de 150 años. (Lea: El bienestar animal es clave en el resultado de la calidad de la carne bovina)

 

Allí tuvo la oportunidad de atender a clientes exigentes con altas expectativas, dado que este lugar se caracteriza por ofrecer un producto de calidad excepcional y un ambiente único. El despliegue de carnes y presentación es especial y bastante apetecido.

 

Luego se mudó a Shanghái (China), donde a lo largo de seis años promovió la carne vacuna australiana en Asia, educando a los consumidores sobre los cortes primarios y secundarios, y de cómo prepararlo, así como la historia detrás de la carne, de dónde viene y qué la hace única.

 

También trabajó con algunas de las mejores marcas de carne de res y cordero de Australia en Indonesia, Camboya, Vietnam, Singapur y Tailandia mediante la realización de capacitaciones y mostrando la versatilidad de los cortes de carne de res y cordero australianos.

 

Asimismo, ha participado en China, en eventos como la feria China International Import Expo, o en restaurantes del hotel Ritz Carlton y hotel Índigo en Shanghái, así como con el servicio Saison Food en Hong Kong, que tiene más de 60 años en el mercado local de alimentos.

 

“Recientemente he estado refinando mi capacidad de presentación y educación mediante el estudio del Certificado IV en Capacitación y Evaluación / presentador de la industria”, remata en su biografía. (Crónica: De vegetarianos a carniceros, tendencia que crece en EE. UU.)

 

Entre los servicios que presta actualmente, se destaca su función como portavoz del Club de Carniceros y de las carnes australianas, en mesas de mesas de chef, lanzamientos de productos o seminarios, pues su entusiasmo se basa en destacar los productos australianos.

 

De igual forma, Alison trabaja en estrecha colaboración con chefs de restaurantes para crear enfoques nuevos e innovadores para mostrar la carne australiana en su menú, bien sea a través de nuevas recetas, elementos de menú o procesos, buscando maximizar las ganancias.

 

Organiza cenas, donde no solo la comida habla por sí misma, sino que además brinda charlas sobre la carne e interactúa con los clientes mostrando los productos. Al mismo tiempo, comparte sus mejores prácticas para asegurarse de que se aproveche al máximo cada corte.

 

Con años de experiencia presentando en algunas de las convenciones culinarias más importantes, promociona productos desde la cocina, la degustación y las demostraciones, aportando también un toque personal de su marca.

 

Alison se presta para el lanzamiento de un nuevo corte, marca o menú, compartiendo su experiencia en carnicería a través de demostraciones en la mesa para impresionar a sus clientes y familiarizar a los miembros del equipo con los nuevos productos.

 

Si bien reconoce que se trata de un arte dominado por hombres, Meagher señaló que trabajar con otras mujeres en la industria le brindó empoderamiento, recordando que al iniciar hace más de una década era algo que no se había visto antes.

 

“Creo que es un gran momento para nosotras porque es algo que ha estado tan dominado por los hombres y podemos estar en la cima. Hubiera sido bueno que alguien como yo dijera que en realidad es posible; si te apasiona, puedes elegir esta como tu profesión”, dijo.

 

Las mujeres quieren imponerse en el mundo de la carnicería

 

Históricamente, la carnicería ha sido un club de hombres, con la excepción de los trabajos de empacadores de carne con salarios más bajos, donde también trabajan mujeres. Pero hoy en día, estas se están uniendo a la industria en masa y tienen una influencia real en su futuro.

En Estados Unidos, a medida que ha aumentado la demanda de carne local, los consumidores quieren saber de dónde proviene la carne, cómo se crió y sacrificó, y si es sana y segura. Estas nuevas preferencias requieren más productores locales y carniceros calificados.

Como reportó The Huffington Post, dado que el negocio de la carne ha estado fuertemente dominado por los hombres durante tanto tiempo, uno de los mayores cambios para las mujeres que ingresan al campo es la capacidad de encontrar modelos de roles femeninos para el empleo, la capacitación y el apoyo.

 

Por su parte, la revista Butcher Magazine explicó que en estos días, menos tiendas manejan canales completas, por lo que la fuerza física es un factor menos importante. Las mujeres no tienen que levantar cuartos completos de carne, aunque bien pueden hacerlo de ser necesario.

Las mujeres pueden aportar un enfoque diferente al sacrificio que los hombres, aventajándolos en su atención al detalle. Su toque femenino (cortes más delicados y delicados en lugar de los trozos de carne de res que prefieren sus colegas masculinos) resulta más atractivo para los clientes que compran con la mirada.

Las mujeres también tienden a dar mejores consejos de cocina a los clientes. Los carniceros masculinos de la vieja escuela son expertos en seleccionar la carne por su calidad absoluta, madurarla durante el tiempo requerido y cortarla y exhibirla. Pero falta en el departamento de "asesoramiento", pues prestan poca atención a cómo cocinar el producto.

 

Las mujeres, en cambio, son capaces de preparar carne tan bien como cualquier hombre, pero están más comprometidas en ayudar al cliente a ayudarse a sí mismas. Por supuesto, esto no significa que sean más delicadas, pues a veces se pretende hacer equivalente la delicadeza y la feminidad.  

 

Pero la perspectiva femenina única sobre el corte y exhibición de carne es una ventaja. Los clientes pueden sentirse menos intimidados al hablar con una mujer en comparación con un macho carnicero sabelotodo. "Los hombres pueden aprender de sus colegas femeninas, pero algunas actitudes machistas son difíciles de romper", remató la revista.

De hecho, incluyó una lista de mujeres dedicadas a la carnicería que son reconocidas en el campo y han sido premiadas en competencias a nivel nacional e internacional, como en la competencia de la Mejor Hamburguesa en Grecia. El Huffington Post también lo hizo.