Estos productores lecheros en EE. UU. también le están apostando al bienestar animal

Por: 
Pedro Fonseca
12 de Enero 2021
compartir
Bienestar animal ganadería leche, bienestar animal estados unidos, bienestar animal vacas de leche, bienestar animal vacas lecheras, Nathan Chittenden, granja Dutch Hollow Farm LLC, jersey, lechería bienestar animal, las vacas no sufren en lecherías, no hay sufrimiento, ganaderos, ganaderos colombia, ganado, bovinos, ganado bovino, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero, contextoganadero
Estas son las vacas que cría Nathan Chittenden en la granja Dutch Hollow Farm, siguiendo todos los protocolos del bienestar animal. Foto: facebook.com/DutchHollowFarm

Frente a un creciente movimiento antilácteo, muchos productores en Estados Unidos están cambiando sus métodos de producción, como lo hicieron Nathan Chittenden y su familia en la granja Dutch Hollow Farm LLC, en el norte del estado de Nueva York.

 

Nathan Chittenden es productor junto con sus dos hermanos y sus padres en el pueblo de Schodack. Comenzaron con una manada de 55 jersey registrados en 1976, creciendo constantemente hasta alcanzar los 1500.

 

Su compromiso con la raza jersey registrada, así como su alcance público, les ha valido un lugar en el Santuario Nacional de Lechería (National Dairy Shrine). (Lea: Un colombiano dirige la producción de una de las compañías lecheras más grandes de EE. UU.)

 

Después de graduarse en Ciencias Animales en la Universidad de Cornell en 2000, Chittenden regresó a la granja familiar donde se casó con su esposa Jill y con quien tuvo 3 hijos: Zachary, Jonathan y Anna, a quienes ha enseñado sobre la cría de ganado.

 

Nathan también ha estado activo como líder de la organización 4-H y expresidente y vicepresidente de la junta directiva local de Extensión Cooperativa, así como presidente y vicepresidente de los clubes de jóvenes de su cooperativa, Agrimark.

 

En días pasados, un reportaje del periódico New York Times retrató la vida de este granjero, describiendo la vida de las vacas que pasan sus días en graneros bien ventilados y donde tres veces al día pasan a la sala de ordeño computarizada.

 

Andrew Jacobs, reportero de Ciencia y Salud en Nueva York y autor de la pieza, reveló que Chittenden es un productor lechero de tercera generación, cuya familia alimenta con biberón a cada ternero recién nacido, expresa su afecto por sus animales.

 

Me encargo de toda esta vida desde la cuna hasta la tumba, y para mí es importante saber que este animal vivió sin sufrir”, dijo el ganadero de 42 años a Jacobs. “Sería una mala persona si permito que sufran”, agregó.

 

La raza elegida por este granjero para producir leche fue la jersey, conocida por su gentil disposición y por producir leche con un alto contenido de nata. (Lea: A ritmo de rock, ganaderos de EE. UU. defienden su actividad en YouTube)

 

Chittenden le confesó a Jacobs que los precios bajos, las normas ambientales cada vez más estrictas y la mayor atención de los grupos de bienestar animal habían hecho que los últimos cinco años fueran especialmente estresantes.

 

Él y otros granjeros dicen que las acusaciones de abuso generalizado por parte de los activistas del bienestar animal son exageradas, pues contrario al pensamiento de estos protestantes, las vacas infelices son malas productoras de leche.

 

Todas las cosas que resultan de que un animal esté mejor cuidado son mejores para mi balance final, porque estos animales nunca producirán más leche que cuando están bien alimentados, bien cuidados y no tienen ni una sola tensión en el mundo”, dijo.

 

El periodista de New York Times contó que el ganadero se burló cuando se le preguntó sobre la práctica de la inseminación artificial, que la organización People for the Ethical Treatment of Animals ha descrito como una violación.

 

Según él, las vacas rara vez se resisten a la inseminación artificial, y la alternativa —ser montadas por un toro de 1500 libras— es un acto a menudo brutal que puede herir a las hembras. “Cuando una vaca está en celo, no busca una relación”, apuntó.

 

En la actualidad, de acuerdo con su perfil en Facebook, de las 1500 vacas, 1300 están registradas y cerca de 700 están destinadas para la producción de leche. Este ganado está distribuido en 2000 acres (poco más de 809 hectáreas), donde siembran su propio forraje.

 

Manifiestan que “¡Cuidar de nuestras vacas y cultivar los cultivos que las alimentan son nuestras pasiones! Estamos orgullosos de hacer esos trabajos todos los días con un equipo dedicado de empleados y tres generaciones de la familia Chittenden trabajando juntos”.

 

 

Criar vacas criadas éticamente

 

Jacobs también entrevistó a Spencer Fenniman, que ayuda a dirigir Hawthorne Valley Farm, una granja de ordeño orgánico en Gante, Nueva York, tiene un profundo aprecio por los cuernos de vaca. (Crónica: ¿Conoce usted las campañas de arreo de ganado en Estados Unidos?)

 

Según él, le encanta mostrar a los visitantes cómo los anillos de un cuerno pueden revelar la edad de un animal, y sin ellos, también tendría dificultades para diferenciar a Nutmeg y a Martha o a cualquiera de las otras 70 vacas normandas y pardas suizas que pastan en la granja.

 

Aunque ha habido un puñado de lesiones en la última década, dijo que era poco frecuente que una vaca usase sus cuernos como armas, e incluso el toro Elvis, el único semental de la manada, se mostró dócil una tarde reciente cuando un grupo de humanos atravesó su recinto cercado.

 

Si bien reconoce que algunos aspectos de la cría de ganado lechero molestarán a los amantes de los animales, especialmente el destino de los terneros machos, hay otra cosa sorprendente acerca de sus vacas: muchas de ellas pasan meses junto a sus crías.

 

Permitir que un ternero amamante disminuye la cantidad de leche disponible para el consumo humano, pero Fenniman dijo que sus vacas pagaron en gran parte la deuda produciendo leche extra, que es notablemente más rica y dulce.

 

“Creo que tenemos que reconocer que quitarles su leche a los mamíferos está subvirtiendo inherentemente un proceso natural”, dijo. “Pero podemos proporcionarles cierta libertad, que incluye la luz y el aire que reciben en los pastos”.

 

Fenniman reconoce que el modelo de producción lechera de Hawthorne Valley no es fácilmente replicable dado su espacio abierto y su operación con fines sin ánimo de lucro. Otro obstáculo es el limitado grupo de consumidores dispuestos a pagar hasta el doble por la leche orgánica que ha sido certificada como “de alto bienestar”.

 

También sabe algunos aspectos de la producción lechera —sobre todo el destino de los terneros machos— siempre molestarán a los amantes de los animales. Como defensor de la ternera criada éticamente, dice que conseguir que más consumidores coman ternera ayudaría a que granjas como Hawthorne Valley sigan siendo financieramente viables.

 

La falta de demanda significa que dos tercios de los machos recién nacidos son vendidos a los productores de carne de vacuno. “Es una conversación difícil de mantener, pero si se puede criar un ternero en los pastos con el rebaño, eso es algo bueno”, declaró.