La evolución de Lolita, la búfala clonada

Por: 
Luisa Gómez Rodríguez
23 de Noviembre 2015
compartir
Lolita, la búfala clonada
Al nacer, ‘Lolita’ pesó 29 kilogramos, hoy tiene 10 meses de edad y pesa 240 kilos. Foto: Juan Gonzalo Ángel.
El día lunes 22 de diciembre de 2014, en horas de la madrugada, nació una búfala llamada ‘Lolita’. El resultado se dio 310 días después de haber sido transferido un embrión. Este es el primer animal que se obtiene mediante el proceso de clonación en el mundo y pertenece a la empresa Búfala de Agua (Water Buffalo, en inglés), de acuerdo con el productor, Juan Gonzalo Ángel.
 
El productor dijo en diálogo con CONtexto ganadero que ‘Lolita’ ha sido un resultado único y excepcional, ya que solo en China en 2007 y en Tailandia en 2014 se reportaron 2 casos de clonaciones, pero de otra especie similar llamada Carabao o Búfalo de Pantano. (Lea: Conozca los beneficios de la clonación bovina)
 
La historia comenzó en 2013 cuando Ángel se reunió con directivos del laboratorio Genescol “y entre café y café llegamos a la conclusión que adquiriendo algunos pocos equipos adicionales, tendríamos capacidad técnica para clonar un mamífero”, aseguró el gaandero, quien se declaró un apasionado de los búfalos y de su desarrollo genético; fue así como apoyó todo el proyecto, “siempre y cuando el primer animal que clonáramos fuera un Búfalo de Agua (Wáter Buffalo)”.
 
Sobre la clonación
 
La clonación de un organismo es crear un nuevo organismo con el mismo ADN, es decir, que es la misma información genética proveniente de una célula existente. El método se llevó a cabo mediante la reproducción asexual, donde la fertilización no ocurre.
 
En términos generales, solo hay un progenitor involucrado y mediante este proceso se consigue una copia idéntica de un organismo. Todo esto se logró en Bucaramanga con equipos sofisticados de micro manipulación que cuenta el laboratorio Genescol”, contó Ángel.
 
Luego, mediante la transferencia de un embrión, que se produjo con la técnica de inyección de un núcleo de una célula somática (obtenida de la piel) a un óvulo (sin material genético, o sea sin núcleo), se desarrolló en el laboratorio por 8 días, hasta que se formó un blastocito (embrión) que fue introducido en una hembra, para desarrollarse hasta su nacimiento. (Lea: Nacen 2 terneros producto de una bipartición embrionaria)
 
La becerra, según el bufalero, al nacer pesó 29 kilogramos y no tuvo complicaciones. Se caracterizó por estar adaptada al medio ambiente, con parámetros clínicos y paraclínicos normales. “Ha tenido un desarrollo normal, hoy tiene 10 meses de edad y pesa 240 kilos”, añadió el propietario del animal.
 
De acuerdo con el ganadero, el uso de este procedimiento permite que se multipliquen animales de excelente calidad sin la participación de material genético y también tener muchas veces el mismo individuo.
 
Fue un hecho importantísimo, primero por lo difícil de obtenerlo: se usaron más de 100 ovocitos para obtener 11 embriones, de los que se lograron 3 preñeces, una se reabsorbió, otra murió a la mitad de gestación por un accidente de la madre y finalmente una nació”, contó el productor.
 
El procedimiento
 
De acuerdo con el productor, se estableció un cultivo celular en el laboratorio. En cada caso, a cada una de las células provenientes de las búfalas se les extrajo el núcleo celular, con la dotación completa de cromosomas, preservando su ADN, el cual fue “inyectado” mediante electro fusión a cada Oocito enucleado, es decir que a estos se les había extraído también previamente el núcleo. (Lea: Primeros bovinos clonados del Cesar nacerían a finales de 2015)
 
Luego se utilizó la activación Partenogenética, mediante sofisticados componentes a base de calcio, para que hubiese división celular sin la participación de fertilización del espermatozoide. Después del tercer intento se obtuvieron 13 clones en buen estado”, explicó Ángel.
 
Estas 13 células en proceso de división fueron mantenidas en un cultivo embrionario por 7 días. Después, en estado embrionario, fueron  transferidas a igual número de búfalas receptoras en Planeta Rica. A los 60 días y mediante ecografía se detectaron 3 preñeces y 10 implantes fallidos.
 
“Este acontecimiento científico pone a los bufalistas colombianos en el centro del escenario internacional de cara al próximo Congreso Mundial del Búfalo, que se celebrará en Cartagena en 2016, con la participación de los principales criadores y productores de la raza provenientes de China, Pakistán, Malasia, Filipinas, Italia, Venezuela, Costa Rica, Panamá y Brasil”, añadió Juan Gonzalo.
 
La clonación en el futuro
 
Algunos creen que este procedimiento es poco efectivo en la ganadería, porque no se preservan ciertas habilidades que los animales tienen. Sin embargo, para Ángel el resultado de este experimento ha sido tal que ‘Lolita’ será clonada.
 
“‘Lolita’ nos va a dar mucha información en la medida que se desarrolle corporalmente, cualquier información que no esté basada en resultados y estadísticas son para mi meras especulaciones, por el momento la vemos en un muy perfecto estado corporal, mejor que cualquiera, gracias a los cuidados especiales que ha recibido”, afirmó el productor, quien añadió que Genescol está concentrado en trabajos con equinos y “nos prometieron mirar el tema de la clonación en noviembre próximo”. (Lea: Mejoramiento genético animal, ¿el futuro de la ganadería?)
 
El procedimiento científico de ‘Lolita’ fue adelantado por el Laboratorio Genescol que opera con la tecnología del centro genético italiano de reproducción animal Avantea. El proyecto que contó con el liderazgo del científico chileno Mario Antonio Martínez, experto en clonación y trasferencia nuclear de las Universidades Hokkaido de Japón, McGill de Canadá y Virginia Tech de Estados Unidos.