A propósito de la producción y comercialización de cerdos miniatura

Por: 
CONtexto ganadero
29 de Octubre 2018
compartir
ICA, requisitos sanitarios, producción y comercialización de cerdos miniatura, en consulta pública los requisitos sanitarios para la producción y comercialización de cerdos miniatura, peste porcina, Inscripción de granjas, documentos para Inscripción de granjas, bioseguridad, Registros y documentación, Control de medicamentos y otros insumos usados en la producción porcícola, Bienestar animal, Ganadería, ganadería colombiana, noticias ganaderas, noticias ganaderas Colombia, CONtexto ganadero
La autoridad sanitaria del país pone en cintura a quienes comercializan los populares 'mini pigs'. Foto: ICA.
El ICA puso en consulta pública los requisitos sanitarios para la producción y comercialización de cerdos miniatura. Conozca aquí los lineamientos generales de los requisitos sanitarios.
 
Los cerdos miniatura (Sus Scrofa Domestico) son susceptibles de contraer peste porcina clásica y pueden ser un factor de riesgo en la diseminación de esta enfermedad y otros agentes infecciosos, por lo tanto, es necesario regular la cría, comercialización y tenencia responsable de cerdos miniatura en el territorio colombiano”, indicó la gerente general del ICA, Deyanira Barrero León.
 
Los tenedores y/o propietarios de cerdos miniatura, estarán en la obligación de reportar ante el ICA cualquier sintomatología clínica compatible con peste porcina clásica o enfermedades compatibles que represente riesgo para la sanidad del país.
 
Los requisitos sanitarios para la producción y comercialización
 
El Programa Nacional de Erradicación de Peste Porcina Clásica (PPC), tiene como principal estrategia la declaración de zonas libres de la enfermedad para avanzar en el mejoramiento del estatus sanitario del país.
 
En ese orden de ideas el ICA, como entidad responsable de la sanidad animal en Colombia, establece las medidas sanitarias de acuerdo con las directrices establecidas en el Código Sanitario para los Animales Terrestres de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE).
 
Las buenas prácticas ganaderas en la producción porcícola, son actividades relacionadas con la gestión de riesgos sanitarios, biológicos y químicos en la producción primaria de carne de cerdo. Por tanto, constituyen un sistema de aseguramiento de calidad e inocuidad en la producción primaria, cuyo propósito es obtener alimentos sanos e inocuos en las fincas.
 
Señala la entidad que un alimento inocuo es aquel que no constituye riesgo para la salud de los consumidores. Dicho de otra manera, un alimento inocuo no contiene agentes físicos (presencia de objetos extraños), químicos (residuos de medicamentos usados en la salud animal) o biológicos (bacterias como Salmonella y Colibacilosis), que puedan causar daño a la salud de quien va a consumirlo.
 
Los siguientes son los aspectos más importantes para llevar a cabo el proceso de implementación de la normativa sanitaria y de inocuidad, cuyo propósito es la certificación de granjas en buenas prácticas ganaderas en la producción porcícola:
 
Inscripción de granjas
 
Toda granja dedicada a la producción primaria de porcinos debe ser inscrita ante el ICA, en la oficina local de la jurisdicción donde se encuentre ubicada. Para esto debe anexar los siguientes documentos:
 
  • Documento que acredite la propiedad o tenencia del predio. Para el efecto, presentar una copia de la escritura pública o el contrato de arrendamiento del predio.
  • Fotocopia del documento de identidad del propietario de la granja.
  • Fotocopia del último Registro Único de Vacunación RUV contra la Peste Porcina Clásica, PPC, de acuerdo con los requisitos sanitarios establecidos por el ICA para la región donde se encuentra localizada la finca.
  • Fotocopia de la matrícula profesional del médico veterinario o médico veterinario zootecnista que presta asistencia técnica sanitaria a la granja.
  • Concepto de uso del suelo de conformidad con la reglamentación vigente, expedido por la Oficina de Planeación Municipal, o la dependencia que haga sus veces.
 
Sanidad animal y bioseguridad
 
Este aspecto hace referencia a todas aquellas medidas de carácter preventivo que ayudan a controlar y mitigar los riesgos que puedan presentarse en una granja porcícola:
  • Plan de vacunación contra PPC.
  • Plan sanitario
  • Condiciones para el ingreso y salida de animales, personas y vehículos desde y hacia la finca.
  • Seguimiento de diagnósticos de enfermedades en granja
  • Plan de emergencias
  • Procedimiento para la adquisición de animales.
  • Cuarentena.
  • Procedimiento de limpieza y desinfección.
  • Recomendaciones de manejo ambiental
  • Disposición de la mortalidad, placentas y residuos orgánicos de prácticas veterinarias.
 
Registros y documentación
 
En materia de Buenas Prácticas Ganaderas, no basta con hacer bien las cosas, sino que también es necesario dar fe de ello. En este sentido, los registros y documentación son de vital importancia para sustentar el camino que conduce a la certificación del predio en Buenas Prácticas Ganaderas en la Producción Porcícola.
 
Los registros deben quedar archivados durante un periodo mínimo de dos años, con el fin de permitir un seguimiento a las actividades sanitarias, productivas y reproductivas realizadas en la finca.
 
Control de medicamentos y otros insumos usados en la producción porcícola
 
Todos los medicamentos veterinarios, vacunas, plaguicidas y alimentos balanceados usados en la producción porcícola, deben contar con registro del ICA.
 
El almacenamiento de medicamentos y equipos veterinarios debe realizarse de manera adecuada, para lo cual es necesario contar con áreas cerradas y separadas físicamente.
 
Los plaguicidas deben ser almacenados en un área independiente de los medicamentos veterinarios, con el fin de proteger la salud de los trabajadores y consumidores, así como la sanidad animal.
 
Insumos agropecuarios
 
El almacenamiento de alimentos para porcinos debe realizarse sobre estibas, separadas de la pared al menos 15 centímetros, permitiendo que la aireación mantenga las buenas condiciones de temperatura y humedad. Si los porcinos son alimentados con productos y/o subproductos de cosecha e industriales, es necesario que estén debidamente almacenados e identificados, sin que constituyan un riesgo para la inocuidad.
 
Manejo integrado de plagas
 
El manejo y control integrado de plagas es una acción que permite la adecuada conservación de los insumos agropecuarios, evita la aparición de enfermedades en humanos y animales y mejora las condiciones de inocuidad de la finca.
 
Es importante la clasificación de las basuras según su naturaleza: biodegradables, plásticos, vidrio, papel y cartón. Es necesario que el productor cuente con un sistema para su almacenamiento temporal y disposición final. De igual manera debe realizar un adecuado manejo y disposición de residuos peligrosos.
 
Suministro y calidad del agua
 
Es necesario que toda granja tenga legalizada la captación del recurso hídrico empleado en el sistema productivo porcícola. Esto debe hacerse ante la autoridad legal competente.
 
En caso de acueducto veredal, es necesario presentar el recibo de pago. La calidad y cantidad de agua destinada a los porcinos debe ser tal que no ponga en riesgo el bienestar de los animales ni de sus productos derivados. Por tanto, un análisis de agua fisicoquímico y microbiológico, por lo menos una vez al año, favorece el seguimiento a la calidad de la misma. Es muy importante que las acciones correctivas que el porcicultor genere cuando el agua constituya riesgo para los animales, estén registradas para un adecuado monitoreo en cuanto a la frecuencia y efectividad de los tratamientos realizados.
 
Bienestar animal
 
Es necesario que los animales dispongan de agua a voluntad y alimento suficiente para llenar sus requisitos corporales, tanto de mantenimiento como productivos. Las condiciones higiénicas de alimento y agua no deben afectar su salud ni la inocuidad de la carne.
 
Es muy importante que los bebederos siempre estén funcionando correctamente, que tengan la presión suficiente y se encuentren a la altura precisa, de acuerdo con la edad de los porcinos.
 
Se requiere además evitar prácticas de manejo que impliquen maltrato, dolor, estrés y miedo, y que afecten el bienestar de los animales. En esas faenas de manejo no deben utilizarse instrumentos contundentes, corto punzantes, eléctricos o de otra naturaleza, que puedan causar lesiones y sufrimiento.
 
Personal
 
El recurso humano es vital para el correcto desarrollo de cualquier empresa porcícola, y se necesita dedicación constante en cada una de las labores. Por tanto, se debe contar con unas buenas condiciones laborales que beneficien a los empleados y se refleje en la productividad de la finca.
 
El ICA invita a los interesados a realizar sus observaciones y a presentar sugerencias e inquietudes a través de la página web o en el correo electrónico: [email protected]
 
Fuente ICA.