Ceba con asociados, un modelo de negocio para mantener el ciclo completo

Por: 
CONtexto ganadero
19 de Mayo 2022
compartir
Ganado de ceba
Para obtener mejores resultados en el negocio de la ceba se puede hacer una asociación en donde cada uno desarrolle un proceso. Foto: Captura de pantalla

La alimentación es uno de los negocios que siempre funcionará en todo el mundo porque cada vez hay más personas y la demanda por comida sigue en aumento.

 

Por ello el negocio de la ceba de bovinos va creciendo pues la proteína forma parte de la dieta de todos. Sin embargo es difícil que una sola persona haga todo el proceso pues se necesita mucha tierra, ganado y capital para hacerlo, de acuerdo con lo expuesto por Antonio del Dago, de Hacienda La Verónica en su canal de youtube.

 

Además se requiere tener ese músculo financiero para esperar hasta que los animales estén listos para ser sacrificados y así lograr el retorno de la inversión con las utilidades correspondientes.

 

Por eso, una forma de hacerlo para que el negocio sea rentable es por medio de la asociación con otros productores, de tal manera que cada uno se encargue de un proceso, es decir, uno de la cría, otro del levante y un tercero de la finalización. (Lea: Ganaderos de levante y ceba ya piensan en incursionar en la cría)

 

De esta manera todos participan de una manera más equitativa en el negocio, tanto asumiendo los riesgos como obteniendo las utilidades.

 

 

 

 

Normalmente, se hace solo uno de los procesos y el resto le corresponde a otro de manera independiente pero con este modelo los tres que participan en las diferentes fases pueden conseguir un mejor resultado.

 

Lo importante es ver cuál de los procesos se puede hacer en cada finca de manera más eficiente de acuerdo a las características propias del predio. Bien sea tener vacas que produzcan terneros, o se llevan los terneros destetos y se continúa con el levante hasta los 300-350 kilos, o se enfoca en el engorde hasta los 450-500 kilos hasta cuando están listos para el sacrificio.

 

Con este modelo se reducen intermediarios y se puede conseguir una mejor rentabilidad, al tiempo que se cuenta con la trazabilidad total, lo cual es valorado por el mercado.

 

Para que el negocio funcione entre todos deben comprar las hembras que producirán las crías, así como el toro o toros que deban servir a estos lotes de vacas. Los gastos en que se incurra para el mantenimiento de los animales en cada etapa van por cuenta de cada socio que realiza el proceso correspondiente. (Lea: Consejos para quien se inicia en la ceba de ganado)

 

Una vez comienza el negocio los lotes se irán moviendo de finca en finca para que haya una rotación constante y un flujo de caja permanente. Otra de las ventajas es que se tienen más animales con una menor inversión y no van a hacer falta animales en un momento determinado ni se tendrá que pagar más por ellos ya que cada finca surte del ganado a las otras.

 

A ello se suma que son animales adaptados que engordarán más rápidamente y se tendrá que gastar menos en la salud de los mismos lo que finalmente permite que toda la producción sea vendida a quien mejor pague.