La producción mundial de granos seguirá baja y los precios altos

Por: 
CONtexto ganadero
26 de Julio 2022
compartir
Incendios
Las altas temperaturas que se registran en diferentes países hará que la producción de cereales no crezca y los precios se mantengan altos. Foto: lanacion.com.ar

La producción de granos necesaria para la alimentación bovina ha venido mostrando incrementos de precios a nivel mundial por diversos factores y la situación parece que no va a cambiar rápidamente.

 

Aspectos como la invasión rusa a Ucrania, la menor disponibilidad de buques para el transporte de los productos, el alto precio de los insumos y el clima, entre otros, han generado que la oferta se reduzca.

 

Ahora un nuevo informe internacional, publicado por el diario La Nación, de Argentina, señala que las inéditas olas de calor que se registran en Europa, combinadas con lluvias erráticas que generan sequías en amplias zonas agrícolas llevan a que la producción se reduzca.

 

De acuerdo con una información de la agencia Reuters, el servicio de seguimiento de cultivos de la Unión Europea, MARS, bajó el lunes su previsión de rendimiento para la cosecha de maíz en grano de la UE, que se recogerá en otoño, a 7,25 t/ha, frente a las 7,87 t/ha del mes pasado y un 8,3% por debajo del año pasado. (Lea: 10 recomendaciones para la siembra de maíz)

 

Así mismo, las precipitaciones irregulares en Estados Unidos y el clima que se ha presentado en varios países de Suramérica llevan a una menor oferta de granos y una disminución de las exportaciones.

 

Distintos fenómenos climáticos en diferentes partes del mundo están generando anomalías en la producción de granos. El fenómeno de La Niña está causando graves afectaciones a los cultivos de trigo y maíz de Argentina, señala la nota.

 

También en México se está viviendo una fuerte temporada de sequías, por lo que no se tiene la misma cantidad de agua para la agricultura, provocando un retraso importante en los ciclos de producción.

 

Sin embargo, los ojos están puestos en lo que pueda suceder en Estados Unidos. “En julio se define el rendimiento del maíz y comienza a tomar forma el de soya”, recuerda Sebastián Olivero, responsable de Commodities de StoneX.

 

“En los últimos días hubo altas temperaturas combinadas con lluvias irregulares y los pronósticos de corto plazo adelantan que esas condiciones seguirán”, alerta. (Lea: Nuevas estrategias para el manejo del maíz)

 

El 37 % de los cultivos de maíz de los Estados Unidos está en la etapa de polinización, un poco atrasado respecto del año pasado por la siembra tardía. “El 64 % presenta condición de buena/excelente, versus el 65 % de 2021; es decir, no están mal pero perdieron siete/ocho puntos en los últimos días”, advierte el consultor.

 

Hay que recordar que el área sembrada con maíz en Estados Unidos cayó un 4 % respecto del ciclo previo. “Con rindes normales –del orden de los 11.100 kilos por hectárea– podría dar una cosecha de 368 millones de toneladas, inferior a los 384 del año pasado”, compara Olivero. Pero si el clima no acompaña en los próximos 15 días, el analista no descarta caídas hasta los 360 millones.

 

En tanto, el 48 % de los lotes de soya alcanzó la floración y el 14 % generó vainas. El 61 % está en condición buena/excelente versus el 60 % de 2021, pero con las mismas amenazas climáticas del maíz. “La oleaginosa tiene otra espada de Damocles: los fundamentos son más ajustados que los del maíz”.

 

Añade que “la actual relación stock/consumo del 5,1 % es muy baja y podría seguir cayendo si los rindes finalmente son menores; el valor mínimo fue del 2,5 % y uno holgado ronda el 10 %”, sostiene Olivero.

 

Si se considera que la guerra sigue sin permitir embarques de granos desde Ucrania, Olivero adelanta que “no hay muchas posibilidades de que pasen inadvertidas eventuales complicaciones climáticas en las próximas 4/5 semanas, que serán clave para los cultivos en el hemisferio norte”.