USDA prevé reducción en la producción de maíz y soya

Por: 
CONtexto ganadero
19 de Enero 2022
compartir
USDA, maíz, soya, estados unidos, Brasil, argentina, materias primas, Producción, precios, Costos de Producción, inventarios, cosecha, mercado, consumo, etanol, exportaciones, oleaginosas, cereal, clima, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero
Aunque la producción de maíz y soya de Estados Unidos crecerán, la oferta mundial se reducirá con el consecuente efecto en el aumento de precios. Foto: mundoagro.cl

La producción de maíz y soya podría bajar con el consecuente efecto en el aumento de precios y por ende en los costos de producción de actividades como la ganadería.

 

Según el más reciente reporte del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA), se prevé una reducción mayor a lo previsto de los volúmenes de las cosechas de maíz y de soya 2020/2021, tras ajustar los niveles de rindes promedio.

 

El USDA estima la cosecha mundial de maíz para el 2021/22 en 1,206.96 millones de toneladas, por debajo de las 1,208.73 millones proyectadas el mes pasado. (Lea: Alza en precios internacionales de maíz y soya afectan la lechería colombiana)

 

Los inventarios finales del cereal a nivel mundial se ubicarían en 303.07 millones de toneladas, por debajo de las 305.54 millones de toneladas del reporte previo y las 304.08 millones previstas por el mercado.

 

No obstante, la producción de maíz estadounidense se estima en 383.94 millones de toneladas, contra las 382.59 millones del reporte de diciembre y arriba de las 382.77 millones esperadas por analistas, lo cual no resulta suficiente para compensar la caída en la oferta mundial del cereal.

 

Así mismo, los stocks del cereal en Estados Unidos para el nuevo ciclo se estiman en 39.11 millones de toneladas, por encima de las 37.94 millones del mes anterior y las 37.39 millones proyectadas por el mercado.

 

El área cosechada en Estados Unidos se proyecta en 34.55 millones de hectáreas, por arriba de las 34.43 millones de hectáreas pronosticadas en los últimos meses.

 

El consumo doméstico del país norteamericano se proyecta ahora en 315.23 millones de toneladas, por arriba de las 313.20 millones del estimado previo, sin cambios contra el reporte previo. El consumo de maíz para la producción de etanol sube de 133.35 a 135.26 millones de toneladas. El estimado de las exportaciones de Estados Unidos para el nuevo ciclo baja de 63.5 a 61.6 millones de toneladas. (Lea: Precios de alimentos concentrados y fertilizantes seguirán subiendo)

 

En cuanto a la soya, el USDA proyecta la cosecha mundial en 372.56 millones de toneladas, por debajo de las 381.78 millones del reporte de diciembre.

 

Los inventarios finales de la oleaginosa a nivel mundial para el nuevo ciclo se estiman en 95.2 millones de toneladas, por debajo de las 102 millones del mes pasado y de las 99.93 millones proyectadas por analistas.

 

La cosecha de la oleaginosa estadounidense se incrementa de 120.43 a 120.71 millones de toneladas, contra las 120.65 millones proyectadas por el mercado.

 

Los stocks de soya en Estados Unidos para el 2021/22 se pronostican en 9.52 millones de toneladas, por arriba de las 9.25 millones pronosticadas en diciembre y de las 9.47 millones esperadas por analistas.

 

El área a cosechar en Estados Unidos baja de 34.96 a 34.92 millones de toneladas, aun por arriba de las 33.42 millones del año pasado. El consumo doméstico de la oleaginosa se ubica en 62.79 millones de toneladas, por arriba de las 62.77 millones del reporte de diciembre, con un procesamiento estimado en 59.6 millones, por arriba de las 58.26 millones del 2020/21. (Lea: Así han aumentado los precios de balanceados y fertilizantes en el último año)

 

El estimado de las exportaciones de soya estadounidense para el ciclo 2021/22 se mantiene en 55.79 millones de toneladas, por debajo de las 61.66 millones del año pasado.

 

A todo ello se suma la situación que siguen afrontando Argentina y Brasil, dos de los más grandes productores del mundo tanto de maíz como de soya, donde por efecto del clima la producción bajará por lo que el precio de estas materias primas continuarán al alza en los próximos meses.