El 100 % del contingente de leche en polvo de EE.UU. ya fue importado

Por: 
CONtexto ganadero
19 de Abril 2017
compartir
importaciones leche colombia, importaciones leche colombia noticias, cifras importaciones leche colombia, importaciones leche colombia industria, minagricultura importaciones leche colombia, importaciones leche colombia fedegán, Importaciones de leche en polvo, importaciones de leche en polvo colombia, importaciones de leche en polvo aranceles, importaciones de leche en polvo tlc, importaciones leche Lafaurie, CONtexto ganadero, ganaderos colombia
La industria importó el total del contingente arancelario de EE.UU. de más de 8 mil 800 toneladas de leche en polvo en el primer trimestre del año. Foto: liderempresarial.com - timeanddate.com
Antes de terminar el cuarto mes del año, la industria ya compró las 8 mil 858 toneladas de leche en polvo provenientes de Estados Unidos que estaban disponibles para este año.
 
Ni el alto precio del dólar de enero y febrero ni el costo de la tonelada (que osciló entre USD3.200 y 3.500), evitaron que la industria adquiriera el total del contingente arancelario de leche en polvo que produce el país norteamericano.
 
Parece que la industria está ávida de comprar el producto y lo demuestra el hecho de que solo bastaron 3 meses para que se agotara el cupo de las 8 mil 858 toneladas que no tienen arancel. (Lea: Ministerio de Agricultura: de lado de la industria y no de los productores de leche)
 
También existe un contingente del Tratado de Libre Comercio con la Unión Europea, que a diferencia del estadounidense aún no se ha copado. Al día de hoy, se han adquirido 3 mil 672 toneladas de las 5 mil 600 del cupo de 2017.
 
De acuerdo con el economista Óscar Cubillos, esta diferencia se debe a que el transporte es mucho más barato desde nuestro vecino del norte que de las lejanas tierras europeas.
 
Así las cosas, este año sucederá lo mismo que en 2016, cuando los contingentes autorizados por el Gobierno en los TLC fueron utilizados en su totalidad antes de culminar el primer semestre.
 
Desde que se firmaron los acuerdos, muchos productores advirtieron sobre los estragos que las importaciones pueden generar en su economía. (Lea: En menos de 40 días de 2017, Colombia está llena de leche importada)
 
La gran mayoría de ellos ya están resignados, pues los contingentes aumentarán con el paso de los años hasta que en 2027 ya se eliminen las restricciones y las industrias puedan comprar los productos a su antojo, que no solo incluyen leche en polvo sino derivados lácteos.
 
Así pues, los pequeños y medianos ganaderos del país no podrán competir con los de Estados Unidos y la Unión Europea, que cuentan con mayor tecnificación y pueden vender más a menor precio.
 
Durante años, los productores han solicitado al Gobierno medidas para proteger su negocio y evitar pérdidas económicas que inevitablemente los llevarán a la quiebra. (Lea: Industria debería captar leche informal en lugar de importar)
 
Hace algunas semanas, Mariano Restrepo Flórez, presidente de la Asociación Regional de Ganaderos del Norte, Asoganorte, en Yarumal, Antioquia, calificó a las importaciones como un “peligro latente”.
 
Restrepo reconoció que no son solo las acopiadoras del lácteo, sino que hay otros sectores industriales que dependen de la leche en polvo, como los fabricantes de galletas y las confiterías.
 
Según un experto consultado por CONtexto ganadero, se trata de 2 o 3 compañías las que compran el producto y luego lo comercializan al interior del país. “Los importadores que utilizan esa leche son el grupo Nutresa y otras empresas que la usan para sus procesos”, señaló.
 
Sin embargo, las pasteurizadoras también compran leche en polvo para tener una reserva cuando se presenta escasez del líquido en el país. (Lea: Altas importaciones de leche en polvo indignan a los productores)
 
Para el presidente de Asoganorte en Antioquia, es cuestionable que la industria lechera no se preocupe por buscar la leche en el mercado interno informal, que podría alcanzar un volumen de litros similar al que las pasteurizadoras acopian de manera formal.
 
La industria poco o nada ha hecho por empezar a capturar también ese 50 % que, se presume, corresponde al mercado informal y que tranquilamente podrían empezar a ampliar su capacidad de procesamiento y capturar esa leche”, sostuvo.
 
En cambio, lo que viene sucediendo es todo lo contrario: el acopio formal va en contracción y la informalidad se está apropiando de la leche a precios que los cruderos fijan de manera mucho más caprichosa y sin ningún control.
 
Para los ganaderos, las pasteurizadoras seguirán en su afán de adquirir leche importada en lugar de acceder al mercado local, pues con el estado de las vías y la baja tecnificación de los productores les resulta más fácil y económico traerla del exterior que buscarla en los recodos del territorio colombiano.
 
Hoy estamos a 10 años de la desgravación total y el tiempo no se detiene. Todos hemos visto la realidad de los productores lácteos en Europa, que están esperando que el TLC se consolide para enviarnos todo el excedente que tienen a nosotros”, sentenció Restrepo Flórez.