¿Porqué del inconformismo con el texto de la Reforma Tributaria? Gremios opinan

Por: 
CONtexto ganadero
07 de Octubre 2022
compartir
Reforma tributaria
El texto de la reforma tributaria que empieza a discutirse no ha dejado contento a muchos sectores que ven el impacto negativo sobre la economía del país y la afectación a todos los estratos de la población. Foto: rcnradio.com

Aunque ya hay ponencia para primer debate de la reforma tributaria el inconformismo con el texto sigue siendo grande y ya, incluso, se anuncian manifestaciones de protesta en contra de la iniciativa.

 

Este jueves 6 de octubre iniciará el primer debate de la reforma tributaria en las comisiones económicas conjuntas del Congreso y desde algunos sectores se teme que no haya mayor discusión porque el gobierno cuenta con las mayorías, por lo que se aprobaría con lo que se conoce como “pupitrazo”.

 

Desde el Consejo Gremial Nacional se pidió dar una discusión profunda del proyecto de ley más allá de los debates que se van a liderar en el marco del Congreso de la República.

 

En un comunicado el Consejo señaló que “la exigencia constitucional de dar debate suficiente al proyecto de reforma tributaria, no solo se limita a la discusión mecánica de algunos asuntos, sino al pleno conocimiento de las propuestas por parte de todos los congresistas”.

 

Considera la organización que es sustancial que, con un texto técnico extenso, se requiere de estudios y discusiones profundas que no se pueden surtir en unas pocas horas.

 

“La sola lectura del texto, sin que medie una revisión clara y suficiente de la ponencia y de las proposiciones incorporadas o desechadas, requiere de un término suficientemente amplio de lectura y de dialogo y, en todo caso, mayor del que hasta ahora se ha surtido, el cual solo ha permitido sostener reuniones entre los ponentes y el Ministerio de Hacienda”, añade la comunicación de la organización. (Lea: Reforma tributaria hace inviable la inversión en Colombia: Andi)

 

Consideran los gremios que entablar un debate sin conocer las propuestas, y el efecto de las mismas, no es responsable y no sustituye el deber constitucional de dar un debate suficiente”.

 

Por su parte, la Asociación de Empresarios de Colombia (Andi) también se pronunció y dijo que “con gran preocupación hemos conocido un borrador de la ponencia que eventualmente sería sometida a discusión por parte de las comisiones terceras de Cámara de Representantes y el Senado de la República para la reforma tributaria. Se trata de un proyecto de ley que cambia significativamente las condiciones del texto que había sido sometido inicialmente a discusión el día 8 de agosto por parte del Ministerio de Hacienda y Crédito Público. Por esta razón y por la trascendencia de esta reforma sobre la actividad empresarial, y la afectación de ciudadanos, consideramos de la mayor importancia que las mismas sean el producto de un debate nacional que permita en forma democrática tomar la mejor decisión para el futuro de Colombia”.

 

Manifiesta el gremio que a pesar de las múltiples reuniones sostenidas con representantes del gobierno nacional en cabeza del Ministro de Hacienda y con algunos de los ponentes congresistas, “nos encontramos con sorpresa con una reforma de gran tamaño, la mayor de la historia de Colombia, que afecta la actividad empresarial y la inversión futura, un año después de haberse tramitado otra reforma que concentró el esfuerzo en los empresarios, emprendedores e inversionistas del país”.

 

Sostiene la Andi que “infortunadamente sentimos que no ha tenido resonancia la gravedad de los efectos que habrá sobre la economía y las familias colombianas. A pesar de que, si hay algunos cambios y ajustes frente a la propuesta inicial, hoy debemos decirle al país que de aprobarse esta reforma el efecto sobre el empleo y las familias colombianas será lamentable, y todos debemos ser conscientes de esa realidad”.

 

Parece especialmente equivocado generar onerosas cargas sobre el sector petrolero y minero, que ha sido soporte para una buena parte de la economía nacional durante los últimos años. “Nadie duda de la necesidad de adelantar un proceso de transformación energética, pero no es comprensible que hoy decidamos cómo marchitar a un sector que ha sido vital para el crecimiento económico y la financiación del Estado durante los últimos 10 años, por lo menos”. (Lea: La reforma tributaria de Petro se centra en los impuestos a personas naturales)

 

Añade que “mantenemos la esperanza de que durante las deliberaciones y votaciones de las comisiones y el debate de plenarias, el Congreso de la República corrija esta preocupante situación, de lo contrario estaremos llevando a la economía colombiana a una situación sin precedentes en términos de pérdida de competitividad autoinfligida, que probablemente sería una de las mayores sorpresas en momentos en los cuales la economía colombiana y la economía mundial se encuentran ante la inmensa amenaza de caer en recesión”.

 

Otro gremio que se pronunció fue la Cámara de Comercio Colombo Americana (AmCham) Colombia, a través de su presidenta, María Claudia Lacouture, quien señaló que “fijar en la reforma tributaria límites para que las zonas francas vendan al mercado local pone en riesgo su subsistencia a mediano plazo. Las zonas francas generan cerca de 150.000 empleos en que se verían en riesgo si se mantiene la restricción propuesta en la ponencia”.

 

Según la AmCham, las zonas francas en Colombia son modelo de atracción de inversión toda vez que facilitan acceso a insumos para la industria nacional a costos bajos y benefician a regiones en específico.

 

“Las zonas francas en Colombia se originaron con compromisos de inversión de recursos y generación de empleo que son derechos adquiridos. La propuesta genera incumplimiento a estos acuerdos e incertidumbre jurídica frente a inversionistas”, agregó Lacouture.

 

De acuerdo con la organización, estas zonas son también muy importantes pues se convierten en palanca de atracción de inversión extranjera directa “y los cambios que se proponen en la herramienta afectarían la competitividad del país”.

 

A su turno la Asociación Bancaria de Colombia (Asobancaria), hizo un llamado de atención entorno a la injusticia que, aseguran, es que el segmento financiero cuente con una sobretasa sobre el impuesto a la renta. (Lea: Más impuestos para financiar programas sociales de Petro)

 

“Hemos sostenido que una sobretasa diferenciada para un sector económico es antitécnica, resta competitividad y en nuestro caso, afecta los esfuerzos que realizan los bancos en materia de inclusión financiera. Por ello reiteramos la importancia de que esta sobretasa sea de carácter temporal (tal como lo trae la ponencia) y proponemos que se desmonte gradualmente”, sostiene el gremio.

 

Igualmente se hicieron alertas por el incremento en las tarifas de los servicios públicos, tal como lo señalaron la Asociación Nacional de Empresas Generadoras (Andeg) y la Asociación Colombiana de Gas Natural (Naturgas).

 

El primero señaló que para el sector de generación de energía eléctrica, la propuesta en relación con el tema de impuestos y planes de internacionalización de las zonas francas es “imposible de cumplir, ya que estas constituyen un servicio público que atiende a todos los colombianos”.

 

“Confiando en el país y en la estabilidad jurídica, económica y competitiva que este debe garantizar, las empresas de generación de energía asociadas han invertido cerca de US$1.500 millones en los últimos 15 años. Inversiones que representan 1.400 megavatios (MW), 8 % de la capacidad de generación total”, señaló el gremio.

 

Según Andeg, las principales implicaciones asociadas a los cambios que plantea la reforma tributaria son mayores costos para los usuarios, desconfianza en las inversiones futuras y alza de tarifas para consumidores. (Lea: Caficultores, otras víctimas de la reforma tributaria de Petro)

 

A su vez, Naturgas manifestó que “nos preocupa la ponencia radicada el día de ayer, porque incluye una sobretasa al impuesto de renta para la extracción de gas natural que afectará a la estructura de precios”.

 

Esta sobretasa tiene tres implicaciones clave para la industria y usuarios del energético. En primer lugar, es el incremento de la tarifa mensual del servicio público domiciliario, con el que hoy cuentan 36 millones de colombianos, principalmente, de estratos uno, dos y tres

 

En segundo lugar, la nueva carga también impactaría a pequeños comercios y a los taxistas que optaron por utilizar gas natural vehicular, ya que esto representaría afectaciones en los precios finales que paga cada uno de estos actores.

 

En tercer lugar, Colombia debe aprovechar su potencial en gas natural para ser autosuficiente y producir sus propios fertilizantes, ya que hoy en día los importa en un 70 %. Este energético es más limpio y económico, y puede reducir los costos de producción de alimentos.