Así se presenta la tetania de los pastos en vacas

Por: 
CONtexto ganadero
09 de Octubre 2019
compartir
Tetania de los pastos, tetania de los pastos en bovinos, tetania pastos vacas, Tetania en bovinos, tetania en equinos, tetania lactancia equinos, tetania lactancia bovinos, tetania en vacas, enfermedades carenciales ganado, ganado bovino en Colombia, vacas enfermas, parálisis en vacas, CONtexto ganadero, ganadería colombia, noticias ganaderas colombia
La tetania provoca un comportamiento errático en el bovino que, si no se trata a tiempo, puede llevar a la muerte. Foto: inta.gob.ar

La tetania hipomagnesémica, también conocida como la tetania de los pastos, es un desorden metabólico de los rumiantes, asociada a los bajos niveles de magnesio (Mg) en la sangre de los animales por su falta en la dieta. Es uno de los 4 tipos de tetania que ocurren en bovinos.

 

Los otros 3 son tetania de transporte, establo o lactancia. En cada caso, ocurre una disminución en el suministro de magnesio, que sumada a una mayor presencia de potasio y nitrógeno en los forrajes puede derivar en este trastorno.

 

Las vacas de alta producción lechera son más propensas a padecer la tetania de los pastos que las destinadas al consumo, así como también los animales sometidos a altos niveles de estrés. (Lea: Así es la tetania, enfermedad que paraliza vacas de alta producción)

 

Según la médica veterinaria Angélica Baumert, las reses mayores tienen mayor riesgo porque la movilización de sus reservas de Mg es baja o nula, y además el almacenamiento del mineral en el organismo apenas dura entre 3 a 8 días, por lo cual depende de la ingesta diaria.

 

Cuando un lote es afectado por este trastorno, el propietario se alarma debido a los síntomas que presentan los semovientes, como signos clínicos de agresividad, marcha tambaleante, temblor muscular y convulsiones (por eso también se conoce como tambaleo).

 

También pueden presentar cabeza extendida, intranquilidad, rigidez de los miembros, bramidos constantes, hipersensibilidad y micción frecuente. Si no se trata a tiempo, puede llevar hasta la muerte. (Lea: ¿Cómo se presenta la tetania de lactancia en bovinos y equinos?)

 

La experta detalló que los factores que favorecen la aparición de esta enfermedad están en las épocas de crecimiento del pasto, que al tener una mayor proporción de agua, pueden reducir la absorción de Mg. Recalcó que las gramíneas tienen menos Mg y calcio que las leguminosas.

 

Por este motivo, el ganadero puede implementar estrategias para controlar el riesgo, como la suplementación con sales mineralizadas que contengan Mg a las vacas paridas en épocas donde la pastura es más tierna, que se puede hacer mientras crece la pradera.

 

Una forma de lograr es hacer que las vacas jóvenes pastoreen, pues son menos susceptibles a las pasturas riesgosas, y no introducir a las vacas lactantes hasta que la gramínea mida entre 10 y 15 cm. (Lea: Estas son las consecuencias de un desequilibrio mineral en bovinos)

 

Otras estrategias incluyen evitar que las madres lleguen al parto con exceso de peso, así como procurar la reducción de situaciones de estrés o encierros prolongados. La tetania de los pastos se puede controlar, pero si no es posible, hay que aplicar el tratamiento lo antes posible.

 

Este lo debe realizar el médico veterinario, pues consiste en la administración de compuestos de magnesio y calcio por vía oral, o de calcio por vía intravenosa y sulfato de magnesio por vía subcutánea. Al mismo tiempo, hay que mantener al animal hidratado.

 

Baumert recalcó que también hay que proporcionar una fuente de energía (como concentrados), precursores de la gluconeogénesis (como el propilenglicol) o glucosa por vía parenteral, que favorece la absorción de Mg.