Así es la tetania, enfermedad que paraliza vacas de alta producción

Por: 
CONtexto ganadero
26 de Mayo 2015
compartir
tetania en vacas de leche
La tetania puede aparecer en terneros y vacas. Foto: www.salesganasal.com.
La tetania es una enfermedad que pone en riesgo la salud y vida de vacas de alta producción láctea, y como consecuencia, la actividad económica en cualquier predio que no controle la cantidad de minerales presentes en el organismo de los animales.
 
Existe la tetania de los prados, del transporte, de establo y la lactante. Todas son de cuidado porque desestabilizan la salud física de los animales. (Lea: 14 enfermedades sin control oficial atacan al ganado en Colombia)
 
La tetania de los prados es la más frecuente y da seropositivo en animales que han vivido cambios bruscos en su alimentación. Por ejemplo, si pasaron de comer forrajes verdes y con nutrientes en invierno a pastos carentes de minerales en verano. Producto de ello, el tercio posterior del cuerpo de la vaca se paraliza y se echa al suelo.
 
La tetania del transporte se registra cuando la vaca en estado avanzado de gestación se moviliza de forma abrupta o por un periodo extenso. El animal se observa rígido y con espasmos. Los síntomas aparecen 12 horas después de su desplazamiento.
 
El hacinamiento, el estrés, la falta de comida y agua y la presencia de altas temperaturas son causantes de la tetania del transporte.
 
La categoría de establo afecta a vacas gestantes o lactantes y se relaciona con la ingesta de suplemento de baja calidad, con escasez de leguminosas y/o si fue hecho sin el adecuado secado.
 
Los terneros de 2 a 3 meses son vulnerables a la patología cuando consumen solo leche y resultan con diarrea que impide la ingesta de los minerales propios del líquido.
 
Paula Milena Henao, médica veterinaria y profesional en Pereira de Gestión de Productiva y Salud Animal del Fondo Nacional del Ganado, FNG, dijo que la tetania afecta el sistema nervioso de las vacas en alta producción y por ello hay rigidez en miembros, intranquilidad y  hasta convulsiones. La tetania aparece por la carencia de magnesio en las vacas y una elevada presencia de potasio y nitrógeno en los forrajes consumidos por ellas.
 
“Esto se ve cuando se tienen pasturas sin hacer manejo de sus minerales y las vacas disminuyen la ingesta de magnesio. La enfermedad se conoce como tetania hipomagnesémica. Además, las vacas están con la cabeza extendida”, explicó. (Lea: Enfermedades carenciales un tema para no bajar la guardia)
 
El desequilibrio de minerales en el material vegetal es común en predios donde no se hacen estudios del suelo. Es así como la evaluación del alimento guía al ganadero a mejorar el tipo de fertilización empleado y tener pasturas con todos los nutrientes, previo a darlo al hato. Tampoco se puede olvidar la elección de sales y concentrados de alta calidad.
 
De esta forma, la tetania se encuentra en la categoría de enfermedades carenciales, aquellas que se identifican por la ausencia de vitaminas o minerales en el organismo del animal.
 
Esperanza Polanía, coordinadora de Seguimiento Epidemiológico del FNG, manifestó que estas patologías aparecen cuando el ganado no tiene la cantidad proporcional, acorde a su peso y edad, de magnesio, y además de calcio, fósforo o cobre.
 
De acuerdo con José Carlos Marrugo, experto en pastos, las plantas requieren de 14 minerales esenciales. "Están los elementos mayores: nitrógeno, fósforo, calcio, potasio, magnesio y azufre, y los micronutrientes. Si los forrajes no los tiene en el balance adecuado, no tendrán calidad”, apuntó.