¿Cómo diagnosticar y prevenir los defectos congénitos en vacunos?

Por: 
CONtexto ganadero
31 de Julio 2019
compartir
Defectos hereditarios en bovinos, prevención de defectos congénitos, Malformaciones congénitas en bovinos, enfermedades congénitas en bovinos, malformaciones en vacas, malformaciones en bovinos Colombia, CONtexto ganadero, ganaderos Colombia, noticias ganaderas Colombia
Si bien las anomalías congénitas en bovinos no son frecuentes, sus consecuencias en el hato pueden ser nefastas si no se corrigen a tiempo. Foto: abc.com.py

De acuerdo con el experto argentino Guillermo Bavera, los genes con efecto letal o subletal se pueden manifestar antes del nacimiento o en cualquier momento entre el parto y la edad reproductiva. Para minimizar los efectos de terneros defectuosos, ofreció algunas pautas.

 

Generalmente, la capacidad reproductiva del macho de la hembra no disminuye por la presencia de genes recesivos nocivos en el portador. Por el contrario, algunas evidencias señalan que las hembras portadoras tienen mayor eficiencia reproductiva que las no portadoras.

 

Bavera señaló que si bien son pocas las anomalías que han derivado en un problema serio para el ganado vacuno, en algunas razas ha provocado que se desechen un gran número de ejemplares. (Lea: Conozca algunas de las malformaciones congénitas en bovinos)

 

El experto ofreció algunas pautas para el diagnóstico de los defectos, cuando un gen nocivo alcanza una frecuencia alta por lo cual termina convirtiéndose en un problema. Estas pautas son esenciales para la empresa ganadera y requieren la cooperación de todos en el sistema productivo.

 

Comunicación de los defectos: Los ganaderos deben informar sobre terneros defectuosos, a través de una comunicación efectiva entre veterinarios, centrales de genética y asociaciones de criadores.

 

Registro de todos los terneros defectuosos: Todos los terneros defectuosos deben se minuciosamente examinados y registrados, así como un historial de los antecedentes. (Lea: Malformación bovina: un asunto de cruces, infecciones y herencia)

 

Entre estos están la región geográfica y época del año, tipo de pasturas y de suelos, sospecha de plantas, manejo de alimentos, sistema de cría, medicamentos administrados a la madre y registro de vacunaciones, antecedentes de enfermedades en el rodeo, periodos de estrés, suministro de drogas, defectos congénitos observados con anterioridad o de casos similares en la zona.

 

Test de toros sospechosos de transmitir un defecto: También se hace necesario examinar al toro y realizar un test para determinar si es portador de un simple gen recesivo. (Lea: Deficiencia reproductiva en la ganadería puede deberse al toro)

 

De igual manera, el experto planteó alternativas para minimizar los efectos de terneros defectuosos, para prevenir la presentación de un caso o para evitar que se repita:

 

  1. Hay que realizar un diagnóstico seguro, para establecer el origen de la enfermedad. En caso de que no se pueda hacer, todos los defectos congénitos se consideran de origen genético hasta que no se pruebe lo contrario.
  2. Los terneros que desarrollen el defecto antes de llegar a la pubertad no deben utilizarse para cría y los recién nacidos deben ser eliminados.
  3. Si el defecto es producido por el medio ambiente, el manejo debe ser corregido. En estos casos, se debe recurrir siempre a la asistencia del veterinario.
  4. Todos los defectos en terneros deben ser informados a las asociaciones de criadores y a las centrales de genética.