¿Cómo tener las características del mejor toro o de la hembra excelente?

Por: 
Luis Humberto Caballero R. de Fedegán-FNG
06 de Noviembre 2020
compartir
Inseminación Artificial, el mejor padre, Transferencia de Embriones, la mejor madre, biotecnologías de reproducción, tecnologías y oportunidades, mejoramiento genético, tres factores, alimentación, salud animal, manejo, progenie heredada, genética del animal, transmisión genética, Cuaderno Ganadero, noticias de ganadería colombiana, CONtexto ganadero.
A través de la transferencia de embriones, el ganadero puede producir sus vacas puras en su finca. Foto: Fedegán

Mediante la Inseminación Artificial se puede seleccionar el mejor padre para sus animales y mediante la Transferencia de Embriones, la mejor madre. Estas dos biotecnologías de la reproducción bovina tienen la característica de ofrecerle esa oportunidad.

 

La Inseminación Artificial (IA) y la Transferencia de Embriones (TE) no deben mirarse como tecnologías de reproducción inalcanzables sino por las oportunidades que representan para el ganadero como tal, pues quienes acuden a estas, se consideran totalmente satisfechos porque les permite acudir y apropiarse de la genética del mejor macho y también de la mejor hembra.

 

Los productores de gran trayectoria en la ganadería bovina han comprobado que el éxito de su hato depende de tres aspectos fundamentales: La alimentación, la salud animal y el manejo. Pero hay un cuarto factor que tiene que ver con el animal mismo, que viene de su progenie, es decir, de las características heredadas de sus padres y abuelos.

 

El cuarto factor es la genética del animal, que puede ser mejorada a través de biotecnologías que intervienen el curso natural de la transmisión genética, es decir, la práctica tradicional y milenaria en la que el ganadero reserva siempre el mejor toro para montar a sus vacas, y si no lo tiene, buscará el mejor del vecindario.

 

Así lo contempla el último Cuaderno Ganadero –el número 17– que será entregado a los ganaderos durante el ciclo II de vacunación contra la fiebre aftosa y fue expedido por el Fondo Nacional del Ganado.

 

De acuerdo a la publicación precisamente en dicha gestión interviene la IA y la TE en esa citada estrategia de reproducción bovina.

 

La Inseminación Artificial

 

La IA es la técnica más común y sencilla de mejoramiento genético, mediante la cual el ganadero puede escoger, en todo el mundo si quiere, el mejor padre para sus animales, el que más transmita las características que está buscando en su finca o, simplemente, las de la raza de su preferencia.

 

En este aspecto han jugado un papel importante las asociaciones de criadores de razas puras, que comercializan ese material genético (pajillas de semen), nacional o importado, de toros con prueba de progenie incluidos en catálogos detallados. (Lea: 7 pasos para realizar inseminación artificial de forma correcta)

 

Sin embargo, la inseminación artificial, es decir, la inoculación del semen del toro elegido en el útero de una vaca para que fecunde un óvulo, aunque es un procedimiento más sencillo y menos costoso, solo puede transmitir el potencial genético de ese macho en particular y, de manera general, las características de su raza, si se trata de un animal puro.

 

La Transferencia de Embriones

 

Pero, así como la IA permite escoger solamente un padre de calidad certificada, el ganadero puede escoger también una madre de excelencia, así no la tenga en su finca.

 

Esa opción es posible con la TE y ese es el fundamento de dicha biotecnología, como su nombre lo indica: transferir los embriones de una hembra donante a una hembra receptora. (Lea: Transferir genes de buena calidad a pequeñas ganaderías, mejoraría productividad)

 

El Cuaderno Ganadero del FNG cita un ejemplo para ilustrar. Un ganadero comercial con buenas vacas, aunque no puras, quiere aumentar su producción de leche y de contera sus ingresos, porque ha visto que sus vecinos, con la misma cantidad de vacas, pero de mayor calidad, sacan más cantinas al camino en las mañanas.

 

Este ganadero, que ha venido inseminando con lo que su veterinario le lleva, puede mejorar la genética de su hato de manera lenta inseminando sus vacas progresivamente con semen de toros puros.

 

También puede, sencillamente, comprar vacas puras con una altísima inversión.

 

Según Hernando Barahona, MVZ y director nacional del Programa Embriogan de Fedegán, la otra opción es que puede producir esas vacas puras en su finca a través de la transferencia de embriones, con una inversión superior a la de la inseminación, pero mucho menor que la de la compra de animales puros.

 

En compensación, podrá hacer un mejoramiento genético mucho más rápido, y más rápido también recibirá mayores ingresos. (Lea: Carlos Gómez, el ganadero que más transferencias de embriones ha hecho)

 

Recuerde, con la IA obtiene las características genéticas del mejor toro, pero con la TE de las mejores hembras.