Conozca el sello de confianza de la ganadería sostenible

Por: 
CONtexto ganadero
01 de Febrero 2021
compartir
ganadería, ganadería Colombia, noticias ganaderas, noticias ganaderas Colombia, contexto ganadero, ganadería colombiana sostenible, ganadería sostenible, sello ganadería sostenible, sello de confianza de ganadería sostenible, cámara de ganadería sostenible, reunión cámara de ganadería sostenible, sostenibilidad, ganadería regenerativa
La Cámara de Ganadería Sostenible está trabajando en el piloto del sello de confianza para la ganadería sostenible. Foto: facebook.com/ProyectoGanaderiaColombianaSostenible

La Cámara de Ganadería Sostenible con énfasis en sistemas silvopastoriles se ha reunido para afianzar no solo sus objetivos, sino para realizar acciones que fomenten la sostenibilidad en el país como lo es el sello de confianza de ganadería sostenible que ya tiene sus criterios definidos.

 

La Federación Colombiana de Ganaderos (Fedegán) en cabeza de su presidente ejecutivo José Félix Lafaurie Rivera, dio la bienvenida a todos los participantes de este espacio, en el que se puntualizó el objetivo que tiene el país en materia de sostenibilidad, generando que la ganadería tenga un enfoque importante en este apoyo ambiental. Productores, asociaciones, transformadores, comercializadores con un objetivo común la sostenibilidad ganadera. (Lea: Nace con gran dinámica la Cámara de Ganadería Sostenible con énfasis en SSP)

 

El líder gremial de los ganaderos manifestó que “las personas están exigiendo cada vez alimentos más sostenibles. Debo decir que hemos avanzado en muchos frentes, hay grupos empresariales muy grandes que entienden las implicaciones que esto tiene para el país y los mercados internacionales, por lo cual esto tiene un inmenso potencial que debe empezar con los conglomerados ganaderos, de tal forma que sean capaces de tener animales criados y engordados bajo normas de confianza sostenible para el mundo para que puedan ofrecer mejores precios que una carne normal”, sostuvo.

 

Dentro de este espacio, el presidente de la junta directiva de Fedegán y el presidente de la Cámara de Ganadería con Énfasis en Sistemas Silvopastoriles, Rafael Torrijos Rivera, expresaron que esta Cámara es una ruta que deben seguir en el país para llegar hasta la sostenibilidad, teniendo presente las necesidades que tiene la actividad en efectuar ese cambio “porque o lo hacemos o nos cambian. Por eso es importante generar un espacio permanente de dialogo, pero sobre todo que tenga la capacidad de significancia y visibilización de aquellos trabajos que se vienen desarrollando, de aquellas propuestas innovadoras y así tener un escalamiento de lo que se ha venido desarrollando”, comentó.

 

La voz de los ganaderos en Fedegán puso en manifiesto el caso del departamento de Caquetá en donde la actividad ganadera es crucial para el departamento por el aporte al PIB y se dio un gran paso con el Pacto Caquetá donde los ganaderos se comprometieron voluntariamente a no deforestar, por lo que se ha venido trabajando en la estructuración de una cadena de valor en donde se han identificado los tres eslabones fundamentales: el productor primario, transformadores (más de cien empresas) y el mercado.

 

Según Torrijos Rivera, hoy en día se tienen 17 fincas en el Caquetá, que eran antes extensivas, con un plan de manejo ambiental y han sido reconocidas como reservas naturales de la sociedad civil con manejo rotacional, cercas vivas, manejo del agua y áreas de bosques protegidos. El líder gremial invita a utilizar esa herramienta del ordenamiento jurídico colombiano con el propósito de hacer un plan de manejo ambiental y poder colonizar más ganaderías para que desarrollen una práctica más sostenible y que de la mano podamos contrarrestar la deforestación.

 

Ernesto Reyes Montoya, representante de International Finance Corporation Agribenchmarck hizo una exaltación del trabajo que ha venido haciendo el país en cuanto a la sostenibilidad, por lo que manifiesto que hay que desarrollar más acciones que escalen a nivel global. De acuerdo al experto, Colombia es de los pocos países que puede reunir un cierto número de experiencias en temas de sostenibilidad, que viene desarrollando en dos dimensiones, tiempo y cobertura, siendo muy importante de resaltar. Son muy pocos los gremios ganaderos a nivel mundial que se le han jugado de forma tan clara a la sostenibilidad y a los temas silvopastoriles.

 

Reyes afirmó que Colombia ha sido capaz de escalar el proyecto de Ganadería Colombiana Sostenible, con un gremio totalmente jugado a la sostenibilidad, en el que los sistemas silvopastoriles hoy son escalados a nivel nacional. Esto permite que se abran los mercados internacionales con una gran confianza pero el gremio no se puede quedar en la descripción de las cosas buenas que se han hecho, hay que dar pasos como el sello de sostenibilidad, la trazabilidad siendo esta una deuda pendiente en la ganadería en Colombia. (Lea: Colombia es reconocida globalmente por su ganadería sostenible, natural y ecológica)

 

El experto reiteró que va a llevar la propuesta a la Agenda Global de la Ganadería Sostenible a nivel mundial, de tal forma que esta cámara lidere la agenda colombiana de la ganadería sostenible. “Lo haré en marzo para que esta cámara sea ese ente que represente de manera global”, puntualizó Reyes.

 

Enrique Murgueitio Restrepo director de CIPAV comentó en este espacio, que pronto en la revista LRRD (Livestock Research for Rural Development) se publicará un estudio que se está realizando en el sudeste de Etiopía (África), región ganadera que tiene condiciones similares al Caribe seco colombiano porque tiene buenos suelos (vertisoles) más o menos 700 mm de lluvia al año. En esta investigación se concluye que en cuatro décadas se ha sufrido 13 años sequias fuertes, la temperatura se incrementó y se redujo la superficie de bosques, así como los pastizales, por lo tanto, la capacidad de carga se cayó en 30%. Esto ha llevado a que los productores abandonen la ganadería bovina y ovina y la cambien por camellos y cabras en una acción determinada por adaptarse al cambio climático.

 

Esta es una realidad que puede tener el Caribe Seco de Colombia, donde los estudios de prospectiva del clima futuro realizados por el IDEAM, siendo una región de rica tradición ganadera con unas oportunidades únicas por su posición geográfica y por la radicación solar. Lamentablemente la pérdida de casi todo el bosque seco tropical y los daños que hizo en el suelo y las aguas la agricultura de monocultivo mermó mucho el capital natural y económico del campo, por lo tanto, es urgente un escalamiento de los sistemas silvopastoriles intensivos en los paisajes, ya que ellos han demostrado una enorme capacidad de recuperar las tierras degradadas y enfrentar el cambio climático con elevada productividad ganadera.

 

El experto mencionó que el camino es el sistema silvopastoril intensivo y abrir las puertas a la ganadería regenerativa, pues no hay diferencias mayores entre estos modelos ya que al árbol y el arbusto como regenerador fundamental hacen parte perfectamente de las estrategias de la ganadería regenerativa tropical.

 

Dentro de la reunión, Nelson Martelo, representante legal de Las Carolinas empresa ganadera familiar, y representante del Instituto Savory en Colombia, promotor de la ganadería holística, mostró el cambio que ha tenido su empresa ganadera en el departamento de Sucre, gracias al cambio de modelo de trabajo, pasando de manejar una ganadería tradicional de la región a tener una visión ambientalmente amigable y productiva.

 

En todo este proceso de cambio, el productor ha manejado la ganadería regenerativa, que busca mejorar los suelos utilizando a los animales con el manejo holístico, que es un modelo con el que se rigen en dicha empresa ganadera sin recurrir a insumos externos especialmente agroquímicos. En pocos años ya se nota la diferencia en las coberturas vegetales, la carga animal y la reducción de costos.

 

Sello de confianza de ganadería sostenible

 

Manuel Gómez Vivas, coordinador general del Proyecto Ganadería Colombiana Sostenible (PGCS), expresó que el sello de confianza de ganadería sostenible está siendo implementado y revisado, con la ambición de al final, de año con 100 empresas ganaderas con este sello.

 

El sello se convierte en una herramienta que proporciona la verificación sólida, confiable que las empresas ganaderas están realizando un manejo sostenible y para así animar a los comercializadores a apoyar los temas de sostenibilidad”, describió. (Lea: La sostenibilidad ambiental a partir de la ganadería es posible)

 

Dentro de los puntos importantes del sello, el cuidado del agua se convierte en un punto fundamental, así como el manejo con árboles, especialmente apoyados mucho por trabajos silvopastoriles, pues cada vez es más importante ver más cobertura de sistemas silvopastoriles intensivos.

 

¿Cómo obtenerlo?

 

Para que los productores puedan tener este sello de confianza, deben cumplir con los criterios que van a ser verificados por la organización certificadora encargadas de otorgar el sello, básicamente se agrupan en los siguientes conceptos:

 

-Sanitarios con los lineamientos del ICA.
 
- Laborales con los cumplimientos de la Ley laboral colombiana.
 
- Prácticas sostenibles de manejo de los bovinos y de las diferentes coberturas del suelo.
 
- Ambientales en prácticas de conservación, restauración y cuidado de las fuentes hídricas, que favorezcan la Biodiversidad edáfica y las de la flora y fauna de la región.
 
- Bienestar animal bajo el concepto de Un solo bienestar.
 
- Manejo de Buenas Prácticas Ganaderas y de ordeño.
 
- Canales de comercialización formales.

 

Finalmente, Gómez Vivas explicó que “estos puntos van a ser calificados con una métrica que permitan la gradualidad y adicionalidad“. De la misma manera que permitan a los productores contar con el acompañamiento técnico y la medición gradual de los avances y victorias tempranas que estimulen la inserción a mercados sostenibles nacionales y globales, por su parte los canales de transformación y agregación de valor ofertaran estos productos acercando a los consumidores productos diferenciados.