La sostenibilidad ambiental a partir de la ganadería es posible

Por: 
CONtexto ganadero
25 de Agosto 2020
compartir
gases efecto invernadero, reducción, ganadería colombiana sostenible, fedegan, sostenibilidad ambiental, emisiones de co2, Panel Intergubernamental de Cambio Climático, estrategias, huella de carbono, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero
La ganadería viene contribuyendo a reducir los gases de efecto invernadero a través de programas como el de Ganadería Colombiana Sostenible. Foto: blog.ciat.cgiar.org

Los Gases de Efecto Invernadero (GEI) son necesarios para nuestra existencia y permiten que exista ese equilibrio necesario para que pueda haber vida desde el punto de vista biótico, de la fauna, la flora y el humano.

 

Así lo planteó Ángel Polo, Ingeniero químico y docente de Unicesar en una charla organizada por Fedegán, donde señaló que a los GEI se les ha satanizado porque lo que realmente es malo es superar determinados niveles.

 

En tal sentido indicó que la sostenibilidad ambiental a partir de la ganadería es posible y es una realidad desde la estrategia de Ganadería Colombiana Sostenible que viene adelantando Fedegán. (Lea: Estrategias para mitigar los GEI son efectivas si mejoran la rentabilidad)

 

“Los GEI no son un enemigo, están en nuestra cotidianidad porque inhalamos oxígeno y exhalamos CO2 que es un GEI”, indicó.

 

Por eso, explicó que es importante tener claro qué es un GEI y qué es un contaminante. El primero tiene un efecto sobre el calentamiento de la tierra si no existieran se perdería la radiación y se podría llegar a temperaturas permanentes por debajo de cero grados.

 

Lo cierto es que se necesitan los GEI en unos niveles que permitan garantizar la supervivencia. Sin embargo, a partir de la revolución industrial se ha generado una emisión de GEI muy por encima de lo recomendado y eso ha ocasionado un desequilibrio y por ende un incremento de la temperatura o lo que se conoce como variabilidad climática.

 

La autoridad mundial en este contexto es el Panel Intergubernamental de Cambio Climático que define unos parámetros que permiten cuantificar los GEI y saber los que podemos tener dentro de nuestra cotidianidad. (Lea: Así puede optimizar las ganancias y reducir las emisiones de GEI)

 

Gracias a este Panel se permite identificar cuáles serían las estrategias que se pueden asumir en lo que respecta a la cuantificación de GEI.

 

Dentro del escenario agropecuario la guía metodológica para el cálculo de la huella de carbono corporativa a nivel sectorial se resalta el contexto de la actividad en cuatro pilares fundamentales como son la fermentación entérica, el manejo del estiércol, el uso de fertilizantes sintéticos, y la quema de residuos agrícolas

 

El Panel tiene desagregado cuál es ese factor de emisión que se traduce en kilogramos CO2 equivalente por cada cabeza de ganado vacuno lechero o no lechero, búfalos, ovejas, cabras, caballos, mulas y asnos, cerdos. Se tiene caracterizado y se sabe cuánto es el valor que se traduce en factor de emisión.

 

Así mismo, la FAO tiene una herramienta para la medición que es el modelo de evaluación ambiental de la ganadería mundial y abarca aspectos como la dieta del animal, emisiones agregadas, intensidad de emisiones, fuentes de emisiones, resultados regionales y potencial de mitigación. (Lea: Estudio evidencia que ganadería colombiana emite menos GEI)

 

De acuerdo con lo expuesto por Polo si no se cuantifica no se va a poder ser eficaces en el proceso de disminución de GEI por lo que se requiere contar con las herramientas adecuadas.

 

“En la medida en que se puedan cuantificar esas emisiones de GEI de la ganadería se van a tener herramientas para abordar el problema y establecer las estrategias para disminuirlas”, manifestó.

 

Dentro del escenario de la ganadería colombiana hay una estrategia que es la ruta más adecuada a seguir para la disminución de los GEI como es el proyecto de Ganadería Colombiana Sostenible gracias a la siembra de árboles que permite contrarrestar las emisiones que se generan por la misma dinámica natural de la actividad ganadera.

 

Es importante unir esfuerzos del sector productivo, la academia y el gobierno para generar estrategias que vayan acordes con la realidad del campo y que incluyan aspectos tecnológicos que permitan ser parte de la solución de las exigencias ambientales que tenemos en el país.

 

“La articulación de la academia con el sector agropecuario en materia de sostenibilidad es la ruta hacia el desarrollo a corto, mediano y largo plazo”, concluyó.