Conozca formas diferentes de brindarles confort a los bovinos

Por: 
CONtexto Ganadero
23 de Noviembre 2016
compartir
bienestar animal, confort para los bovinos, sombra para los bovinos, sistemas silvopastoriles, alternativas para brindar sombra para el ganado, CONtexto ganadero
Una de las principales preocupaciones de los ganaderos debe ser el bienestar de sus animales. Foto: www.actualidadganadera.com / Perulactea.com / Ganaderialatina.com.
Cada vez más ganaderos están implementando sistemas silvopastoriles en sus fincas debido a sus múltiples beneficios, entre ellos, proporcionar sombra al ganado. Sin embargo, hay otras alternativas que se pueden usar a la hora de brindarles confort.
 
Dependiendo de la recursividad o de la capacidad económica, una de las principales preocupaciones de los ganaderos debe ser el bienestar de sus animales, entonces a la hora de protegerlos de las inclemencias del clima, si no se cuenta con árboles, se pueden tener en cuenta otras opciones como polisombra, lonas, esterillas, hojas de palma, techos de caña, entre otros.
 
Jesús Marceliano Zapata, médico veterinario de la Costa Caribe y experto en manejo animal expuso que en regiones como Bolívar y Sucre se ha venido haciendo una gran trabajo con el tema de arborización puesto que brinda una barrera de sombra que es muy utilizada por los ganaderos. (Lea: Potreros con sombras ayudan a la ganancia de peso del bovino)
 
"Para nosotros en lo que tiene que ver con sombra, el principal elemento que se utiliza es el árbol, ya que este brinda una zona de confort a los animales", comentó.
 
De acuerdo con el experto, cuando un animal dispone de sombra este puede recostarse, hacer su rumia y  descansar. Gracias a ello el bovino tendrá una mejor digestión y conversión del alimento consumido ya sea en carne o leche.
 
María del Pilar Rodríguez Cubides, médica veterinaria, explicó que cada vez más ganaderos le están apostando a la implementación de sistemas silvopastoriles para contar no solo con una fuente de sombra sino de alimento, como por ejemplo, el matarratón, el yopo o la leucadena.
 
Con respecto a las otras alternativas que tienen los ganaderos, Rodríguez Cubides comentó que teniendo en cuenta las altas temperaturas, las necesidades de los animales, y los recursos que se tienen a la mano algunos productores optan por hacer sombríos con materiales que van desde la polisombra, hasta lonas u hojas de palma. (Lea: Estrategias tecnológicas para el manejo bovino)
 
"Todo aquello que le brinde bienestar y confort al animal le va a representar al ganadero mucha más productividad en su finca", sostuvo.
 
La también zootecnista mencionó que si el ganadero tiene la posibilidad de establecer un sistema silvopastoril va a tener grandes beneficios. Por otro lado, si este dispone de alternativas en la finca que sirvan para salvaguardar a los animales durante las horas más calurosas, la recursividad  es totalmente válida.
 
La sombra le permite al ganado reducir el estrés, pues este conlleve a que haya menos producción de leche o ganancia de peso diaria.
 
Otras opciones que con poco recursos económicos pueden llegar a ser una defensa eficaz para las inclemencias del verano son: media sombra, sombra tipo flecos, techo de caña y techo de chapa. (Lea: 4 pautas para tener ganado feliz y carne rica)
 
Media sombra
 
Es una especie de cobertizo en el que se requieren postes y como techo se utiliza una malla plástica o lona. El ancho dependerá de la cantidad de vacas que hay en el predio o que se requieran resguardar.
 
Sombra tipo flecos
 
Para esta estructura se requieren líneas de alambre galvanizado ubicadas en forma longitudinal sobre los postes. Sobre el alambre se cosen tiras de silo bolsa con cortes en flecos lo que permitirá que pase el viente y se genere una buena sombra.
 
Techo de caña
 
Este tipo de construcciones se realizan de manera artesanal y no requieren de mucha inversión. Para formar el techo se deben colocar primero cañas guías y luego alternar bejucos gruesos con finos.
 
Techo de chapa
 
Para el techo de estas estructuras se utilizan chapas galvanizadas ya sean nuevas o usadas. Las láminas están hechas de acero o hierro y cuentan con un recubrimiento de muy bajo espesor de cinc, elemento resistente a la oxidación.