Avanza creación de bovino tetrahíbrido, una mezcla de 4 razas

Por: 
CONtexto ganadero
25 de Noviembre 2015
compartir
Magangué, Bolívar, Hacienda Cañahuate, sistema de producción súper precoz, mejoramiento genético, manejo de potreros, manejo nutricional, control sanitario, tetrahíbrido, heterosis, valores genéticos altos, precocidad, creep-feeding, .contexto ganadero
Los bovinos de la Hacienda Cañahuate han alcanzado ganancias de hasta 830 gramos diarios de peso. Foto: Ricardo Botero.
La familia Botero Carrera trabaja en Bolívar con ganadería de carne para obtener un sistema de producción súper precoz con la creación de un bovino tetrahíbrido, que es la mezcla de 4 razas. 
 
Los hermanos Ricardo y Juan Pablo Botero Carrera trabajan en el mejoramiento de la producción cárnica bovina. Ellos continúan la labor que su padre, Ricardo Botero Maya, comenzó hace muchos años en Magangué, Bolívar. (Lea: La ganadería pierde a Ricardo Botero Maya)
 
Su idea es implementar un sistema súper precoz, enfocados en el desarrollo del componente genético, el manejo de potreros, una buena dieta nutricional y un control sanitario para mejorar los indicadores productivos a nivel regional y nacional, que son poco competitivos cuando se comparan con los de otros países.
 
Nuestro objetivo es tener una mejor productividad por hectárea. Buscamos animales de mucha precocidad, tamaño medio, eficientes en pastoreo”, señaló Juan Pablo Botero, Ingeniero Agropecuario Zamorano con MSc en Genética de la Universidad Federal de Minas Gerais.
 
Para el trabajo genético, decidieron formar un tetrahíbrido, el cruce de 4 razas. Tomaron 2 grupos de F1 y para dar origen a la nueva raza y posteriormente seleccionarla, estabilizarla y hacer mejoramiento genético. Para ello, se hizo una rigurosa selección de animales con valores genéticos aditivos altos para precocidad y desempeño, con edades al primer parto anticipadas y elevada probabilidad de parto precoz. (Reportaje: Importancia del cruce F1 para tener animales doble propósito)
 
Al hacer el cruce de 4 razas, se obtiene un gran componente genético heterótico donde los animales utilizados sobresalen por sus valores genéticos y su presión de selección en características de precocidad, fertilidad, ganancia de peso, musculatura, pelo corto y funcionalidad, deseables en el sistema de producción del trópico cálido colombiano.
 
Cuando se habla de un sistema súper precoz, se tienen en cuenta parámetros como que las hembras deben resultar preñadas entre los 12 y los 15 meses. Además, los machos deben alcanzar un peso de 450 kilos para beneficio entre los 14 y los 16, mientras que una hembra debe hacerlo a los 18. En Colombia, el promedio de edad de sacrificio es de 38 meses.
 
En este sentido, los bovinos deben ganar entre 930 gramos y 1 kilo todos los días de su vida para alcanzar ese peso en tan corta edad. Por esta razón, Ricardo Botero Carrera, Ingeniero Agropecuario Zamorano con MSc en Nutrición Animal de la Universidad de Viçosa, explicó que se debe recurrir a una técnica que se conoce como creep-feeding, o corral de alimentación en pastoreo para terneros, hasta el momento del destete a los 8 meses de edad y peso de 250 kilos.
 
“Es un corral de restricción alimenticia solo para el ternero y donde la madre no puede entrar. Luego de los 8 meses, el ternero va a un sistema de pastoreo convencional con un suplemento proteico buscando obtener ganancias diarias de peso de un kilo por día”, indicó el especialista en nutrición animal. (Lea: Destete tradicional, precoz e hiper precoz, un asunto de cuidado)
 
Los resultados de su finca hablan por sí solos. Según Juan Pablo, han logrado preñeces de hembras a los 12 meses sin haber sido suplementadas. También alcanzado ganancias de peso en los bovinos de cerca de 680 gramos, hasta los 25 meses. Los animales escogidos que hoy tienen de 20 a 25 meses pesan, en el caso de las hembras, de 420 a 460 kilogramos, mientras que los machos pesan de 520 a 560 kilogramos.
 
 
Hemos obtenido ganancias de peso de 830 gramos en los machos y 720 gramos en las hembras hasta el primer año de edad sin suplementación. Para llegar a producir un animal de 450 kilos, nos hace falta muy poco con el manejo nutricional y de potreros, entre otros aspectos”, dijo.
 
Sin embargo, recalcó que el componente genético solo facilita la producción hasta cierto punto, pero los esfuerzos no se deben centrar únicamente en este factor. También se debe reinventar la nutrición, la fertilización y la higiene.
 
En términos de producción, esperan cargar entre 4 y 8 animales por hectárea en pastoreo, pero aun aspiran a obtener mejores resultados para publicar en detalle los avances realizados. “No queremos hacer nada que no se pueda replicar en cualquier parte del país”, afirmó Ricardo.