Conozca los cuidados que se deben tener con terneros huérfanos

Por: 
CONtexto ganadero
10 de Agosto 2016
compartir
Terneros huérfanos, terneros rechazados, manejo de terneros huérfanos, cuidado terneros huérfanos, vacas rechazan terneros, manejo de una vaca que rechaza a su ternero, terneros huérfanos probabilidad, recomendaciones para terneros huérfanos, CONtexto ganadero, ganaderos Colombia
Aunque no son muy frecuentes los casos de terneros rechazados, el productor debe aprender a manejar la cría para no dejarla morir. Foto: www.actualidadganadera.com.
En ocasiones, una cría puede quedar huérfana porque su madre muere durante el parto o porque se rehúsa a velar por ella. CONtexto ganadero le explica qué debe hacer para evitar que el ternero muera.
 
Iván Darío Cruz Zambrano, médico veterinario y ganadero con animales de lechería especializada, explicó que cuando una madre rechaza su cría recién parida se conoce como intolerancia o falta de habilidad materna.
 
“También depende de las razas y el manejo. Hay razas con habilidad materna, sobre todo las de ganadería de carne. Las de leche pueden perder el instinto porque están acostumbradas a que le quitan las crías al tercer día y a ser ordeñadas sin ellas”, expuso. (Lea: Formas de manejar el ternero para que la vaca ‘suelte la leche’)
 
Por el contrario, el experto precisó que las reses en ganadería de carne suelen ser criadas con su hijo, por lo cual registran menos pérdidas de habilidad materna.
 
Cruz explicó por qué se presentan rechazos de las madres hacia sus crías
 
De acuerdo con Cruz, este tipo de eventos no es muy común y se da en 3 de cada 100 nacimientos. No obstante, se puede presentar cuando la vaca experimenta dolor en su ubre o porque no están acostumbradas al becerro.
 
Si la madre lo rechaza de inmediato, lo primero que se debe hacer es colocar al ternero en un lugar cálido y seguro, como un corral pequeño y un cobertizo, donde pueda sentirse protegido. (Lea: La importancia de las vacas adoptivas para terneros huérfanos)
 
Una vez se cumpla este paso, se debe garantizar lo más importante: la alimentación de la cría. En algunos casos, se puede suministrar calostro dentro de las primeras 4 horas después del nacimiento. Cuando se pueda poner de pie, se debe insistir para que la madre identifique a su hijo.
 
“A veces las reses no rechazan al becerro por mucho tiempo. Apenas ellas maman y lo identifican, ya se empieza a fortalecer la habilidad materna y el lazo se consolida”, explicó Cruz.
 
Si la vaca persiste en su rechazo, se puede encontrar una madre sustituta que le brindará leche al ternero. En este caso, el productor pecuario deberá elegir la hembra que ayudará al ternero a fortalecer sus defensas durante los primeros días de vida. (Lea: Destete tradicional, precoz e hiper precoz, un asunto de cuidado)
 
Entre tanto, otra alternativa sin necesidad de recurrir a una segunda vaca es que el mismo ganadero alimente a su ternero con un biberón de calostro cada 2 o 3 horas hasta que tenga algunos días de edad.
 
Luego se puede cambiar a la fórmula normal y alimentarlo 3 veces al día, asegurándose de brindar una cantidad de leche igual al 10 % de su peso corporal. Por lo general, el proceso se debe continuar los primeros 3 a 4 meses de vida, momento en el cual se retira el biberón.
 
Al mismo tiempo, se deben garantizar todos los cuidados que se hacen con los demás becerros, como brindar suficiente agua fresca, aplicar todas las vacunas, suministrar otros nutrientes (si es necesario), mantener el corral limpio y vigilar la salud del animal en todo momento.
 
Finalmente, León Esteban Arango Rivera, médico veterinario, manifestó que si se trata de una ganadería dedicada a la cría, el propietario debe descartar de inmediato la vaca que rechazó a su becerro. (Lea: Alquiler de vientres, práctica que toma fuerza para mejorar la genética bovina)
 
Esto se hace porque el comportamiento del animal no es el adecuado, por lo que se debe prescindir de ese animal. El becerro se le pone a otra vaca recién parida que le sirva de nodriza”, remató.