Crisis láctea en el país a causa de un anunciado verano

Por: 
CONtexto Ganadero
27 de Marzo 2014
compartir
Crisis láctea en colombia
Producto de la sequía, 249 mil litros de leche se están perdiendo en tres departamentos. Foto: CONtexto Ganadero.
Cerca de 249 mil litros de leche se están dejando de producir a diario en Casanare, Cesar y Atlántico, lo que equivale a $210 millones, como consecuencia de un verano que no da tregua y que estaba anunciado.
 
El fuerte verano que desde comienzos de año arremete contra diferentes regiones del país, ya deja sus estragos en la producción láctea de los departamentos de Cesar, Atlántico y Casanare. A la fecha, los lecheros en estas zonas colombianas aseguran que el clima seco ha reducido considerablemente la producción del líquido y, por ende, sus ingresos.
 
Y aunque durante el primer trimestre del año ya es habitual el verano para los ganaderos, este año se vio agravado con el cambio climático que generó a su vez la sequía registrada desde finales del año pasado. A ello se suma la falta de apoyo del Gobierno Nacional para mitigar el impacto negativo de la ola de calor y la ausencia de medidas para controlar este tipo de situaciones. (Galería: La crisis láctea se siente en todos los rincones de Colombia)
 
Producción en Atlántico se reduce el 60%
 
De acuerdo con el director ejecutivo de la Asociación de Ganaderos de la Costa Norte, Asoganorte, José de Silvestri, los productores lácteos en el departamento del Atlántico han tenido una reducción del 60% en su producción causada por la sequía.
 
El dirigente gremial en esta zona del país explicó que de acuerdo con cifras entregadas por las acopiadoras formales de leche en el departamento, actualmente solo está siendo posible producir 70 mil litros del líquido, cuando en condiciones normales no se baja de los 180 mil litros.
               
En dinero, esto implica que los productores lecheros del Atlántico están perdiendo al día la suma de $100 millones, aproximadamente, lo que genera un declive sustancial en la economía del departamento, pues la actividad ganadera es una de las principales en el eslabón mercantil de esta región colombiana.
 
“Esperamos que a mediados de abril comience a llover nuevamente”, concluyó De Silvestre. (Lea: Crisis láctea en Colombia, ¿quién responde?)
 
Sucre, golpeado por la ola de calor
 
El departamento de Sucre es otro de los afectados por la intensa sequía que vive el país. De acuerdo con la Oficina de Gestión del Riesgo, en cabeza de José Nicolás Vega Lastre, de las 825 mil 696 reses que hay en esta zona del país, solo 167 mil 091 están en ordeño.
 
Vega Lastre asegura que los semovientes que están extrayendo leche están produciendo 2.6 litros del líquido diariamente, lo que evidencia una reducción de 137 mil 774 litros de leche al día.
 
Jorge Eliécer Pérez Buelvas, profesional en Gestión Productiva y Salud Animal de la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, afirma que los pocos forrajes y jagüeyes que había en el departamento, ya se agotaron por el verano. (Lea: Gobierno sigue sin dar soluciones a la crisis láctea)
 
Los litros de leche que se están perdiendo al día por la sequía que golpea a Sucre, se traducen a unos $109 millones que los productores lácteos están dejando de recoger”, explica Pérez Buelvas.  
 
En Casanare, el panorama es desalentador
 
Por estos días, el municipio de Paz de Ariporo es una de las zonas del país más afectadas por la sequía intensa. De acuerdo con datos oficiales, más de 20 mil animales han muerto por la falta de lluvias y de forrajes en la región.
 
Alfonso Martínez Abril, profesional en Gestión Productiva y Salud Animal de Fedegán, asegura que la pérdida de la producción de leche a raíz del verano que se vive desde comienzo de año en este municipio casanareño, está alrededor del 20 %. (Lea: 12 Comités ganaderos unieron su voz frente a crisis láctea)
 
Un ganadero promedio vendía al día 80 litros. Ahora, con la crisis que está viviendo Paz de Ariporo, el productor lácteo solo está vendiendo 50 litros diariamente”, añadió Martínez Abril.
 
Asimismo, el funcionario del gremio bovino informó que antes de la sequía prolongada, en esta zona del país se producían 5.000 litros de leche; hoy en día, esta cifra se redujo a 3.000, lo que significa una pérdida económica de $1 millón 900.
 
Las pérdidas se acumulan y la falta de medidas hacen que se genere zozobra e incertidumbre entre quienes se dedican a esta actividad. Entre más días pasan se incrementan las pérdidas económicas y mayor es el sufrimiento al que están expuestos los semovientes.