El índice de selección genética debe ser personalizado

Por: 
CONtexto ganadero
18 de Abril 2022
compartir
índice de selección genética
La genética es un factor clave para la ganadería en cualquier momento y eso queda comprobado luego de la pandemia donde se hace más necesario tener animales resistentes y adaptados. Foto: procampo.com.ec

La genética no puede ser trabajada con mentalidad de corto plazo porque es algo que perdura en el tiempo y por eso no se deben tomar medidas a la ligera, sin pensar en el futuro.

 

Así lo planteó Mandy Schmidt, Consultor Genético en el Departamento de Soporte Técnico de ABS Global, donde señala que la crisis inducida por la COVID-19 está creando una lucha por ajustes de corto plazo y a veces sin visión.

 

Sostiene que los mercados de leche tienen idas y vueltas pero la genética es permanente y acumulativa. Algunas lecherías aprendieron esta dura lección en 2009 cuando los planes genéticos cambiaron con el mercado a la baja. “En estos escenarios específicos del rebaño, aún podemos ver el rendimiento genéticamente limitado del rebaño más de una década después”.

 

El rendimiento del hato de ordeño es una combinación de medio ambiente y genética. Los gastos de semen y reproducción generalmente representan alrededor del 2 % de los gastos de toda la operación, aunque la genética puede afectar hasta el 50 % del rendimiento de una vaca en algunas áreas, indica la profesional.

 

“Si las decisiones a corto plazo implican retroceder en el progreso genético, ¿te arrepentirás de ordeñar vacas en el futuro que sean menos rentables que tus vacas hoy?”, plantea en la nota. (Lea: La selección genética ya no debe apuntar a los animales de mayor rendimiento)

 

“No críe vacas que no quiera. Compare el potencial genético con el rendimiento real en su rebaño para comprender qué características respaldan la rentabilidad a largo plazo”, sostiene.

 

Así mismo recomienda elegir una breve lista de prioridades genéticas personales que tendrán un alto impacto en la operación. Evitar la selección de demasiados rasgos ya que esto crea dilución y un progreso genético más lento. Además, es preciso considerar cuidadosamente los costos de oportunidad de cada adición de rasgos a su estrategia genética.

 

Los índices genéticos de la industria son un buen punto de partida, pero no siempre se ajustan bien a los planes individuales. Por lo general, la mejor solución para un progreso equilibrado es usar un índice de selección genética personalizado.

 

Independientemente del precio de la leche o las restricciones de producción, los ingresos siempre serán más altos para las vacas que producen una composición de leche mayor valorada en el mercado. Los gastos siempre serán más bajos con bajos insumos y vacas sanas.

 

Algunos de los rasgos de prioridad sugeridos tienen que ver con la Tasa de embarazo de la hija, tasa de concepción de vaquillas y tasa de concepción: las vacas solo llegan a la próxima lactancia si se reproducen. Los animales fértiles permanecen en el rebaño por más tiempo y promedian más días al comienzo de la lactancia, donde la eficiencia alimenticia es mayor. (Lea: Mejoramiento genético debe tener en cuenta el cambio climático)

 

Puntuación de células somáticas: la salud de la ubre ayuda al potencial de bonificación de la calidad de la leche y a la producción de leche. Las vacas sanas también se desempeñan mejor reproductivamente.

 

Vida productiva y habitabilidad: la mayoría de las vacas pasan su primera lactancia pagando los costos de cría. Cuanto más duran las vacas, más tiempo se dedica a generar ingresos versus la reducción de la deuda.

 

Rasgos de resistencia a enfermedades como mastitis, cetosis, metritis, fiebre de la leche y cojera: en una lactancia, es poco probable que las vacas con un solo incidente de enfermedad alcancen los costos asociados con la mano de obra, los tratamientos y los días de alimentación con productos no vendibles. La salud es esencial porque la leche producida no siempre es igual a la leche vendida.

 

Tamaño del cuerpo: a medida que aumenta el tamaño del cuerpo, aumenta la ingesta de materia seca para el mantenimiento. Las vacas más grandes pueden no producir más leche que una vaca de tamaño moderado, pero comen más. Una vaca de tamaño moderado puede tener la misma salida con menos entrada.

 

Proteína y grasa: si tiene sólidos, no agua, haga crecer su control de la leche, enfatice las libras de proteínas y grasas.

 

Concluye señalando que “no estamos seguros de cuál será la nueva normalidad, pero sí sabemos que la cría exitosa de una vaca post-COVID-19 se concentrará en lo que genera dinero en el entorno, las instalaciones y el mercado de leche de su rebaño. Los resultados de mejoramiento hoy son un compromiso con su cría de terneros en nueve meses y la capacidad de sus futuros hijos de 2 años de pagar un retorno de la inversión. De esta manera, está haciendo su base genética de rendimiento de rebaño para los años venideros”.