Ganadería sostenible, un negocio rentable con mucho potencial

Por: 
Edgar Aldana Rosillo
04 de Septiembre 2020
compartir
silvopastoril, Ganadería Sostenible, árboles, arbustos, maderables, Agua, Cipav, fedegan, Medio Ambiente, productividad, leche, carne, pastoreo, setos forrajeros, ramoneo, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero
Aunque Colombia tiene un desarrollo muy importante en ganadería sostenible, todavía hay espacio para seguir creciendo y aprovechando todas las bondades que ofrece este sistema para la rentabilidad del productor. Foto: Fedegán - FNG

El “paisaje lunar” ocupa casi el 30 % de los sistemas ganaderos en Colombia que se caracterizan por una muy baja productividad, registran muchos problemas ambientales y críticas, pero desde el punto de vista de los negocios verdes tiene un enorme potencial.

 

Así lo indicó Enrique Murgueitio Restrepo, Director ejecutivo del Centro para la Investigación en Sistemas Sostenibles de Producción Agropecuaria (Cipav) durante una charla en Expoagrofuturo, donde señaló que en América Latina y el Caribe la restauración agroecológica de tierras ganaderas es urgente ya que por lo menos en 300 millones de hectáreas son aptas para la reconversión

 

Aseveró que en ganadería sostenible lo primero es el agua ya que nada se puede hacer sin este vital líquido. El ganadero debe ser un gestor y administrador de este recurso tan importante. (Lea: 3 condiciones fundamentales para sistemas silvopastoriles)

 

En Latinoamérica hay unos modelos que han demostrado su eficiencia, eficacia y productividad en un rango amplio de condiciones biofísicas casi desde el nivel del mar hasta los 3.500 metros sobre el nivel del mar y desde niveles de precipitación muy bajos hasta lugares con más de 4.500 milímetros de lluvias.

 

Así mismo se tiene una gran variedad de productores desde los que tienen dos hectáreas hasta los que llegan a 150.000 hectáreas.

 

Por ejemplo en el ecosistema del Chaco -que comparten Paraguay, Argentina y Bolivia- se hace pastoreo en lo que era el monte chaqueño. es decir una parte en bosques y otra en ganado. Otro modelo es el que se observa en Misiones (Argentina) donde se tienen sistemas silvopastoriles con árboles maderables, se reduce el número de árboles plantados para la industria y se logra que la luz permita la cobertura vegetal de los pastos y se hace una ganadería excelente, según Murgueitio.

 

Estos modelos también se han llevado al delta del Río Paraná en Argentina donde tienen más de medio millón de hectáreas funcionando con extraordinario resultado, son suelos muy buenos para maderas blancas que son todas para exportación y en este caso con ganados Angus porque el régimen climático lo permite. (Lea: Razones por las cuales los silvopastoriles le generan dinero)

 

Colombia, un referente

 

Otro ejemplo que ha avanzado mucho en Ganadería Colombiana Sostenible es el de los setos forrajeros donde se van cubriendo prácticamente todas las subdivisiones de los predios con árboles que a la vez van protegidos con arbustos, con plantas de seguridad alimentaria y esto ha sido muy exitoso para los pequeños productores de las montañas de Colombia.

 

Los sistemas silvopastoriles intensivos tienen esta característica porque utilizan los procesos biológicos como la fijación de nitrógeno, la solubilización del fósforo y de otros nutrientes del suelo, la fotosíntesis y la producción de biomasa pero también realizan la división de potreros, los periodos cortos de ocupación, la alta capacidad de carga, los bebederos móviles, las cercas eléctricas, los acueductos ganaderos, entre otros.

 

El componente arbustivo de ramoneo es muy importante en este sistema intensivo y se está logrando hasta niveles de 40 mil plantas por hectárea

 

Un ejemplo de ello es la ganadería Lucerna en el Valle del Cauca, con 26 años produciendo leche orgánica sin emplear herbicidas, insecticidas, fertilizantes de síntesis, con un protocolo de control integrado de garrapatas y moscas hematófagas sin productos químicos y con un resultado de 4,12 vacas adultas por hectárea y una producción de 17.380 litros de leche/hectárea/año. (Lea: No olvide estos aspectos en el manejo de Sistemas silvopastoriles intensivos)

 

También hay ejemplos del uso de guácimo, una planta muy conocida por los ganaderos como árbol pero que se está convirtiendo en arbusto de ramoneo forrajero.

 

Así mismo hay otro ejemplo desarrollado en pleno cinturón deforestador de la Amazonia en Colombia, en El Retorno (Guaviare) mostrando las bondades de un árbol endémico de la zona fijador de nitrógeno y que con el botón de oro que es el arbusto permite cambiar ese modelo deforestador de ganadería extensiva.

 

Este modelo silvopastoril intensivo aunque tiene su máxima expresión en la biomasa, la clave está en la macrofauna del suelo que convierte estos casi desiertos en sistemas muy productivos. La base está en el incremento de la materia orgánica.

 

Otro aspecto fundamental es el bienestar animal ya que este es un aspecto clave en el comercio internacional. (Lea: Sistema silvopastoril intensivo, opción de ganadería sostenible)

 

Los árboles reducen el estrés calórico del ganado que es uno de los factores que genera pérdidas millonarias en los sistemas lecheros. Con la siembra de árboles se logra una reducción de 2-3 grados Celsius al año y 14 grados en época seca; reduce el 40 % de la pérdida de agua por evaporación; y, los animales pueden pastorear en las horas más calurosas del día.

 

Con un monitoreo que se hizo en cinco regiones de Colombia se observó cómo los sistemas silvopastoriles y en especial los intensivos generan un incremento importante de la capacidad de carga lo cual se refleja en la rentabilidad del negocio como es 2,7 veces más carne sin herbicidas ni concentrados ni fertilizantes, es decir, 480 kilogramos más.

 

Este proyecto de ganadería sostenible ha permitido que la gente conserve más de 18.000 hectáreas de bosques nativos y una importante reducción de los Gases Efecto Invernadero. Esta ganadería es carbono positivo.

 

Los sistemas silvopastoriles intensivos conservan el 60,7% de las especies de escarabajos del bosque y albergan 275 especies de aves

 

El incremento en la capacidad de carga con estos sistemas es en promedio del 26 %. En la medida en que la zona es más degradada tiene mayores posibilidades de cambio. Una cosa importante es cómo se mejora con la nutrición, el confort, el bienestar animal y el manejo se mejora la reproducción que es el cuello de botella número uno de Colombia. (Lea: Algunos de aportes de los silvopastoriles en el valor agregado de la ganadería colombiana)

 

Además la tasa de retorno de la inversión es alta y en corto tiempo y por eso a nivel mundial los silvopastoriles aparecen en el noveno lugar dentro de las prácticas para combatir el cambio climático

 

Escalar la ganadería silvopastoril es una inversión rentable y urgente para Colombia, porque además se pueden reducir las emisiones de metano

 

Si se logra llegar a un millón de hectáreas con este sistema se liberan 4 millones de hectáreas para bosques, cultivos y otros usos.