Ganadero, no ponga a aguantar hambre al hato

Por: 
CONtexto Ganadero
25 de Mayo 2015
compartir
ganado desnutrido
Un hato aguanta hambre si no se planifica correctamente la nutrición en el predio. Foto: web.altagenetics.com.
El ganado que no ingiere alimento de calidad y en la cantidad adecuada según su edad, peso y raza, puede sufrir problemas. Ante eso, expertos aconsejan planificar la nutrición y no improvisar con algo de lo que depende la rentabilidad del negocio.
 
“Hoy en día, en muchas fincas se están improvisando los comederos”, así lo afirmó Álvaro Rodas, ingeniero agrónomo e investigador en suelos y pasturas, en el programa de televisión Tierras, Pastos y Ganado.
 
El concepto emitido por Rodas surge de ver de cerca la realidad que viven ganaderías que no conciben el negocio como una empresa y desisten de planificar la hora y cantidad de alimento a poner en los comederos. (Lea: 10 pastos ideales para el ganado del trópico alto)
 
El ingeniero agrónomo explicó que en muchos casos los animales reciben en una finca su última comida a las 5 de la tarde y solo vuelven a comer hasta la 7 de la mañana, lo que representa un espacio muy prolongado entre la ingesta de cada alimento.
 
A partir de eso, señaló, habría que preguntarse varias cosas: ¿cuánta comida cabe en un comedero?, ¿cuántas veces se debe llenar ese plato de comida?, ¿en cuánto tiempo lo ingieren las reses? y ¿cuántas canastas de una o varias mezclas de forrajes se ponen allí?
 
Si alguno de los interrogantes se queda sin respuesta, señaló Rodas, se debe a la ausencia de una planificación acorde a cada vacuno. En ese sentido: “¿Será que estamos poniendo a ayunar a este ganado?”, apuntó.
 
Con el uso de las matemáticas, el experto en pasturas dedujo que el hato que comió su último bocado a las 5 de la tarde y el primero a las 7 de la mañana, está aguantando hambre. (Lea: Alimentos perfectos para vacas lecheras)
 
La aseveración la dio al tener respuesta a las preguntas anteriormente planteadas, puesto que el comedero tiene capacidad para 34 kilos de pasto y caben 10 vacas y lo llenan en la finca 3 veces al día, lo que da 102 kilos de comida.
 
 "Es decir, que se están dando en promedio 10 kilos a cada vaca al día (…) Se está poniendo a aguantar hambre al ganado”, indicó.
 
Aseo, forma de nutrición segura
 
Alex Fernando Gutiérrez, zootecnista y experto en nutrición bovina, dijo que además de la disponibilidad de pasturas de calidad y en la cantidad suficiente, es indispensable disponer de comederos limpios para evitar daños en la comida.
 
Siempre que veo comederos dañados les digo a los ganaderos que si les gustaría que les sirvieran la comida en un plato así y responden que no. A los animales tampoco les gusta comer donde hay crecimiento de hongos y toxinas que dañan el alimento”, describió Gutiérrez.
 
Ganadero pone a aguantar hambre al hato
 
 Elkin Arango Jaramillo, profesional en Montelíbano, Córdoba, de Gestión Productiva y Salud Animal del Fondo Nacional del Ganado, FNG, administrado por Fedegán, aseguró que los productores pecuarios en la región “desafortunadamente, ponen a aguantar hambre al hato en verano y a comer bien en invierno". (Lea: Método Ayllu: la finca ganadera es una fábrica de comida)
 
Este panorama es cotidiano en las ganaderías nacionales que se han acostumbrado, anotó el profesional del FNG, “a ver morir los animales”.  Por eso, recordó a los ganaderos que cada año se realizan charlas sobre bienestar animal en las que se habla de la relevancia del suministro de agua de calidad, pastos durante todo el año, preparación y almacenamiento de silos, con lo que se convertirán en productores con visión empresarial.