Vacas por la paz siguen dándole una oportunidad a familias rurales

Por: 
CONtexto ganadero
25 de Noviembre 2015
compartir
Entrega Vaca por la Paz 2015
Según Fundagán, se han entregado 105 vacas preñadas producto de los recursos obtenidos de la venta de la primera cría. Foto: Fundagán.
Gracias al programa Una Vaca por la Paz, liderado por Fundagán, en el Valle del Cauca y el Eje Cafetero 12 familias recibieron sendas semovientes preñadas, producto de donaciones de antiguos beneficiarios. 
 
Uno de los compromisos de la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, mediante la Fundación Colombia Ganadera, Fundagán, es el de apoyar a familias rurales cuyas condiciones de vulnerabilidad social y económica son altas.
 
Este año, con el programa ‘Una Vaca por la Paz’, más de 600 familias se han beneficiado con la donación de una semoviente preñada. Dicha iniciativa nació con el fin de mejorar los niveles de nutrición y condición económica de los núcleos afectados por la violencia y/o madres cabezas de hogar. (Lea: Recibir una vaca es ganarse la lotería, según beneficiarios de Bolívar)
 
Es el caso de Yaneth Vargas Valencia, habitante del municipio de Tuluá, quien ve a la vaca como una aliada para mejorar la alimentación de su familia y obtener ingresos que permitan mejorar la calidad de vida.
 
Yo no lo creía cuando me lo dijeron, hasta pregunté si era otra Yaneth, pero es un aliciente saber que se acuerden de uno. Ahora, el compromiso es retornar esa primera cría para que otras mujeres cabezas de hogar, como yo, se beneficien; es magnífico porque así no se acabaría el programa”, aseguró en diálogo con CONtexto ganadero la beneficiaria.
 
Sin embargo, esto no se habría podido lograr sin el compromiso de las familias que han sido beneficiadas por el programa con anterioridad.
 
Blanca Isabel Rojas es otro ejemplo para mostrar. En 2011 recibió a ‘Perla’, una novilla que tuvo un ternero que fue entregado a la Fundación, con el propósito de favorecer a otras personas en las mismas condiciones que ella.
 
“Fue la bendición que nunca había tenido, ‘Perla’ me ha dado 6 terneras, he sufrido por la falta de pasto, debido al verano, pero no importa porque trabajo duro y consigo el pasto, es más, hay una finca que me lo regala, lo corto y lo cargo. Pienso que es importante que los beneficiarios contribuyan a esta causa porque es una forma de generar empleo, también es vital encontrar ganaderos que sean responsables en el cuidado de los animales, que sepan aprovechar las oportunidades; a uno no le regalan una vaca todos los días”, afirmó Rojas. (Lea: Rafael Mejía le apuesta a reducir brechas sociales con vacas por la paz)
 
De acuerdo con Blanca Isabel, de las 6 vacas que tiene, 2 están preñadas, una de ellas está a punto de parir y la otra tiene 3 meses de gestación. “Ello me ha ayudado mucho, especialmente con la venta de la leche, porque ya no dependo de mi esposo, ahora ayudo con los gastos de la casa y la educación de mis hijos, me va muy bien”.
 
Por otra parte, Flor Inírida Torres, otra beneficiaria del programa ‘Una Vaca por la Paz’ desde hace 5 años, explicó que en total tiene 3 vacas y ha vendido 2, es decir 5 en total, las cuales ayuda al sostenimiento educativo de sus 2 hijas.
 
“Diariamente, mis vacas producen 18 litros de leche, de los cuales vendo 8 y los otros 10 los tengo para consumo en la casa. El valor de la primera cría se lo doné a la Fundación, es una gran bendición porque se está en la pobreza y se sale de la miseria, ya no pienso qué hago para darles de comer a mis hijos, ya hay con qué”, matizó Torres.
 
Las beneficiarias enviaron un mensaje de gratitud e invitaron a otros ganaderos para que se unan a esta causa, que contribuye con el mejoramiento del sector rural, la economía campesina y el bienestar familiar. (Lea: Donación de vacas “cumple función resocializadora” en el Caribe)
 
De acuerdo con Nataly Delgado Pinzón, directora ejecutiva de Fundagán, esta iniciativa es una respuesta al llamado solidario que busca apoyar a las familias rurales y poder brindar opciones desde la ganadería a pequeños productores, que están en situación de vulnerabilidad, pero que encuentran en esta actividad un medio digno de subsistencia.
 
Este año, en total, hemos entregado 105 vacas preñadas,  fruto del cumplimiento de las familias que han sido favorecidas y han regresado la primera cría a la Fundación, para así construir una cadena de solidaridad y de este modo hacer realidad la entrega de más vacas preñadas en su región. Por esta razón no nos cansamos de reiterarle a nuestros beneficiarios el compromiso que adquieren con Fundagán de regresar la primera cría al programa. La desigualdad y el olvido en que se encuentran las familias campesinas son un motivo para que desde la entidad generemos estrategias para que el sector privado también haga parte del cambio y fortalecimiento social de la ruralidad colombiana”, puntualizó Delgado Pinzón, quien indicó que desde ya la Fundación se prepara para su cuarta vacatón, la cual se realizará en 2016.