Girasoles ayudan a elevar la producción láctea

Por: 
CONtexto Ganadero
26 de Septiembre 2014
compartir
Girasol para ganado
Cuando el ganado lechero cuenta con girasoles en su dieta, produce mayor cantidad del lácteo. Foto: CONtexto Ganadero.
El cultivo de esta planta se puede convertir en una alternativa forrajera para la alimentación del ganado vacuno lechero. Una práctica que es poco conocida en el país.
 
Mantener una buena producción láctea es la meta de todo productor. El problema muchas veces recae en la falta de forrajes para la alimentación de los semovientes, lo que perjudica la obtención del líquido blanco.
 
En la región de Galicia, en España, José Rodríguez López, un productor bovino, comenzó a mezclar diferentes especies con el silo de maíz, pero el que mejor beneficio les otorgó a sus vacas fueron los girasoles. (Lea: Avenas forrajeras, alternativa nutritiva en trópico alto)
 
Rodríguez López aseguró que los animales comen mejor la mezcla con el girasol, que aporta una textura aceitosa, dando un rendimiento alto en la producción láctea: su predio produce cada 2 días entre 5.000 y 6.000 litros de leche, con 190 vacas.
 
Tenemos que sacar el máximo rendimiento a la tierra y aprovechar todos los recursos, porque el precio que pagan por la leche no permite usar mucho concentrado”, acotó el productor ganadero. (Lea: Ganadería mixta puede triplicar la producción)
 
Pero, ¿qué ventajas trae esta planta para una explotación ganadera? De acuerdo con Marlene Penichet Cortiza y Primitivo Carballo García, autores de ‘El cultivo del girasol como alternativa forrajera viable para la alimentación del ganado vacuno lechero’, una investigación del Observatorio de la Economía Latinoamericana, son varios los factores positivos de esta práctica.
 
Siempre se obtiene cosecha sin que sea preciso que el terreno tenga humedad suficiente y puede también permitir siembras escalonadas en varios meses, para aprovechar después el forraje verde durante un largo período. Además, al recogerse más temprano que el girasol grano, le permite entrar más fácilmente en alternativas con plantas, así como no obligar al agricultor a depender de la industria, sino consumirlo en la propia finca”, reseña el documento.
 
Expertos de la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, consideran al girasol como un alimento proteico, junto a las tortas de algodón, la soya o la harina de pescado, los cuales, mezclados con energéticos, son positivos para los semovientes. (Lea: Las algas marinas, ¿alimento para bovinos?)
 
Los alimentos fibrosos siempre deben estar presentes en los planes de alimentación de los bovinos, ya que, obligatoriamente, estos deben comer fibra para un buen funcionamiento del rumen”, aseguró el gremio en su revista Carta Fedegán.
 
La utilización del girasol como forraje para el ganado trae aspectos favorables, tanto para la economía, como para alimentación en el hato: en primera instancia, porque ofrece perspectivas para el incremento de la producción de leche, y en segunda porque resulta un excelente alimento como estrategia en el período poco lluvioso, como el que está viviendo el país actualmente.